miércoles, 27 de enero de 2016

MI VIDA Y LAS TELENOVELAS: Quasi y su afición al género (II)

Hace justo un mes, os hablé de Quasi, un conocido mío de mi época de instituto (ya llovió mucho) y su afición al género.
En aquella ocasión no os conté una manifestación concreta de esa desmesurada afición al género de Quasi. No os la conté, pese a ser algo curioso y muy gracioso, porque no sabía cómo hacerlo y tampoco sabía si debía o no hacerlo.
Me he pasado todo el mes dándole vueltas en mis ratos libres… Y me he decidido, no sé si para bien o para mal, a hablar de ello. No voy a entrar a valorar lo que os voy a contar, totalmente real, insisto. Entiendo que hay personas muy conservadoras a las que les pueda parecer ofensivo o grotesco, pero no lo hago precisamente para ofender a nadie; al contrario, lo hago para que paséis un rato entretenidos, mientras os cuento esta anécdota tan singular.
Nos encontrábamos en el aula de informática del instituto, hace muchos años, en un día de esos de final de trimestre en los que solo van cuatro o cinco a clase, porque el resto prefieren quedarse a dormir en casa, tras acabar los exámenes. Recuerdo que Quasi estaba en el ordenador de mi derecha. Salió del aula, pero no recuerdo para qué exactamente. El caso es que se dejó el correo electrónico abierto… Y era mucha tentación, así que me puse a cotillear, con la complicidad de los otros dos o tres que estaban allí con nosotros.
¡Cuál sería mi sorpresa de encontrarme en su bandeja de entrada un correo de M. una famosa actriz del género! Estaba ya abierto y no tenía ningún asunto, así pinché en él. El cuerpo del mensaje traía algo así… “Me agrada que te hayan gustado aunque no las hice pensando en que los hombres disfrutaran tanto de ellas, pero aún así, me alegra que las disfrutes. Saludos”. Me quedé de piedra. Si ya de por sí era casi imposible contactar con un actor o actriz del género por correo electrónico (en aquella época no había Twitter ni Facebook ni historias de estas), más imposible era que el actor o actriz en cuestión te respondiera. Y él tenía una respuesta de M., una actriz que cualquier aficionado al género conocerá, y que en los últimos años ha hecho papeles tanto de protagonista como de villana en telenovelas de Telemundo (y creo que he dicho mucho comentando esto).
Pero, ¿qué le había escrito él para haber obtenido aquella respuesta, un tanto extraña? Pues lo siguiente… “Buenas noches, M. Te escribía para felicitarte por la sesión de fotos que has hecho para la revista X. Me encanta cómo has salido y la verdad es que no puedo parar de masturbarme con ellas. Espero no molestarte, solo soy sincero”.
Imaginaros la cara que se nos quedó a los cotillas que leímos aquel correo. Y aunque solo yo conocía a M., todos acabamos buscando en Google las controvertidas fotografías. No estaban mal… Quasi, por su parte, nunca supo que le habíamos leído tan íntimo correo, aunque igual lo sospechó por una sencilla razón: cuando volvió al aula nos pilló partiéndonos de risa. Cosas de adolescentes. 


1 comentario:

tessa dijo...

Jaja que gracia con el Quasi!!
Cosas de adolescentes/jovenes
Lo raro es que la artista en cuestion le contestara. Estas fotos ya saben ellas/os que mas o menos provocan esto
Pero bueno son recuerdos que te hacen sonreir
Todos tenemos los nuestros. Saludos