domingo, 31 de mayo de 2015

CRÍTICA: "Los Miserables" (Telemundo y Argos, 2014)

Tenía que verla, sí o sí, por el morbo de ver cómo se adaptaba un clásico de la literatura universal como “Los Miserables” en forma de telenovela que transcurría en el México de nuestros días.
Que Nova la empezase a emitir en febrero hizo que tuviera que adelantar mis planes, pues no tenía en mente empezar a verla hasta el verano.
Ya acabada es el momento, como siempre, de hacer el correspondiente análisis por mi parte…

SINOPSIS Y PERSONAJES
*Logotipo de la producción.
“Los Miserables” es una historia de perseguidores y perseguidos, en la que todos los personajes van tejiendo nudos de suspenso, acción y muerte en un mundo que los obligará a sacar las garras para poder defenderse de sus enemigos, aunque la lucha más dura le tocará justamente a Lucía Durán, ‘Lucha’ (Aracely Arámbula).
Lucía, es una mujer perseguida por la ley pero inocente, que tiene que resistir, luchar y ocultarse tenazmente y con astucia, hasta demostrar su integridad ante su perseguidor, Daniel Ponce (Erik Hayser), jefe de detectives del departamento de narcóticos y quien es también el hombre al que ella ama.
Pese a todas las adversidades la gran disyuntiva será saber si en realidad el amor, la fe y la justicia se lograrán anteponer y vencer por encima de todo lo demás.

DATOS y TRÁILER
120 capítulos de 45 minutos. México, 2014 (Telemundo y Argos). Productora: Araceli Sánchez Mariscal.

PERSONAJES Y ACTUACIONES
Empezando por la protagonista, debo decir que a Aracely la he visto bien, aunque su personaje, para mi gusto y para todo lo que pasa en la telenovela, está falto de carácter. Pero como digo, lo lleva bien. Su química con Erik Hayser es más bien justa y quizás se vea un poco más en las escenas que tienen juntos en los últimos capítulos.
*Díaz, Arámbula, Hayser y Mújica.
Hayser (a quien yo no conocía), me ha gustado. Ha hecho un personaje que como comandante yo me creería y al que en alguna ocasión me ha apetecido pegarle, viendo su prepotencia y arrogancia en cierto momento de la trama. Es un actor al que he visto muy natural y cómodo con su personaje.
Yendo con los villanos, empiezo con Aylín Mújica. La conocía y nunca me ha gustado especialmente. Pero me ha sorprendido para bien. Esta no es una villana plana. Esta tiene sentimientos y los muestra al espectador. Es capaz de vomitar y llorar en sus primeros crímenes y de demostrar arrepentimiento cuando mata a algunos seres queridos. Es una psicópata, drogadicta, como muchas de las otras villanas de la Mújica, pero con un punto de sentimiento que la hace en cierta forma más humana y que Aylín ha sabido mostrar muy bien.
El segundo villano es Gabriel Porras, que interpreta a un narco poderoso y temido. Algo así como Aurelio Casillas. De hecho, durante los primeros capítulos a mí Olegario Marrero me parece casi una parodia de Aurelio Casillas (creo que solo le ha faltado decir eso de “¡arre!”). Sin embargo Olegario cambia durante la trama hasta convertirse en una especie de Jekyll y Mr. Hyde, que es donde Gabriel demuestra nuevamente que es un actorazo. Pasar de un tono a otro, de unos gestos a otros y de un lenguaje a otro no debe ser nada fácil y Gabriel lo resuelve sin problemas. Ello, sin contar la vis cómica que tiene el personaje y que Gabriel aprovecha muy bien.
Siguiendo con los malos, debo alabar el gran papel que ha hecho Javier Díaz Dueñas, interpretando a Radamés Echeverría, un tipo machista y sádico capaz de despertar asco y rabia hasta en el más apático. Sencillamente, un personaje impresionante para un gran primer actor, que nos dejó sin habla en muchas ocasiones viendo las salvajadas que realiza en la trama.
Me alegró también ver a Luis Uribe (Genaro) en un personaje que aparece en toda la telenovela y no solo en tres o cuatro capítulos, como le ocurría estos últimos años en Televisa, interpretando a doctores, abogados o profesores. A ver si Genaro le sirve para relanzar su carrera.
El resto del elenco está genial, sin más. Los otros hermanos Durán (Alexandra de la Mora, Anastasia Acosta y Alex Camargo) tienen una química estupenda entre ellos y en pantalla realmente parecen hermanos. Alexandra no me defraudó como Helena, una mujer capaz de renacer varias veces a lo largo de la trama y de volver a enamorarse después de haberse casado con el peor de los hombres, Radamés. Las escenas entre Alexandra y Javier son bestiales y demuestran una profesionalidad en ambos tremenda.
*Alex de la Mora es Helena Durán.
Lo mismo podría decirse de Anastasia Acosta (Chelo) y su relación con Gastón Gordillo (su marido, interpretado por Rodrigo Vidal). Chelo nos deja, además, unas escenas preciosas, con una carga emotiva muy grande, a raíz de una dura situación por la que su personaje pasa en la historia y que a mí, al menos, me hicieron soltar alguna lágrima.
La química que los hermanos tienen entre sí se crece cuando entra en escena su padre, D. Ignacio, interpretado por el genial Marco Treviño. A Marco no se le resiste ningún personaje, aún cuando sea un personaje que se pasa media telenovela en el hospital por los problemas que padece del corazón.
María Barbosa (Fernanda) es la matriarca del clan Durán. No conocía a esta actriz y me ha gustado mucho la forma en la que lleva al personaje, muy natural y con una complicidad tremenda con Marco y sus ‘hijos’ en la telenovela.
Del resto del elenco, destacar a Diego Soldano (como el agente Ríobueno), un actor que nunca defrauda y que nos ha mostrado una buena química con Alexandra de la Mora, su amor en la ficción, consiguiendo colocarse como una de las parejas favoritas del público (a falta de la química que no hay en la pareja principal). La verdad es que yo no sé con qué pareja quedarme, sin con Pablo y Helena (Soldano y De La Mora) o con Carlos y Deyanira (Aldo Gallardo y Bianca Calderón).
Aldo y Bianca nos encarnan a dos personajes que recuerdan un poco a los protagonistas de “Pretty woman”, pero todavía más tiernos y adorables. La química entre ambos ha sido muy buena y como digo, son otra de las parejas que se ha ganado el cariño del público.
*Dave Douglas y Eva Daniela son Octavio y Vicky.
Una mención también para Geraldine Zinat (sor Milagros), que ha bordado un personaje con un carácter que va cambiando, poco a poco, a lo largo de la telenovela y que ella ha interpretado con nota. Lo mismo puede ser extensible a Claudio Lafarga (el doctor Mallorca).
Del elenco juvenil, debo destacar a dos jóvenes, Eva Daniela (Victoria) y Dave Douglas (Octavio). No los conocía y si por separado han conseguido convencerme, llevando tan bien como cualquier actor adulto sus personajes, juntos han estado genial. A ambos les auguro un buen futuro en esto.
He visto muy sosos a Pia Watson (Adriana), y a Juan Martín Jauregui y Thanya López (Rodríguez y Marisela, respectivamente). También es verdad que los personajes, de por sí, eran bastante sosos.
Por su parte, hay varios actores y actrices poco aprovechados, con personajes de relleno que no aportan nada. Es el caso de Manola Díez (Ivana) y Alisa Vélez (Marina), dos buenas actrices que a mí me gustaron en “La Patrona” pero que aquí tienen unos personajes que aportan poco o nada a la historia.
Acabo con un par de halagos a Rodrigo Vidal, que tiene una participación especial en la historia, con un personaje tan peculiar que acaba siendo gracioso, y Elsy Reyes, como Nuria Pérez, la prostituta que siempre anda, con unos u otros, a lo largo de la telenovela, aportando un toque de humor a la historia.
Como habréis visto, son muchos los actores de “La Patrona” que forman parte del elenco de “Los Miserables”. El esfuerzo que han hecho tanto la escritora como la productora para darles papeles diferentes a los que tenían en la primera telenovela es tremendo y hay muchos que están irreconocibles, gracias también a importantes cambios de ‘look’. Es algo que tenía que comentar y que a mí me agradó mucho.

TRAMAS
*Erik y Aracely, los protagonistas.
Quien tenga pensado verla debe tomar como punto de partida el “inspirado en el clásico de Víctor Hugo” que aparece en la entrada. Esta telenovela y el gran clásico de la literatura universal tienen en común el título y poco más.
Sí que Lucía puede asemejársenos en cierto punto a Jean Valjean, especialmente después del cambio de personalidad que tiene Jean en cierto punto de la telenovela, y también porque ha pasado varios años en la cárcel y luego se encarga de proteger a una niña desamparada cuya madre ha muerto y que trabajaba en su fábrica. También podría asemejársenos Roxana a Cosette, la niña que ‘adopta’ Jean Valjean en “Los Miserables”. Y el comandante Ponce podría asemejarse algo a Javert. Poco más.
Con la inspiración en esta novela como base, Valentina Párraga y su equipo crean una telenovela que está más cargada de acción y misterio que de romance. Más próxima en ocasiones a las narconovelas que a lo que es una telenovela común.
La trama principal (mujer sale de la cárcel y una vez fuera es culpada de un asesinato que no cometió por un policía que además está enamorado de ella) da para poco y se acaba como a la mitad de la telenovela. El resto son tramas y más tramas propiciadas por los villanos.
La historia de amor entre Lucía y Daniel está bien escrita hasta que se llega a ese momento cumbre, en el que él la detiene y la maltrata creyéndola la asesina de su hermano. A partir de ahí, se vuelve un desmadre, hasta el punto de que ella le perdona bastante rápido todo lo que él le hizo y él, para mí, nunca le pide perdón realmente arrepentido. Hizo falta una escena tipo aquella en la que Alejandro le pedía perdón de rodillas y llorando a Gabriela en “La Patrona”. También hubiera sido necesario que quedase relegado de sus funciones durante más tiempo y no solo ‘unas semanas’, después de cometer tales atrocidades.
*Gabriel Porras es Olegario, el 'Diablo', Marrero.
Las tramas de los villanos se entrelazan con las de los protagonistas de distintas formas. Olegario Marrero se enamora de Lucía y Liliana Durán hace lo propio de Daniel. La diferencia es que Lucía nunca cae en las redes de Olegario pero Daniel sí cae en las de Liliana (otra cosa de la que no se le oye arrepentirse). La treta de la que se sirve Olegario para tratar de seducir a Lucía es extremadamente retorcida pero muy bien escrita y llevada (no voy a hacer ‘spoilers’).
Del resto de las tramas sentimentales, como comentaba antes, hay dos que me han gustado mucho: Helena y Pablo, la muestra de que el primer amor, si es verdadero, puede llegar a triunfar aún pese al paso del tiempo y, en este caso, de un marido desgraciado y maltratador (que por cierto, recibe un final épico y merecidísimo). 
La otra, es la de Carlos y Deyanira, una versión actualizada de la trama principal de “Pretty woman”, y protagonizada por un psiquiatra y una exprostituta. Es muy interesante ver la de argumentos que maneja Carlos para evitar hacer pública su relación con Deyanira, por el temor a perder su reputación y al qué dirán, y cómo al final, y gracias al amor, se olvida de todos ellos para ser feliz junto a Deyanira.
*Aldo Gallardo es Carlos.
En ambos casos eché en falta una boda o un enlace al final de la telenovela (si bien unos lo tienen pero no se muestra en pantalla).
Me gustaba también la trama entre Vicky y Octavio, pero el final inmerecido y triste que tuvo como que me ha dejado mal sabor de boca. No se lo merecían.
También me ha decepcionado la trama entre Evaristo, Adriana y Marisela. Siempre pensé que Evaristo se quedaría con Adriana, para demostrarnos que el amor a primera vista existe, pero no ha sido así y a Adriana la han dejado por ahí, vagando  sola con su hijo.
Es destacable que hayan apostado por temas actuales y sociales, como la homosexualidad (a través de la relación entre Abel y Gonzalo,  aunque podían haber profundizado más), la violencia de género (en la relación entre Helena y Radamés), el narcotráfico y su impacto en la sociedad (a través de la AFIAD y, entre otras cosas, un par de homenajes a los agentes fallecidos en el transcurso de la telenovela).
Junto a todo lo anterior hay varias cosas que ‘cojean’ en las tramas… En primer lugar, ¿por qué nadie se acuerda en los capítulos finales de Gastón Gordillo? ¿Por qué nadie inculpa a los responsables de ese crimen? Es como si nadie se acordara ni del personaje ni de su horrible final.
*Aylín Mújica es Liliana Durán.
En segundo lugar, ¿cómo una mujer tan decidida, y con las ideas tan claras como Vicky puede decir a Adriana que “abortar es asesinar”? Se me pusieron los pelos de punta cuando lo oí, más de boca de un personaje como Vicky.
¿Es el doctor Mallorca un sabio? Creo que sí… Lo mismo hace una ecografía a una embarazada que opera a corazón abierto o extrae una bala. Es el doctor multiusos.
¿Por qué todos los personajes, inclusive los más ricos, acaban atendiéndose en La Misericordia, que se supone que es un hospital para gente con pocos recursos?
¿Qué fue de Ramón Marrón y su trama con Chelo? El personaje desaparece, sin más, justo cuando más lo hubiera necesitado la pobre de Chelo que, encima, es la única que se queda sola en el final.
Y ya por último, ¿cómo es que los guionistas no hicieron que Daniel supiera que el asesino de sus padres era el propio Olegario? Llamadme loco, pero creo que no hubiera estado nada mal que el protagonista conociera ese dato.
El final de la telenovela es muy trepidante, de esos que me gustan a mí. Y, salvo algunas de las cosas de esas que comentaba antes, cierra todos los cabos abiertos.

MÁS COSAS
Comenzando por los decorados, bien. Hay algunos muy logrados, como los interiores de la casa de Radamés o el interior de la AFIAD y otros muy acartonados, como es el caso del apartamento de Deyanira.
Sobre la música, la canción de entrada a mí me gusta. Creada ‘ad hoc’, recoge muy bien la esencia de la telenovela y a mí Aracely me gusta cómo canta (en comparación con otras actrices que se las dan de cantantes). Sin embargo, la pega es que solo hay esta canción en la telenovela. No hay más. Hubiera estado bien, qué se yo, otra u otras canciones para las distintas etapas por las que pasan los protagonistas en su relación.
*El elenco, al completo, en la presentación.
Los ‘soundtracks’ bien, aunque tampoco son la gran cosa.
Respecto de los exteriores, no hay muchos, pues es una telenovela mayormente grabada en foro, pero me ha gustado mucho la playa y el entorno donde suceden varias escenas decisivas en la telenovela.
Respecto del vestuario, nada que objetar. Bueno, sí… Tengo una cosa que añadir… ¡Qué guapa se ve Aracely vestida de enfermera!
Bien también los efectos especiales y todo el tema de las escenas de acción, que están muy conseguidas.

En resumen, una telenovela con mucha acción y suspense y algo de romanticismo. Bien contada, ágil, y que si lo que se busca es estar entretenido, puede valer. 
En mi opinión, con diez capítulos menos habría estado todavía mejor.

-PUNTUACIÓN FINAL: 8-

9 comentarios:

QUIKE dijo...

Me encantan tus resúmenes de cuando terminas de ver una telenovela... yo no creo que vea nunca esta telenovela, lo siento pero no me llama

Yo por ejemplo ahora estoy viendo la telenovela Muchacha Italiana viene a casarse pensaba que seria mejor pero no es de las peores que visto

Yo después de que acabes YNCELH te recomiendo En Otra Piel, ya se que es de hace dos años pero a mi me gusto mucho

Gafemo (Hablemos de telenovelas) dijo...

Buenas, Quike.

"Muchacha italiana..." es una telenovela que no me llama nada de nada. Es que no le veo ningún atractivo.
"En otra piel" la vería si se animasen en Nova a darla, pues aunque vi "El cuerpo del deseo", pasaron ya once años y según he leído, esta versión es distinta. Tras "Yo no creo en los hombres" creo que recalaré en Colombia... Hace mucho que no veo nada de Colombia y tengo ganas. A ver qué pillo de lo último que han hecho.

Yolanda SH dijo...

!Hooola Gafemo y QUIKE¡Os scribo pa contaros a ambos q NOVA ya sta anunciando la emision d "Muchacha italiana..." .Aunq no le veas ningún atractivo Gafemo,(yo x el avance q han dao tampoco se lo veo)y a ti QUIKE pensaras que seria mejor pero no es de las peores que has visto,siguiendo con su "Politica del ajo y agua" nos la van a poner si o si(o quizas no)Dpnd la ventolera q ls d.No seria la 1ªvez q anuncian una novela y desaparece.
Colombia tiene las mejores historias pa las telenovelas.Tendriais q haber visto la version anterior d "El cuerpo del deseo" "En cuerpo ajeno" escrita por Julio Jiménez.D st SEÑOR ME ENCANTAN TODAS SUS HISTORIAS.MUCHO mas oscura y misteriosa.Da miedo... "El cuerpo del deseo" no asustaba na d na.

Anónimo dijo...

La ronca de oro, colombia, es exquisita.. Super recomendada.

Reylin Ismael Faña dijo...

A mí en lo personal no me gustó la adaptación que hizo la escritora Valentina Párraga al gran clásico de Víctor Hugo. Mejor hubiera optado por otro título y que fuera una historia original de ella. Fue un insulto a esta joya de la literatura del siglo XIX, con las tramas y enredos de narcotraficantes, asesinatos a más no poder... En principio, con los promos y el trailer, la historia prometía, pero poco a poco fue decepcionando.

Resultaba interesante convertir al épico Jean Valjean en personaje femenino y a su enemigo Javert en su pareja sentimental. Los espléndidos villanos, creados por uno de los escritores más importantes de la lengua francesa, Los Thenardier, en el libreto para televisión modificados a una vulgar prostituta y su amante borrachón, perdieron la maquiavélica esencia que a lo largo de la novela de Víctor Hugo reflejaron, producto de su ambición desmedida y la miseria en la que estaban sumergidos, se hacían odiar por los malos tratos de la que era víctima la pequeña Cosette.
En fin...una telenovela más del montón, que lo único que consigue es entretener, la oportunidad de haber hecho una grandiosa historia que, al igual que la obra en la que está inspirada, mostrara las miserias humanas, una defensa a los oprimidos, a los parias, a los que la sociedad rechaza por ser unos "miserables", el valor del perdón; como aquella inolvidable escena en la que el Monseñor Myrie perdona a Jean Valjean luego de haberle robado a cambio de que se comprometa a hacer el bien.

Gafemo (Hablemos de telenovelas) dijo...

Buenas, Reylin.

Coincido en parte contigo, pero creo que era algo que muchos esperábamos por el simple hecho de adaptar a la época contemporánea una novela de finales del siglo XIX y meterle esas dosis de narcotráfico que están presentes en muchas de las telenovelas actuales.
Lo mismo ocurrió (aunque sin los narcos) en el caso de "Doña Bárbara", también adaptada por Valentina Párraga, hace unos años. Se destrozó una novela. Otro ejemplo es "La Malquerida", o cómo hacer una telenovela de 107 capítulos a partir de una obra de teatro que en escena dura poco más de una hora.
Las adaptaciones en versión telenovela de obras literarias (sea novela, o teatro) no suelen funcionar y acaban siendo criticadas, porque ya de por sí los espectadores nos creamos muchas expectativas en torno a ellas (expectativas que luego, no se cumplen). Hay que cambiar el chip y pensar en que la telenovela y la novela se van a parecer muy superficialmente. Es la lección que aprendí, precisamente, después de ver "Doña Bárbara".

Coincido contigo en lo de que quizás hubiera sido mejor cambiarle el título (como hizo con "La Patrona", basada muy libremente en "El conde de Montecristo", como la misma Párraga reconoció).

Angie Andrea López Cervantes dijo...

Estoy muy decepcionada de la telenovela los miserables, prometía buena historia, pero creo que en la historia al matar a César la embarraron... Tanta fue la cosa que suspendí perder mi tiempo en esa novela...César....

Angie Andrea López Cervantes dijo...

Estoy muy decepcionada de la telenovela los miserables, prometía buena historia, pero creo que en la historia al matar a César la embarraron... Tanta fue la cosa que suspendí perder mi tiempo en esa novela...César....

Quely dijo...

Lo terrible es no encontrar la verdadera escencia de una obra maestra!! Terrible que Jean Valjean tenga que enamorarse de un Javert que tiene atorados los maxilares y no puede hablar bien pero peor de todo es que ahora le pusieron una hermana nalga fácil que a toda costa quiere que la cámara se la pasé atrás de su trasero operado perfilándose a diestra y siniestra! Para mi un destrozó de la obra de Víctor Hugo!!