jueves, 21 de junio de 2018

PRIMER VISTAZO: "La jefa del campeón" (Televisa, 2018)

Aprovechando el Mundial, Televisa estrenaba el pasado 11 de junio su nueva apuesta: La jefa del campeón. Roberto Gómez Fernández produce este remake de La mamá del 10 (Caracol, 2017-2018).

¿De qué va la historia? Un joven futbolista debuta con la selección mexicana. Para él es la culminación de un sueño. Para su madre, todo un orgullo. Un casi desconocido Enrique Arrizon se convierte en Rey, ese joven futbolista sobre el que gira la historia. África Zavala es Renata, Tita, la jefa del campeón.
La telenovela cuenta con un elenco sólido. África Zavala se encuentra acompañada de Carlos Ferro, que vuelve a protagonizar tras Caer en tentación. Caras muy conocidas como Claudia Ramírez, Edgar Vivar, Vanessa Bauche, Marisol del Olmo, Zaide Silvia Gutiérrez o Luis Gatica arropan a los protagonistas.

¿Qué se cuenta en el primer capítulo? Básicamente, los orígenes de ese futuro campeón de la selección mexicana. El capítulo comienza en la época actual, con una primera escena en la que Tita escribe una carta a su hijo. En ella lo felicita por haber conseguido, con tesón y esfuerzo, debutar en la selección. Inmediatamente se introduce un flashback que ocupa el resto del episodio y algún capítulo más. La acción se traslada al 2008 para mostrarnos cómo vivía Rey en un pequeño pueblo costero, junto a sus padres y su hermana. Los cuatro formaban una familia compleja, con un padre controlador y que le era infiel a su esposa. Pese a ello, los críos vivían felices y Rey comenzaba a perfilarse como un gran jugador en los partidos que disputaba con sus amigos.

No hay mucho más que contar. El ritmo narrativo es bueno y está pensado para ir conociendo a los personajes, sin más.  No he visto nada de La mamá del 10, con lo que no puedo opinar acerca de la fidelidad del remake respecto al original, al menos en este arranque. África se luce. Sin embargo Alberto Agnesi, que interpreta a su marido, peca de exagerado en muchas ocasiones. Me alegró volver a ver a Edgar Vivar, después de unos cuantos años sin saber nada de él. Me quedé con las ganas de ver a Carlos Ferro y a Claudia Ramírez, que no aparecen en este primer capítulo.


Produce Roberto Gómez Fernández y se nota a nivel de realización, de exteriores (con el mar como telón de fondo) y de cómo se cuida hasta el más mínimo detalle. Es una pena que después de ofrecernos El color de la pasión, hace ya cuatro años, no se haya decidido a hacer más telenovelas originales.

La anunciaron como una telenovela ambientada en la temática futbolística de 60 capítulos. Os he contado en alguna ocasión que no soy muy de fútbol, con lo que así de primeras no creo que la vea. Si abordasen el fútbol sin tapujos, hablando de los chanchullos que tienen futbolistas y clubes para todo, desde temas de impuestos a controles de dopaje, pasando por negociaciones hechas de aquella manera y para cualquier cosa, entonces sí. Pero como dudo que sea así…
Disfrutadla aquellos que sí la vayáis a ver y contadme qué os va pareciendo y si habéis visto la original, qué diferencias y similitudes tiene con ella.

miércoles, 20 de junio de 2018

REUTILIZANDO: Vestidos de novia entre diferentes telenovelas (II)

En las telenovelas se reutiliza todo, incluidos vestidos de novia y trajes de novio. Siempre pensé, porque tampoco soy de fijarme mucho en estos aspectos, en que lo de reutilizar este tipo de prendas era algo poco frecuente ya que, a fin de cuentas, lo que sobran son vestidos y trajes.
Hace unas semanas y gracias a Lucía ya os mostré que eso no es así: en las telenovelas se reutilizan, y mucho, todo tipo de vestidos de novia y también trajes de novio. Lo curioso, como habéis visto y veréis en algunos de los ejemplos de esta entrega, es que se llegan a reutilizar en varias telenovelas separadas por varios años, lo que no deja de ser curioso.

Esta entrada es la segunda parte de una colección de ‘reutilizandos’ que me ha proporcionado Lucía y que es impresionante. Si os perdisteis la primera, podéis leerla pinchando aquí. Una vez más, mi enhorabuena y mi más sincero agradecimiento por haberme hecho difusor, por así decirlo, de este gran trabajo. Todas las imágenes se amplían haciendo clic en ellas:








Más, en una tercera entrega que saldrá publicada en julio.

lunes, 18 de junio de 2018

PROYECTOS ¿FALLIDOS?: Las telenovelas de Ivonne Reyes

Viernes de mediados de mayo. No era capaz de conciliar el sueño, así que me levanté y encendí la televisión. Era como la una y media de la madrugada y haciendo zapping caí en Telecinco. Emitían Volverte a ver, un programa de reencuentros y sorpresas presentado por Carlos Sobera. En aquel momento recibía en plató a Ivonne Reyes, que acudía para dar una sorpresa a alguien.
Para quien no la conozca, Ivonne Reyes es una venezolana que lleva viviendo en España veinte años y que es muy conocida por haber hecho distintos programas de televisión. Sobera conversó con ella y en un momento dado se produjo entre los dos el siguiente diálogo:
[CARLOS]: Siempre lo he envidiado, y tú lo has hecho… Tú has hecho telenovelas, ¿Cuántas? ¿Dónde? ¿Cómo?
[IVONNE]: Pues en Venezuela, en Colom… En Colombia, ahora [niega con la cabeza, como confundida]. En Miami… Y bueno, aquí [en España] series. En Venezuela y Miami, sí.

Oír esto que os acabo de reproducir hizo que saltase en mí una especie de alarma: recordé haber leído alguna entrevista en la que Ivonne aseguraba que se iba a Miami a grabar una telenovela.
Al día siguiente, movido por la curiosidad de saber qué telenovelas había hecho, me metí en Internet Movie Database (IMDb), esa gran base de datos en la que figura todo lo relacionado con actores, películas, series, telenovelas… Esta es su ficha como actriz:

Truhanes, ¿Quién da la vez?, Hermanos de leche, La sal de la vida, Este es mi barrio y Hostal Royal Manzanares son series españolas de los 90. Hechizo de amor sí es una telenovela, producida por Venevisión en el 2000, igual que La verdad de Laura, producida por Europroducciones y TVE en el 2002, en la que hizo un buen trabajo, las cosas como son. El resto, salvo Lady Kaña, que fue un programa de sketches en Telemadrid, son películas y cortos. Otra web parecida, RedTeatral, añade una tercera telenovela: El país de las mujeres, producida por Venevisión en 1998.
Sí. A la luz de estos datos, Ivonne Reyes ha hecho dos o tres telenovelas. Una o dos en Venezuela y otra en España. Entonces, ¿por qué asegura que ha hecho "telenovelas", en plural, "en Venezuela y Miami"? ¿Qué fue del proyecto del que hablaba en aquella entrevista que yo había leído? Me puse a investigarlo. Y aquí viene lo mejor, atentos.

Ivonne Reyes asegura en su propia página web haber sido “figurante en las telenovelas y modelo publicitaria en Miami”. Eso sí, no menciona ninguna. Buscando saber cuál era aquella telenovela que le habían ofrecido en Miami inicié una búsqueda en Google que arrojó los siguientes resultados. Fijaos en la progresión temporal:
-20 de febrero de 2007. Declara al periódico canario El día lo siguiente: “también me han llamado de Venezuela para hacer una participación especial en una telenovela, ya que por mis compromisos laborales no puedo ausentarme durante muchos días […]”. Vaya, un proyecto fallido.
-1 de octubre de 2011. En una entrevista para la web venezolana Lea noticias explica esto: “Estuve a punto de volver para grabar con Leonardo Padrón, uno de los grandes escritores que tenemos en Venezuela, pero me fue imposible porque estaba grabando aquí [en España] Tensión sin límites [un programa que presentó en Veo, en la TDT, en 2011]”. Y ya van dos.
-8 de marzo de 2012. En un encuentro con los lectores del diario Levante asegura que entre sus proyectos está el de hacer “una telenovela en Miami, para el verano”. Suma y sigue.
-18 de junio de 2013. Charlando con Vanity Fair, afirma sobre sus proyectos más inmediatos que “me han llamado para una telenovela en México y una película entre Venezuela y Los Ángeles y estoy esperando a ver si se cierra el trato”. Tampoco hubo telenovela en México.
-4 de marzo de 2014. El diario ABC dice de ella que “también intenta organizar su calendario para participar en una telenovela en Miami”.
-18 de abril de 2014. En relación a lo anterior ella misma afirma al diario El mundo que “tenía una telenovela que grabaría en Miami… Estamos revisando guiones y creo que me voy a quedar en España más que fuera”.
-5 de abril de 2017. En una entrevista con la revista Semana, Ivonne asegura que “voy a participar en una telenovela en México, estreno una película en España, Yerma, una nueva versión de la obra de Lorca, y estoy abierta a todo lo que me surja aquí en televisión”. ¿Adivináis qué pasó con esa telenovela?
Sí. Media docena de proyectos ¿fallidos? en una década. No ha podido ser ni en Venezuela ni en México ni en Miami. A Ivonne se le resiste volver al género, y eso que según ella, ha hecho telenovelas “en Venezuela y en Miami”.
Pensé que el síndrome Obregón, que consiste en hablar en las entrevistas de varios proyectos extraordinarios por todo el mundo y que al final acabe haciendo en España cualquier cosa, solo lo tenía Ana García Obregón. Pues no, Ivonne Reyes también lo tiene. No estoy diciendo que fuesen mentira todos esos proyectos, pero es que tantos... Resulta extraño, ¿o no?

domingo, 17 de junio de 2018

¿QUÉ FUE DE...? Jencarlos Canela

En abril de 2013 concluían las grabaciones de Pasión prohibida. Pese a que en aquel momento Jencarlos Canela, su protagonista, no cerraba las puertas a seguir haciendo telenovelas, aquella se convirtió en la última de su curriculum, al menos, hasta la fecha.

Este actor estadounidense, hijo de padres cubanos, debutó en el género de la mano de Telemundo en la telenovela Pecados ajenos (2007). Realizó después una pequeña participación en Doña Bárbara (2008). Aunque contaba con apenas veinte años, convenció al público, creando una legión de fans que le apoyaron en su sueño de conseguir su primer papel protagonista, algo que logró en el 2009, con Más sabe el diablo, una telenovela en la que compartió créditos con Gaby Espino, quien poco después se convertiría en su esposa y madre de su hijo. Tras una participación especial en Perro amor (2010), se convirtió en el protagonista de Mi corazón insiste (2011), junto a Carmen Villalobos. A finales del 2012 se convertía en Bruno Hurtado, el protagonista de Pasión prohibida, junto a la fallecida Mónica Spear. Como os decía hace unas líneas, esta es, hasta la fecha, su última telenovela.
¿Qué ha hecho durante estos años? Además de seguir con su trayectoria en el mundo de la música, un camino que había recorrido de forma paralela a la actuación, Jencarlos Canela dio el salto a la televisión estadounidense en habla inglesa de la mano de Eva Longoria, productora y protagonista de la serie Telenovela, una comedia ambientada en el género y que pretende mostrar, desde el humor, sus entresijos. NBC emitió entre 2015 y 2016 los doce episodios de la primera y última temporada de la serie, cancelada por sus bajos datos de audiencia. Fue también jurado en programas como Nuestra belleza latina.
¿Volverá al género? No lo descarta. De hecho, en estos últimos años su nombre apareció ligado a distintas producciones. En el 2014 estuvo a punto de convertirse en el protagonista de Lo imperdonable, en Televisa. Hubo rumores que lo vincularon también a A que no me dejas y Simplemente María, ambas producidas por Televisa en el 2015.
A sus treinta años, lo que le sobra es tiempo para volver y pienso que lo hará pronto. De las telenovelas que protagonizó solo vi Pasión prohibida, una telenovela memorable en la que tuvo una química tremenda con Mónica.

sábado, 16 de junio de 2018

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 11 al 15 de junio


*Datos de audiencia, según la media semanal en espectadores y cuota de pantalla (share) de las telenovelas latinoamericanas (excepto Fatmagül y Amor de contrabando) emitidas en abierto en España en horarios de sobremesa, tarde y prime time.

jueves, 14 de junio de 2018

CAZANDO GAZAPOS: Uno de "Amanda" [RESUELTO]

Como sabréis los habituales del blog, por ‘gazapo’ se entiende cualquier error, fallo o metedura de pata, con independencia de su dimensión o trascendencia, que se comete en una película, serie o, como es el caso, en una telenovela. Como ‘gazapos’ se engloban fallos de guión, de diálogo, de escena, de ambientación…
Este juego es un clásico del blog y se ajusta a las reglas que ya conocéis:
I. Cada ‘gazapo’ valdrá dos puntos. Eso es lo que se lleva todo aquel que lo vea. Las respuestas incorrectas no restan y se puede dar más de una respuesta, aunque en ese caso solo contaré la última.
II. La ‘recompensa’ es graduable. Si no se dice exactamente en qué consiste el ‘gazapo’ pero sí algo relacionado con ello, podré dar, por ejemplo, un punto, medio…
III. Los participantes deben comentar con seudónimo, firma o cuenta de Google, manteniendo siempre el mismo seudónimo, firma o cuenta.
IV. Cualquiera, en cualquier momento, puede comenzar a jugar y no es obligatorio participar en todos los ‘gazapos’ que se publiquen.
V. Los comentarios no se publicarán hasta que resuelva el ‘gazapo’, que será siempre el martes inmediatamente posterior al día en el que se haya colgado en la página.
VI. Quienes aporten algún ‘gazapo’ al juego tendrán una compensación de dos puntos por ‘gazapo’, que se sumarán una vez salga publicado.

Jucovi me proporciona el ‘gazapo’ que os traigo en esta ocasión. Es de Amanda (AG Producciones para Mega, 2016-2017). En la escena que tenéis a continuación, Amanda (Daniela Ramírez) entra a escondidas en el cuarto de Claudio (Álvaro Gómez), uno de los villanos. Una vez allí le coge el móvil y lo desbloquea gracias a que la noche anterior había visto a Claudio teclear la contraseña.
Con el teléfono desbloqueado, Amanda lee y escucha varios mensajes de Whatsapp:

De esta escena se pueden comentar seis cosas –no descarto que incluso alguna más que ni Jucovi ni yo hayamos visto-. Hemos decidido dar los dos puntos del juego a quien señale, por lo menos, cuatro de esas seis cosas que se pueden comentar.
Aconsejo, como siempre, verlo en pantalla completa. El martes resuelvo.


RESUELVO [Todas las capturas se amplían pinchando en ellas]:
El primer ‘gazapo’ que contiene esta escena es muy evidente. Cuando Amanda consigue desbloquear el teléfono, este marca las 10:26 PM. Apenas unos segundos más tarde, ya en el Whatsapp, pasa a marcar las 12:22 PM.


En las capturas anteriores podéis apreciar también el segundo ‘gazapo’. Tras desbloquear el teléfono, se observa que este tiene un 23% de batería que se convierte por arte de magia en un 79% apenas unos segundos más tarde.  

El tercer ‘gazapo’ obliga a echar un vistazo al flashback que ocurre la noche anterior. En ese flashback se aprecia que el teléfono apunta una fecha: 12 de diciembre de 2016. A la mañana siguiente Amanda encuentra en el Whatsapp conversaciones de los días 25 y 23 de diciembre de 2016, además de alguna fechada en ayer, lo que muestra una discordancia total entre las fechas:

En el Whatsapp se encuentra el cuarto ‘gazapo’. Claudio tiene dos conversaciones exactamente iguales pero en días diferentes (una el 23 y la otra el 22), con un número, el 569490021, que le dice lo mismo: “cómprala o la compro yo jajaja”:

En uno de los chats se halla el quinto ‘gazapo’. Claudio ha conversado con un periodista de nombre Vicente, que es el único contacto que no tiene fotografía. Lo normal en Whatsapp es que en la lista de chats realizados aparezca el último mensaje, enviado o recibido, de cada conversación. Según esto, el último Whatsapp del chat con Vicente sería “Ya tenemos título […]”. Sin embargo, en el chat se aprecia que el último mensaje es un mensaje de audio de Vicente:

Y en ese mismo chat se encuentra el sexto ‘gazapo’. Amanda lee los mensajes escritos y reproduce el audio enviado por Vicente. Tras ello reproduce un audio con el que Claudio ha respondido a Vicente. Un audio fantasma, pues no aparece en la conversación de Whatsapp:

Reparto puntos. Como os decía, ante un escena con tanta miga Jucovi y yo habíamos decidido dar los dos puntos a quien comentase, por lo menos, cuatro de estas seis cosas. De ahí para abajo habría una graduación en la recompensa: un punto y medio para quien comentase tres, un punto para quien señalase dos y medio para quien apuntase una. Así las cosas, la clasificación queda de la siguiente manera:

Es increíble el juego que ha dado esta escena, porque además de estos seis ‘gazapos’, habéis apuntado más cosas. Pienso que sí que hay otro ‘gazapo’, que tiene que ver con el reloj de Amanda, que desaparece tanto en algunos de los planos en los que se le ve manejar el teléfono con las manos como en otros en los que está a cuerpo entero. Os lo he contado como ‘gazapo’ a aquellos que lo habéis apuntado.
También hay otro ‘gazapo’ que apunta Silca: en el teléfono el chat aparece con el nombre de Vicente periodista pero en los Whatsapp visibles solo como Vicente.
Con el tema de las pantallas de inicio he tenido que informarme, por una sencilla razón: ninguno de mis teléfonos, ni el personal ni el que uso para contestaros cuando me escribís tienen contraseña, patrón de bloqueo o cualquier otro sistema de seguridad. Soy consciente de que es un plus de seguridad, pero pienso que es algo que te hace perder tiempo. Respecto a la pantalla con la aplicación del tiempo, es posible que Claudio la estuviese usando y bloquease el teléfono, sin cerrarla, con lo que al desbloquearlo, según me han contado, el teléfono volvería a esa aplicación.
Lo que se ve antes de que Claudio lo desbloquee es una especie de pantalla solo para notificaciones, con fecha y hora, que parece que tienen los teléfonos con algún sistema de seguridad en el bloqueo y anterior al desbloqueo. La de Amanda es la pantalla que sigue al desbloqueo, la principal del teléfono.
No he entendido un comentario sobre unos zapatos, pero si se me explica con minutaje y hay ‘gazapo’, no tengo inconveniente alguno en dar los puntos correspondientes y actualizar la tabla.

Este viernes jugamos con un nuevo ‘enigma’ con pistas de audio. El próximo ‘gazapo’ saldrá publicado el jueves 28 de junio. Es de Cuando me enamoro (Televisa, 2010), me lo pasa Altair y tiene, como este de Amanda, mucha miga.
Será el último, antes de algo especial para despedir el juego que tengo pensado para julio. Ya os contaré.

miércoles, 13 de junio de 2018

MIS DESVARÍOS: ¡No disparen al guionista!

No he encontrado mejor manera para introducir aquello de lo que os quiero hablar hoy que los seis emoticonos que tiene Facebook para reaccionar ante las publicaciones que se hacen en esa red social:

Seis dibujitos que representan bastante bien los seis estados de ánimo posibles que como espectadores podemos sentir una vez visto el final de la telenovela de turno o de alguno de sus personajes más importantes:
-Bah, estuvo bien.
-Me encantó.
-¡Qué bueno!
-Espera… ¿Me he perdido algo?
-¡Qué pena!
-¡No puede ser! ¡Pero qué m**** es esta!

Todos hemos experimentado esas seis sensaciones con diferentes telenovelas. Nos implicamos tanto con los personajes que es inevitable no sentir con el final que otros, los guionistas, les deparan.
Soy de los que piensan que esto que os acabo de contar forma parte de las reglas del juego del género y casi de la vida en sí. Hay cosas que nos gustan o nos convencen y otras que no. Y por mucho que nos enfade el final de un personaje o de una telenovela, hay que aceptarlo, con independencia de lo que nos haya parecido. Es una decisión que emana de la libertad que como creadores tienen quienes la desarrollan (a veces también participada por los actores) y no hay más que hacer. Me parece muy absurdo que haya quienes pidan que se resucite a un personaje o que se saque una continuación de determinada historia solo para satisfacer sus ansias de seguir disfrutando o del personaje o de la historia. O peor aún, que haya personas que hayan llegado a proferir amenazas a productores y guionistas para que resuciten a determinados personajes. Supongo que algunos tendréis ejemplos en la cabeza, igual que los tengo yo. No voy a mencionar ninguno, para evitar 'spoilers'. 
Aunque me haya referido a las telenovelas, esta reflexión es válida para cualquier otro género audiovisual: nos implicamos mucho con todo tipo de contenidos en los que vemos a los personajes en carne y hueso a través de actores y actrices. Si estamos leyendo una novela y el protagonista muere al final, aunque no lo consideremos justo, no le damos tanta importancia.
No quiero decir que sea malo, al contrario. Que reaccionemos, bien o mal, es siempre positivo. Sin embargo, no se acaba el mundo porque se haya muerto un personaje o se haya terminado una telenovela. Está bien implicarse, pero siempre con moderación.