lunes, 4 de enero de 2016

ME CHIRRÍA: ¡No os olvidéis de las comas!

Antonio Rico es un crítico de televisión que lleva más de veinte años ‘desahogándose’, con un estilo muy suyo a través de sus artículos en diarios como “La nueva España” o “El faro de Vigo”. Como crítico televisivo no tiene precio. Es más, me extraña que aún no lo hayan fichado para alguna de estas webs de televisión que tanto abundan hoy en día.
Hace unos meses publicaba un artículo, titulado "Elogio de la coma", en el que invitaba a los programadores y a los creativos del mundo de la televisión a usar la coma para dar sentido a expresiones que, sin comas, quedan un tanto raras, con el programa “Aquí la tierra”, de TVE, como ejemplo de ello. 
Debe ser que las comas no gustan en la televisión en general, porque en nuestro campo, las telenovelas, tampoco es que abunden en títulos en los que debería haber comas. Pongo un ejemplo nacional: “Acacias 38”. Me parece que es una norma gramatical no escrita, pero de la que sí habló el filólogo José Martínez de Sousa en su “Manual de estilo de la lengua española”, señalando que después de la calle y antes del número, por estilo, debería ir una coma. Es decir, “Acacias, 38”.
Otro ejemplo, en el que entra en juego una aposición, es el de “Eva la trailera”, esa telenovela que estrenará Telemundo en unas semanas. Las aposiciones son, según la RAE, “palabras o sintagmas que se yuxtaponen a un nombre o pronombre y sirven para explicar algo relativo a ellos o para especificar parte de su significado que debe tenerse en cuenta”. En el título de esta telenovela nos cuentan que Eva, la protagonista, (ejemplo de aposición que me acabo de marcar) es trailera. Si son palabras o sintagmas que se yuxtaponen, lo lógico sería que habláramos de “Eva, la trailera”, con esa coma tan bonita y que da el verdadero sentido a la frase.
Lo mismo podría predicarse de otros títulos de telenovelas que, bien escritos, con su correspondiente coma. Se me vienen dos a la mente: “María, la del Barrio” y “Camelia, la texana”
Eso sí, no todo va a ser criticar… Hay que decir que en la gran mayoría de las ocasiones sí se han tenido en cuenta las comas en los títulos. Véanse como ejemplos los siguientes: “¡Anita, no te rajes!”, “Niños ricos, pobres padres”, “El Zorro, la espada y la rosa”, “Dos mujeres, un camino”, “Pueblo chico, infierno grande” o “Zacatillo, un lugar en tu corazón”, un clarísimo ejemplo de aposición bien señalada con su coma. Hoy en día, además, es tristemente normal que la coma no aparezca en el logotipo de la historia (caso de “De que te quiero, te quiero”, por ejemplo) pero sí lo haga en la web de la telenovela, en las notas de prensa… 

3 comentarios:

tessa dijo...

Gafemo que bien iriamos si todos los jovenes " creo que eres joven" fueran como tu. Sabiendo la gramatica y escribir tan bien. Hoy en dia, vamos para atras, con las tecnologias a peor, te mandan watsaps para morirte de faltas y en los twiters lo mismo. Y para ellos queda incluso bien, se creen que hasta hace gracia.
A mi me fallan lo acentos, tambien es grave, lo reconozco. Pero bueno algun fallo vamos a tener. Saludos

tessa dijo...

Gafemo quiero hacerte un comentario que me choca:
Ahora estoy viendo El señor de los cielos, ya sabes la de Nova 1 a parte y en el cap. de hoy Aurelio bebe limonada en la cocina y ya va tiempo que me fijo que los vasos de telemundo y las jarras son siempre de cristal transparente con rebordes azul oscuro.
Los he visto en Mañana es para siempre/ el otro dia tambien me fije en Muchacha italiana..... y en otras tambien me fijé. Que gracia!! Parece que no tengan presupuesto. Hace feo.
No lo publiques, era para tu historial. Hasta otra

elcalo wapo dijo...

En La Sombra... Tambirn