jueves, 9 de marzo de 2017

ME CHIRRÍA: El tiempo pasa, aunque no en las telenovelas

Que nadie os engañe: el tiempo pasa. Y precisamente es el paso del tiempo el que nos hace cambiar, tanto por fuera como por dentro. Da igual que se haga ejercicio, se usen cremas, no se fume o se siga una dieta perfecta. Envejecemos, es lo que hay. Y si no lo hiciésemos, malo sería, ¿no?
Esta sencilla premisa vital, sin embargo, no se aplica o no se suele aplicar en el mundo de las telenovelas. ¿Cuántas veces habéis visto una telenovela con un salto temporal importante (de más de una década, vamos a poner) y en la que los personajes siguen exactamente iguales, aunque peinados de forma diferente?

Ejemplos hay muchísimos... Infinitos. Se me ocurre Manolo Cardona, en "Marina". La telenovela pega varios saltos temporales desde que él se incorpora a la historia. Pasan tranquilamente veinte años, y puede que alguno más. ¡Y Ricardo sigue igual! Es imposible, por mucho que se cuide, que un tipo de veintitantos, que tenía el Ricardo del principio, se conserve igual con cuarenta y pico. Sin cambios de peinado, vestimentas ni nada. Porque al menos a su compañera, Sandra Echeverría, sí que le cambiaban a lo largo de la historia el peinado y la ropa para hacerla parecer más mayor de lo que era.
En las imágenes, el Ricardo del capítulo 23 y el Ricardo del capítulo 169. Entremedias, lo dicho, veinte años:

Si en los adultos se nota mucho, en los niños ni os cuento. Un niño crece día a día, pero no en las telenovelas. "Bloque de Búsqueda": la historia arranca en 1989. El de la imagen de la izquierda es el hijo de Antonio Gavilán (Sebastián Martínez). Pasa el tiempo... 
La captura de la derecha corresponde a un capítulo ambientado ya en 1991, dos años después, el día en el que supuestamente cumple cuatro años. El crío, como podéis ver, sigue más o menos igual:
 
Decir, respecto de este último ejemplo, que el propio Sebastián Martínez, a través de su personaje y para mí, fuera del guión, dice cosas del tipo de "ya tendrás tiempo de crecer, mi niño", como dejando caer que pasa el tiempo pero el pobre niño sigue igual. 
¿Por qué pasa esto? Muy sencillo... Las productoras quieren ahorrar costes y lo consiguen, en el caso de los adultos, evitando usar la más mínima caracterización. En el caso de los niños, siempre sale más barato seguir usando al mismo niño que contratar a dos o tres para hacer el mismo personaje, por mucho tiempo que pase en la historia.
Hay excepciones, no obstante. Ahí tenemos el ejemplo de "A que no me dejas", con varios niños para interpretar al mismo personaje o con las diferentes caracterizaciones (algunas más acertadas que otras, dicho sea de paso, como la de Peniche, con sus canas y sus arrugas) de los personajes que viven el salto temporal de casi dos décadas que hay a la mitad de la historia.
Entiendo que el dinero mueve el mundo y más a las productoras, pero invertir más para evitar cosas como estas que os he contado, no estaba mal. 

4 comentarios:

tessa dijo...

Hola Gafemo!
Esto que cuentas es verdad, pero para esto está el equipo de maquillaje y caracterización, si lo hay ...claro...
En los mayores es facil, poner canas, un bigote o barba y en ellas en lugar de melena un moño canoso y sin pintar los labios y ya tienes una sra. mayor y sin tacon y con falda mas larga..voila!!
Ahora con los crios, imperdonable...cada 6 meses cambian de talla de ropa y zapatos, que nos lo digan a las mamás....
Una de las mas logradas y cuidadas fue " El color de la pasion" perfecta en todo!!
Un saludo!

Anónimo dijo...

Hola a todos:
Llevas razón tessa, curiosamente El color de la pasión, cambió a casi todos los personajes al saltar veinticuatro años, pero en ello se equivocó a mi juicio con el personaje de Amador Zúñiga, que aunque bordó el papel Moisés Arismendi, yo dudé si era el mismo actor o no en las primeras escenas ya que parecían casi de la misma edad; pero mucho más me llamó la atención Doña Trini y Don Nazario, ya que estos fueron los únicos dos personajes (si mal no recuerdo) que no cambiaron en el salto temporal y apenas su caracterización previa más juvenil. Y ¿en el caso del papel de Martha en Vino el amor, ¿llevaba peluca por el hombro en los primeros capítulos y ahora lo luce natural, o en los primeros capítulos era su pelo -lo que le pudo crecer desde La sombra del pasado- y le hicieron extensiones? Porque de ser al revés (primero largo y luego por el hombro) sería fácil pensar que se hizo un corte de cabello... sea como sea, a veces hacen maravillas. Luego otra cosa que me llama la atención es cuando a veces muestran personajes -que no salieron en la etapa previa- o bien sí lo hicieron y están recordando su juventud o sale una foto de muchísimos años antes y ponen al mismo actor, que para una escena es difícil pero para una foto, en lugar de caracterizar, bien podrían buscar alguna de cuando eran jóvenes y trucarla para mostrar juntos a dos actores o qué se yo.
Saludos a todos y enhorabuena Gafemo por el blog.

tessa dijo...

Tienes razón en D. trini y D. Nazario, sí que les cambiarón algo...creo que el iba con bigote y sin canas y ella con el cabello corto y con columen...
Tambien juegan un poco con las edades que un chaval de 22 a los 50 es un señor más mayor igual en las mujeres, pero una persona con 45 o 50 ya ha alcanzado su madurez y a los 65 o 70 no cambia tanto ya está mayor siempre.....lo digo con buen criterio, que hoy las personas que se cuidan estan muy requetebien!
" Es que el color de la pasion " es una joya. ( dixit Gafemo)
Un saludo!

Gafemo (Hablemos de telenovelas) dijo...

Buenos días...

@Tessa... Es cierto lo de la caracterización, pero tiene algo que con las telenovelas no cuadra: que lleva su tiempo y ya sabes que las telenovelas se suelen grabar a toda pastilla. De ahí que tiren de pelucas y de cosas que se puedan poner en cinco minutos. Hay excepciones, pero la tónica general es esa.
En "El color de la pasión" lo conjugaron muy bien. Supieron caracterizar a Trini y a Nazario como si realmente fuesen más jóvenes. Les quedaba bien a Luis Couturier y a Patricia Reyes-Spíndola. Efectivamente, fueron los dos únicos personajes interpretados por los mismos actores en 1990 y 2015, las épocas de la telenovela. Con el resto consiguieron algo que no se logra fácilmente, que es que los actores jóvenes sean clavados físicamente y en gestos y en todo a los adultos. Fue una telenovela con un trabajo de 'casting' bestial.

@Anónimo... Coincido contigo en lo de las fotos. Es una pérdida de tiempo, pudiendo hacer un montaje que en estos días quedaría bastante bien y que no llevaría más de diez minutos. Al hilo de esto, existe una cosa que no he comentado, y que también influye: hay muchas telenovelas que pese a estar ambientadas en una época pasada, caracterizan a sus personajes como si estuviesen en el presente. No ocurrió en "El color de la pasión", donde también cuidaron eso, pero sí en la primera etapa de "A que no me dejas" que pese a transcurrir a mediados-finales de los 90 muestra a los personajes vestidos y peinados siguiendo la moda del 2015, que es cuando se rodó.
Me alegro que te guste el blog. Un placer intercambiar opiniones.

Un saludo!