miércoles, 17 de mayo de 2017

CAZABOCAZAS: Telenovelas y ¿machismo?

Es un tema que, personalmente, creo que a la sociedad se le está yendo de las manos: el machismo. Que nadie me malentienda: hay machismo y hay que luchar contra él, pero hay gente que ve machismo en todas las partes… Hasta en las telenovelas, faltaría más.
¿Hay machismo en el género? Sí. Pero también en el cine, en las series, en la literatura... Sigo defendiendo que la ficción está hecha para entretener y que como tal, refleja situaciones machistas que se ven en la realidad y que muchos aprovechan para criticar, quizás los mismos que las toleran o fomentan en su día a día.
Decir que alguien que ve telenovelas es un machista es como decir que alguien que ve pornografía va a salir a la calle a mantener relaciones con todo el/la que pille. Perdón por el símil, que quizás es algo radical, pero va un poco al hilo de lo que os comentaba al hilo en este mismo apartado hace unas semanas sobre lo que las telenovelas promueven.

I. Machismo, embarazos adolescentes, infidelidades…
Lo dice Evo Morales, presidente de Bolivia, un país en el que el hombre gana hasta casi cinco veces más que la mujer por el mismo trabajo y donde, casi peor, no se ha conseguido igualdad en el acceso a la educación secundaria. En un estudio reciente sobre violencia de género, el 53% de las encuestadas bolivianas aseguraba haber sido maltratadas por sus parejas. 
Datos escalofriantes pero reales, tristemente. No voy a valorar la actuación de Evo Morales durante sus años de gobierno, aunque sí diré que pese a que ha sacado adelante algunas leyes en pro de la mujer y para rebajar todos esos datos, como se ve, queda mucho por hacer.
Quizás antes de hacer declaraciones que no van a ninguna parte, debería ponerse serio y continuar trabajando para reducir no solo el machismo que existe en Bolivia, sino también esos embarazos adolescentes e infidelidades cuyas altas tasas en el país achaca al género.

II. Machismo, por enseñar piernas.
Un tuitero responde a la actriz mexicana Malillany Marín al hilo de un comentario que estaba realizaba sobre un discurso de Trump y le responde hablando de machismo, con una fotografía de la actriz en la que sale luciendo piernas, en la telenovela “Hasta que el dinero nos separe” (Televisa, 2009). Un papel que según él fomenta “el machismo y el heteropatriarcado”.
En la telenovela, para quien no lo sepa, Malillany interpreta a una ‘femme fatal’, una seductora que se ha llevado a la cama a infinidad de hombres (motivo por el cual perdió su trabajo de azafata, llegando al concesionario donde se desarrolla la historia). Se vale de su coquetería para seducir hombres. No le veo ni lo del machismo ni lo del heteropatriarcado por ninguna parte: la actriz se viste así porque el personaje se lo exige, igual que si interpretase a una monja llevaría hábitos. No hay más, o por lo menos, yo no veo más.
Quizás sí que sea machista criticar que una mujer enseñe las piernas mientras interpreta a un personaje con esas características que os comentaba…

III. Las telenovelas turcas, portadoras de machismo
Tuits como este abundan en Twitter. Que en Colombia haya altos índices de machismo, no implica, como comentaba al hilo de lo de Bolivia, que ese machismo venga dado por las telenovelas. Insisto, quien no sabe distinguir ficción de realidad y pretende cambiar la primera antes que la segunda no va por el buen camino: puede que cambie la ficción, y que una telenovela se desarrolle en un mundo utópico o ideal, con igualdad de oportunidades, de derechos, sin discriminaciones. Sin embargo la realidad seguirá siendo la misma.

IV. Ser ‘chacha’ es machista
Una telenovela es machista por el hecho de que la protagonista sea una sirvienta. Este es el razonamiento de la tuitera autora de este cuarto ejemplo. Vamos por partes…
En primer lugar, lo de las sirvientas en las telenovelas es algo que cada vez se va viendo menos, igual que las heroínas débiles y lloronas.
En segundo lugar, siguiendo ese razonamiento, habría por ahí varios cuentos de los Hermanos Grimm que serían machismo puro y duro, véase Blancanieves, que era la encargada de servir a sus siete enanitos, por ejemplo.
Y por último, no hay que olvidar que hay telenovelas en lo que ocurre lo contrario: véase “El secretario” (RCN, 2011). Que el hombre sirva a la mujer, ¿podría ser feminismo según ese argumento tan curtido del tuit?
Como razón es tan floja como asegurar que las telenovelas que colocan el nombre del galán antes que el de la protagonista en la entrada son machistas.

V. Machismo y estupidez interminable
Tuit claro y conciso, aunque con una tilde horrorosa en “son”. Sin fundamento alguno, pero que me sirve para insistir en que es necesario distinguir ficción (para entretener) y realidad. Que estos problemas, como os comentaba, se luchan en la realidad; no en la ficción. Que es labor de los Gobiernos luchar contra temas de machismo y discriminación por razón de sexo.
De acuerdo en que la ficción a veces es machista, pero tristemente no es más que un reflejo de la cruda realidad.
Lo de la estupidez, ya es otra cosa…

2 comentarios:

tessa dijo...

Hola Gafemo!
Me he sentido aludida en las de NOVA
Que son especiales, las de esta cadena?
Las escogen adrede? Van variando los temas, y estoy segura que no ha visto ni una para poder. opinar así. Que pena, de gente!
Saludos!

Gafemo (Hablemos de telenovelas) dijo...

Buenas, Tessa.

Totalmente de acuerdo. Cada día que pasa me convenzo más que Twitter es un patio de vecinos en donde cada uno publica lo primero que se le pasa por la cabeza, opinando sobre cosas sobre las que no tienen ni idea, como muchos de estos bocazas.

Un saludo!