domingo, 17 de julio de 2016

I CONCURSO DE CRÍTICAS DE TELENOVELAS 'HdT': "Puentes de amor" (ABS-CBN, 2015). Por Luis.

PUENTES DE AMOR: LA PRIMERA TELENOVELA FILIPINA EN EL PERU Y LATINOAMERICA


INTRODUCCIÓN

El éxito de las telenovelas turcas en el Perú, como en la mayoría de los países sudamericanos, ha permitido abrir mercado para que llegue producciones de países considerados lejanos y cuyos actores se han ganado el reconocimiento del público local como el caso de BerenSat o HalitErgenç.
Algunas no tan distantes de los moldes mexicanos (“El secreto de Feriha”) y otras con una producción de nivel brasileño (“El Sultán”) la mayoría de estas “nuevas historias” están ocupando el horario prime time de la televisión peruana con resultados exitosos en los tres canales principales de la señal abierta peruana.
En medio de este fenomeno (a estas alturas ya consolidado por el público) se estrenó la última semana de abril “Puentes de amor” la primera telenovela filipina en el Perú y Latinoamérica, siendo para el canal que la trasmite un éxito que se confirma con la llegada de una nueva producción de ese país titulada “La promesa” que ya se promociona aunque la fecha de estreno aún se mantiene en standby. 

Finalmente esta semana llego a su fin, con un total de 60 capítulos que de aquí en adelante comentare para el gusto de quienes la seguimos día a día, advirtiendo que hay líneas de información que se pueden considerar como spoilers de la telenovela para aquellas personas que no la han visto. 

LA HISTORIA

Manual Nakpil ha sido abandonado por su esposa Marilyn dejándolo a cargo de sus dos menores hijos, Gabriel “Gael” y  Manuel  “Junior”. Sumido en la depresión empieza a enviciarse en el alcohol y descuida a sus hijos a los que incluso maltrata, es por esta razón que el mayor decide fugarse con su hermano. De ahí en adelante ambos hermanos pasan por una serie de precariedades al punto de vivir bajo un puente.

Pero cuando el menor empieza a sufrir las consecuencias Gael decide que lo mejor es que empiece una nueva vida, Junior malinterpreta esto como un abandono más así que huye de él cayendo del puente en donde estaban. Creyéndolo muerto Gael se reencuentra con su padre que arrepentido empezó a buscarlo y con la madre que los abandono.

El tiempo pasa y ambos hermanos crecen separados uno creyéndolo muerto y el otro lleno de rencor. Gael (Jericho Rosales) decide hacerse arquitecto mientras que Junior encontró un padre adoptivo llamado Lorenzo Antonio quien le cambio el nombre por Carlos Antonio,  con una vida de millonario Carlos crece bajo la sombra del padre adquiriendo sus malas prácticas en el negocio. Es cuando ambos hermanos sin saberlo se reencuentran en un mismo puente después de conocer a Mía Sandoval la mujer de la cual los dos están enamorados. 

UN TRIANGULO AMOROSO EFECTIVO JUNTO CON UN DESARROLLO REGULAR 

Para que la telenovela funcione el elemento principal era crear la tensión del reencuentro entre los dos hermanos y que el mayor conflicto sea la lucha por la misma mujer. Lo que se ve en esta telenovela no dista mucho del eterno triángulo amoroso usado desde los tiempos en que nuestras abuelas disfrutaban de “Viviana” (televisa 1978) aquella telenovela protagonizada por Lucia Méndez pero a diferencia “Puentes de Amor” encontró un pozo argumental mucho más sólido e importante que solamente el "amor" porque antes que nada lo que mueve los sentimientos de Carlos es el rencor que siente por Gael y toda su familia. De ahí en adelante la pelea por Mía solo refuerza este hecho (acompañado por el veneno de Lorenzo Antonio) y en más de una ocasión se notaba que era más un detalle que el verdadero leitmotiv de la telenovela.

Lo cierto es que el triángulo cumplió lo necesario sobre todo cuando la idea era marcar territorio (expresión usada por estos lares como sinónimo de celos), teniendo consecuentes peleas entre los dos machos alfas (donde lucían cuerpo) o una serie de acontecimientos típicos como el engaño o el juego sucio por parte de Carlos o la firmeza demasiado noble de Gael. Donde se vislumbra claramente las formas de amor que se pueden demostrar siendo objeto de más de una crítica por parte del televidente sobre todo en el caso de Carlos.
El desarrollo en cambio careció de la intensidad del triángulo amoroso, quizás por parte de la propia idea original o por los cortes abruptos que se notaron entre escenas. Es sabido que las versiones internacionales vienen recortadas con respecto a su trasmisión original lo que suele suceder mucho en el formato brasilero de la Rede Globo. En fin no puedo ir más allá que mencionar temas sueltos de la telenovela que se pusieron sobre la mesa para darle más brillo pero que nunca se profundizo demasiado y que ya comente en mi primera opinión.

Otro asunto es que a pesar de ser una telenovela con una buena cantidad de capítulos nunca se vio un secundario solido que interesara como alternativa, al contrario simplemente fue una historia sin secundarios más con personajes acompañantes como en el caso de los padres respectivos del trió protagónico o como villanos ligeros impuestos a la marcha en las últimas semanas (Alexa).  

Dos ejemplos claros son el mejor amigo de Carlos Antonio cuyo rol estuvo casi predestinado para la muerte. Mientras que la abogada (que por cierto fue la simpatía andando) apareció como una alternativa mucho más amorosa que desempeñando una función eficaz en los supuestos litigios que se veía envuelto Gael, siendo apenas lo único que conocemos de ella una escena corta con sus padres. Ambos casos terminan siendo predecibles sobre todo por el rumbo final de la historia.

Tener un elenco corto lleva limitaciones pero también ayuda para centrarse más en la historia principal y no desviarse por las ramas. En esta telenovela el gran bien fue que nunca tuvo personajes "cómicos", siempre útiles en producciones mexicanas o brasileras, cuya función es aligerar las tramas y a veces lo único que hacen es entorpecer o ridiculizar la propia telenovela.

PRODUCCIÓN TÉCNICA, GUION Y JALADA DE OREJAS AL CANAL

La producción tuvo detalles interesantes de resaltar como las locaciones interiores que se vieron menos acartonadas que la mayoría de telenovelas mexicanas, los exteriores lucieron bien escogidos además de que estamos hablando de que fue una producción con cierto presupuesto ya que se grabó escenas en Japón y Arabia.

La música incidental acompaño los momentos románticos, siendo una tonada reconocible el de la canción de apertura. Lamentablemente en el Perú es un mal irremediable que las introducciones y créditos finales sean cortadas de la trasmisión, a pesar de eso el tema musical central de la telenovela (siempre en inglés) se pudo escuchar en más de una ocasión. Mientras que a nivel de vestuario la figura asiática es mucho más prudente que por ejemplo las producciones de Telemundo, donde el cuerpo es lo que más resalta en muchas ocasiones.

A nivel de guion la telenovela fue más rosa en el caso de las escenas de Mía y Gael dejando el lado intenso y sobreprotector para su rol con Carlos. Hay una escena donde se ve una relación sexual forzada quedando sugerente pero a la vez tímida en el impacto final. No terminé de entender hacia a que apuntaba sino más bien la sensación que me dejó es que fue el último recurso para separar a Carlos de Mía, lamentablemente a partir de ahí se me hacía incrédula la relación que estos dos llevaban más cuando el verdadero motivo de separación fue algo totalmente distinto y menos fuerte de lo que paso ahí.

Otro punto fue el desarrollo melodramático por parte de las madres de la historia quedando igual de prescindible en el caso de la madre de Mía, y muy irritante por parte de Marilyn y sus disfuerzos para que Carlos los perdone.
Pero si hablamos de forzar el guion o simplemente dejarlo llevar no se disimuló en nada en la recta final donde ciertas "coincidencias" muy convenientes terminaron por desenmascarar a Lorenzo Antonio.

Por ultimo no puedo dejar de mencionar que canal cinco fallo muchas veces en la trasmisión de la novela viéndose problemas en el audio e imagen. Y las últimas imágenes de la telenovela fueron bloopers, parte de las grabaciones, el propio equipo de producción y un saludo de despedida del trío protagonista agradeciendo por verlos. Algo que afortunadamente se pudo ver y quede para la anécdota.

DESENLACE CONVENCIONAL 


El final tenía que llegar descubriéndose el origen de Carlos Antonio escena que se dio en un puente, consecuentemente con el título de la novela, poniéndose las emociones a tope. No solo eso sino que la metáfora al título se hacen presentes en más de una ocasión y son los puentes donde ocurren los hechos trascendentales de la telenovela. Algo más que refuerza esta idea es que la carrera de Gael de arquitecto mayormente se limitaba a construir puentes.

Es por eso que me extraño que la escena clímax del final no ocurriera en este mismo escenario. Más la idea no se olvida sino que se refuerza con uno de los diálogos finales entre dos de los protagonistas. Convirtiendo a Mía en el verdadero puente de amor entre los dos hermanos.

El desenlace final ocurrió tal y como está prevista en cualquier otra producción. El villano Lorenzo Antonio comete una locura in extremis que lleva a que el trió se acomode en una situación cargada de emociones intensas típicas del culebrón. Donde no pudo faltar las efectivas amenazas de "...te voy a matar...", la pistola en mano y el respectivo balazo (como para que no culpen de poco originales a los mexicanos).

Un final de telenovela que se vio hermoso y sentimental. Además de que se da tiempo de “engañar” al televidente y mantenerlo al suspenso en la caminata de la novia de espaldas mientras que los dos hermanos esperan por ella. Finalmente todo termina en una escena donde lo que más resalta (acertadamente) son el poco dialogo y una boda de ensueño.

CONCLUSION FINAL

El apoyo de la familia siempre es importante, si bien es cierto sin historia de amor no se puede considerar telenovela (¿O sí?), la verdad es que la hermandad demuestra su verdadero valor en los momentos en que más se necesita como pasa al final de esta telenovela cuando Carlos termina desilusionándose de su padre adoptivo. Hay una moreleja bien clara que es marcar distancias entre el amor paterno corrompido por el odio y el dinero de Lorenzo Antonio; y el amor de la familia, el del equipo “nakpil” como se llamaban entre ellos que crecen en base al compromiso mutuo y sobre todo el perdón de los errores. Al final Carlos entiende esto y encuentra la paz de lo que realmente fue su historia, porque “Puentes de Amor” fue la historia de Carlos para volver a ser Junior.  

No soy mucho de poner notas a las telenovelas pero como en esta ocasión lo amerita mi nota final sería: 7/10
Autor: Luis J. Carrión Chávez.

Twitter: @yorajodelastln

2 comentarios:

rocio dijo...

Interesante critica,pintaba bien la historia

tessa dijo...

Hola Luis!
Diferente telenovela, al estar grabada en otro pais( Japon) supongo que jardines y flores, muy bonito.
Tambien debian salir otras costumbres al comer y otros...etc...
Al fondo las historias de las personas es lo mismo: amor, odio, rencor...
Me ha gustado que al final los protagonistas se despidan, me encantaría verlos cuando mueren....despues todos juntitos otra vez ( tipo Rodrigo) Gafemo ya me entiendes!
Muy bien la critica! Gracias!