domingo, 16 de julio de 2017

MI VIDA Y LAS TELENOVELAS: Delia

En un día lluvioso de finales de junio conocí a una chica. Fue por casualidad, en ese edificio que tenéis en la fotografía, gracias a una de esas filas para asuntos burocráticos que a veces se hacen eternas.
Charlamos mientras cada uno esperaba su turno y una vez que terminamos de hacer nuestras gestiones, nos fuimos caminando, conversando sobre la vida y hablando de diferentes cosas.

Nos despedimos, tras un buen rato a pie, con la lluvia como acompañante, bajo la cubierta del Paseo de La Losa, una de las zonas más modernas y bonitas de Oviedo. 
Nos faltaba, pese a todo lo que habíamos hablado, saber cómo se llamaba el otro. “Yo soy Delia”, con d. Ya sé que es un nombre raro…”.
Pues sí. Era un poco raro. En ese momento mi cerebro se puso a pensar en cuántas Delias conocía y solo se me vino una a la cabeza: Delia Casanova, esa grandísima actriz mexicana. Se lo comenté. “Mira, pues precisamente me llamo Delia por una escritora sudamericana”, me dijo, sonriendo. Asocié inmediatamente el nombre y la profesión: “¿No será Delia Fiallo?”, le pregunté. “Creo que sí”, me respondió. Sin embargo, no sabía qué había escrito la Fiallo. No me pude resistir y le expliqué quién era Delia Fiallo y a qué se dedicó. Terminamos hablando de telenovelas, de este blog y de los tópicos que planean sobre quienes somos seguidores de este género. “¿Y qué? Yo no veo que haya nada de malo.”, me comentó hablando de esto último. Me sorprendió para bien… ¡Ya podía pensar todo el mundo así!
Nos entretuvimos hablando del género, de cómo su madre era una de los nuestros y de cómo, en cierta forma, debe su nombre a las telenovelas. Tanto nos entretuvimos, que yo, que tenía que coger un autobús, acabé perdiéndolo y teniendo que esperar al siguiente. Pero, sinceramente, me dio igual.
Tras conocer su historia, mejor dicho, la historia de su nombre, le pedí permiso para contárosla, porque me pareció digna de ser publicada. Es también algo insólito: es la primera vez en casi cuatro años que pido permiso para publicar algo en este blog. 
“Estaré al tanto, ya le echaré un vistazo…”, me dijo Delia poco antes de despedirnos. Si es así, ojalá te guste esta entrada. No se me ocurría mejor forma para titularla que tu nombre, el de una gran guionista que escribió historias que dieron la vuelta al mundo, dando fama y prestigio al género y que aún hoy, muchos años después, siguen produciéndose a través de ‘remakes’. Todo lo que se diga de tu tocaya, la Fiallo, es poco. Llevas el nombre de una grande. 

2 comentarios:

Leda Leda dijo...

Como siempre esto tipo de postes me gusta como o más de los que sono dedicados a las telenovelas y nada más. Bueno, este encuentro, segun mí, dará muchas más sorpresas...

tessa dijo...

Gafemo, deduzco por esta entrada de Delia, que eres persona que te gusta hablar con otras personas, cosa rara en los que estamos cara al publico, que ya nos toca por obligación (sino es que la chica fuera muy atractiva.. Jaja)
PD Como me gusta, " la ley del corazón" y que rabia que la pongan en verano.. Buf que no estamos tanto por casa!!
Buen domingo