miércoles, 22 de noviembre de 2017

CAZABOCAS: Las telenovelas y lo inmoral

Las telenovelas son inmorales. Esto es lo que muchos piensan del género. Habría que preguntarse qué es la moral y qué es, por tanto, algo inmoral. Teorías filosóficas aparte, yo soy de los que piensa que cada uno ha de decidir qué considera moral y qué no, partiendo de la base de los valores que cada persona tiene o pueda tener.
Pese a ello, no he podido resistirme a tratar de rebatir este tópico en el que una vez más confluyen un problema que aparece siempre que de tópicos os hablo: el problema que tienen algunas personas a la hora de distinguir entre ficción y realidad.

Inmorales y exhibicionistas

Este tuit iba dirigido a una conocida política mexicana. Ojo al texto… ¿Soy el único al que le parece que el tuitero pide censura para el género?
Si lo de las mujeres con poca ropa es exhibicionismo y amoral, ¿qué es lo de hombres cachas a los que ponen en calzoncillos (a veces ni eso) en las telenovelas? Acaban enseñando más carne que cualquier mujer a la que pongan en bikini, por ejemplo.
Segundo punto a analizar. ¿Qué se debe entender por “actos no morales”? Seguro que el autor de tuit pensaba en alguno de los ejemplos que os traigo a continuación.
Antes, otro tuit del mismo estilo, que me parece igual de machista y de sinsentido que el anterior:


Cuernos por doquier

Las telenovelas son inmorales porque tienen “puro cacho”, o lo que es lo mismo, cuernos y más cuernos. Hay infidelidades de continuo y según este tuitero, acaban destrozando “la importancia de la lealtad en el matrimonio”.
Si nos ponemos tan exigentes, en las telenovelas también hay homicidios y asesinatos, que no es lo mismo aunque se parezcan. Siguiendo el pensamiento de este tuitero, las telenovelas, al mostrar esos crímenes, no resaltarían la importancia de la vida como valor supremo de todo individuo. ¿Qué es más importante entonces, la vida, o la lealtad en el matrimonio?
Este otro tuit va en esa misma línea, sumando a las infidelidades la promiscuidad y “todos sus vicios”:

Opiniones como estas muestran la necesidad de que algunas personas comiencen a distinguir entre ficción y realidad y a darse cuenta de lo que comentaba al principio: no se pueden imponer los mismos valores a todo el mundo; cada persona tiene los suyos. Por eso, habrá quien considere el adulterio un escándalo y quien no, y ya.

Violentas, escabrosas, inmorales y degradantes

Y porque eran 140 caracteres, que sino, hubiese metido algún adjetivo más. El error de este tuit está en que a su autor se le olvidó incluir una cuarta función de la televisión: entretener. En esa función entran telenovelas, series y gran parte de la ficción que se emite en televisión. Me sobra la función que él llama “divertir”. Entiendo que hasta los programas hechos para hacer reír son, a fin de cuentas, entretenimiento puro y duro. 

El dinero los corrompe
Este tuit va dirigido al presidente de una productora de telenovelas muy conocida:

Como veis, no tiene desperdicio. Es inmoral que alguien que se dedica, que tiene como trabajo, producir telenovelas gane dinero con ellas. Siguiendo esta premisa absurda, sería inmoral que Luis Fonsi haya ganado tanto dinero con su última canción, por decir algo.
Es importante también hacer ver que la televisión, como el cine o la música, es un negocio. Los canales de televisión y las productoras son empresas. Todos los programas (incluyendo telenovelas) están hechos pensando en generar dinero, a través de su audiencia, lo que revierte en que se puedan vender más caros o más baratos sus espacios publicitarios, y  a través de las ventas. Se llama rentabilidad del producto. Solo las televisiones públicas pueden permitirse hacer programas que no acaban siendo rentables, ya que se financian por otras vías. En el caso de las privadas, publicidad, ventas y, en algunos casos, manejo en bolsa. ¿Qué tiene de malo que un productor gane dinero con su producto? Absolutamente nada. No conozco a nadie que trabaje por amor al arte…

Moralidad conservadora
Sobre valores morales, no hay nada escrito. Ved sino este ejemplo:

El tuitero lamenta justo lo contrario a lo que criticaban los anteriores: las telenovelas promueven, según él, una moralidad conservadora. Con este estoy parcialmente de acuerdo. Es cierto que el género tiene un toque conservador, evitando, por ejemplo, protagonistas homosexuales, pese a que en muchos países de Hispanoamérica el matrimonio entre personas del mismo sexo es válido, igual que en prácticamente toda Europa. También se tiende, por influencia de la cultura en la que se producen, a meter en ellas curas, monjas, vírgenes, santos y valores cristianos.
Sin embargo, no por ello todos los que vemos telenovelas somos conservadores ni estamos muy apegados a la religión.

Con estos tuits me reafirmo en lo dicho al comienzo: lo moral y lo inmoral dependen de cada persona. Y nadie debería reprochar a nadie que esté haciendo algo inmoral, cuando para esa otra persona no lo es. Así de sencillo. 

2 comentarios:

tessa dijo...

Gafemo, de que enseñan carne las mujeres ya no, como tu dices ellos lucen más con sus cachas a todas horas, ahora ya está a partes iguales y así nos alegran la vista a las mujeres, ya tocaba !!
Y en cuanto a violencias y otros "pecatos" las series y pelís se llevan la palma y añado dibujos y juegos informáticos juveniles ... buffff ( todo es matar y cortar cabezas y sangre y es para 7 o 10 años ...lo veo en casa con mis hijos!!
Por lo tanto los que escriben estos twits están retrasados en el tiempo totalmente.
Saludos

Jucovi dijo...

Ahora con Caer en tentación se leen muchos comentarios de ese tipo, de que es una telenovela inmoral que promueve el adulterio, por no hablar de los insultos al personaje de Carolina (a la que llaman Calorina, Cabrolina, Zorralina...), me pregunto por qué se la critica más a ella que a Damián cuando los dos engañan a sus parejas igual.