jueves, 5 de noviembre de 2015

SUELE PASAR: Un secuestro antes de acabar

Son muchas las cosas que suelen pasar, a menudo, en las telenovelas. Gran parte de ellas no son más que giros derivados del guión, buscados a fin de cambiar el rumbo de las tramas. Otras veces, se trata de recursos estilísticos u ornamentales, que tratan de conseguir una escena visualmente más agradable.
De estas cosas que, como indica el título del ‘post’, “suelen pasar”, me ocupo en este apartado, con un poquito de humor.

El tema de esta ocasión es una moda que me comienza a preocupar… Coged papel y boli y anotad todas las telenovelas que hayáis visto en los últimos dos años. Luego, id marcando en cuáles, dentro de su último capítulo, se ha orquestado un secuestro.
Echad cuentas… Seguro que el resultado supera, con creces, el 70% del total.
Vale. Los secuestros están a la orden del día en Latinoamérica… Pero quizás se esté abusando un poco de este recurso. Ya cansa ver cómo, en el último capítulo de una telenovela, hay un secuestro complicado de resolver, y que se mete solo para conseguir que el capítulo final resulte más trepidante. Voy con ejemplos recientes…  

“La Patrona” (Telemundo y Argos, 2013)
La malvada Antonia Guerra (Christian Bach), completamente desquiciada, secuestra a su propio nieto en el último capítulo de la telenovela. Lo hace para tener un cebo con el que atraer hasta el lugar donde lo tiene retenido a la madre de este, su archienemiga, Gabriela Suárez (Aracely Arámbula). Qué pasa después, no os lo cuento…

“Vivir a destiempo” (El Trece, 2013)
Rogelio (Humberto Zurita) llega al final de “Vivir a destiempo” tan loco como su mujer en el de “La Patrona”. Secuestra a Paula (Edith González), su exesposa, con el fin de que Alejandro (Ramiro Fumazoni) llegue a rescatarla y poder matarlos a ambos. No os asustéis si no habéis visto la telenovela y veis el vídeo que acompaña a este párrafo… Ya os digo que no es para tanto…

“Marido en alquiler” (Telemundo, 2013)
A diferencia de los anteriores villanos, Teresa Cristina (Maritza Rodríguez) estuvo durante toda la telenovela como una regadera. Obsesionada con acabar con Griselda (Sonya Smith), la secuestra en una nave abandonada en el último capítulo.
Resulta curioso que le ponga cinta americana en la boca a alguien que siempre había apodado como la ‘monstrua bigotuda’. ¿Querría depilarla además de secuestrarla? 

“La Impostora” (Telemundo y Argos, 2014)
Nuevamente la villana está totalmente descontrolada y nuevamente es interpretada por Christian Bach. Raquel secuestra a Blanca (Lisette Morelos) en una casa abandonada. Que nadie se asuste, que quizás el secuestro sea lo más ‘light’ que le hace Raquel a Blanca en toda la telenovela, después de haber intentado matarla en no sé cuántas ocasiones, de meterla en la cárcel y en un manicomio…

“El color de la pasión” (Televisa, 2014)
En la línea de escasa cordura que presentan los villanos cuando una telenovela está por acabar encontramos a Amador Zúñiga (Moisés Arizmendi), quien, para tratar de ventilarse a su odiado Marcelo (Erick Elías) lo secuestra en la fábrica de cerámica de la familia Gaxiola. Le faltó imaginación para secuestrar… La fábrica era el primer lugar donde cualquiera habría ido a buscarles… Por todo ello, el secuestro acaba siendo casi un secuestro express, dada la poca duración del mismo. 

Bonus: “Mi corazón es tuyo” (Televisa, 2010)
A veces el secuestro final no recae sobre una persona, aunque sí sobre un personaje de peso en la telenovela. Es el caso de "Mi corazón es tuyo", donde, sin saber muy bien por qué, Isabela (Mayrín Villanueva) secuestra a Siete, el perro del clan Lascuráin, a poco más de media hora para llegar al fin de la telenovela. 

Solo seis ejemplos de algo que se ve, como comentaba al principio, en un 80% de las telenovelas actuales (y tengo miedo que el porcentaje sea aún mayor). 
Muchas veces buscan crear tensión de cara al desenlace final, pero como recurso, le pasa lo que a todos: la primera vez, está bien. La segunda, también. Pero cuando se empieza a usar en exceso, cansa. 
Desde aquí, animo a los guionistas a buscar otras formas de crear tensión y de mantener al espectador sin parpadear durante el último capítulo.  

10 comentarios:

Gafemo (Hablemos de telenovelas) dijo...

Me tenéis que disculpar... El primer vídeo no funciona. Espero poder arreglarlo.

tessa dijo...

El color de la Pasion" buenisima. Y cada dia pasaban mas cosas, no cansaba nunca. La Patrona tambien intriga todo el rato. Y Cristhian Bach que mala!! Buenas telenovelas para recordar. Gracias por hacernos memoria. Saludos

tessa dijo...

El color de la Pasion" buenisima. Y cada dia pasaban mas cosas, no cansaba nunca. La Patrona tambien intriga todo el rato. Y Cristhian Bach que mala!! Buenas telenovelas para recordar. Gracias por hacernos memoria. Saludos

zaragozano dijo...

Yo también recuerdo telenovelas, y también gente que se pierde en los últimos capítulos Mar de Amor, Soy tu Dueña, María la del Barrio, Corazón Indomable ect... tienes razón

tessa dijo...

El color de la Pasion" buenisima. Y cada dia pasaban mas cosas, no cansaba nunca. La Patrona tambien intriga todo el rato. Y Cristhian Bach que mala!! Buenas telenovelas para recordar. Gracias por hacernos memoria. Saludos

Lucia Dasilva dijo...

En Los Miserables, Liliana secuestró a Daniel en los capítulos finales, y en el último fue el Diablo quien lo secuestró.
En Por siempre mi amor, Arturo fue secuestrado por la doctora Marcela, e Isabel estuvo unos capítulos encerrada por el villano Fernando, quien quería que Aranza se casase para que le pudiera dar el fideicomiso que le dejó su madre.

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón deberían innovar un poco, otras que se me ocurren son tierra de reyes, la propia pasión de gavilanes, santa diabla, corazón valiente, los herederos del monte, el rostro de la venganza y lo que la vida me robó

QUIKE dijo...

Yo por lo menos digo que en las novelas de Carlos Moreno no acaban con un secuestro, espero q en AQNMD tampoco lo haya

Anónimo dijo...

Pues es que el secuestro es como un ingrediente casi infaltable en los finales de telenovelas, y un final sin que los villanos traten de matar a los protagonistas o de impedir su boda es un final incompleto. Así no sea en el final, creo que la mayoría de las telenovelas incluyen el algún punto de su historia el secuestro como parte del desarrollo, es como eso de meter los protagonistas a la cárcel, no se como pero siempre se las ingenian para inculparlos de algo.
Como dato curioso les cuento que he visto las novelas turcas 'las mil y una noches' 'fatmagul' y 'ezel' y en las tres se muestra el secuestro en su transcurso, así que no tiene nada que ver con que las novelas sean de Latinoamérica o de Europa, simplemente son una parte del argumento. Lo que se tendría que discutir es si aportan algo relevante a la novela o no.
Uriel Heron ¡slds!

alexyaoi dijo...

el manantial: alfonsina secuestrada por justo en los últimos capítulos
cuidado con el ángel: marichuy secuestrada por ana julia en el final
pasión de gavilanes: secuestro de juan y gabriela

y creo que mejor no sigo