domingo, 15 de octubre de 2017

MIS DESVARÍOS: Llamando las cosas por su nombre

Fijaos en la fotografía y quedaos con los cinco títulos que en ella aparecen. Luego os cuento por qué:

Hace algo más de año y medio alertaba en una entrada del peligroso uso de la palabra “serie” para hacer referencia a una telenovela de las de toda la vida. En aquel entonces, recuerdo que critiqué que se usase ese término para hacer referencia a productos que no eran más que telenovelas más cortas, o quizás con alguno de esos nuevos tintes que se están imprimiendo al género.
Ahora, tiempo después, me veo obligado a hacer una nueva entrada, con la situación mucho más agravada: el género va camino de perder el nombre. Sí. Ya no se producen telenovelas, ahora todo son series. Lo peor es que el propio género rechaza ahora ese término que siempre se ha usado.
Telemundo, Televisa, RCN, Caracol… Cualquiera de las grandes productoras, en las presentaciones de sus últimos productos han evitado usar la palabra “telenovela”, con independencia del número de capítulos que tenga. “La piloto” fue una serie, según Televisa. Telemundo presentó “La Doña” como una serie dramática. RCN hizo lo propio con “La ley del corazón”. ¿Sigo?
No es algo nuevo. En España todas las telenovelas producidas por TVE, Telecinco, Antena 3 o Cuatro se presentaron en su día como “series”, “seriales diarios” o “series de sobremesa”. Claro, que aquí puede que entren en juego las connotaciones negativas que muchos tienen hacia el género, de ahí que se evite hablar de telenovelas.
Sin embargo, no entiendo este cambio en Latinoamérica. Las telenovelas han sido desde siempre sello de identidad de México, Colombia, Brasil, Argentina, Chile, Perú… Han hecho de oro a personas y empresas y han propiciado que se desarrollase el turismo, que se conociese la cultura de cada país, su lenguaje… ¿A qué viene lo de usar la palabra “serie”? ¿Vergüenza sobrevenida de lo que se lleva haciendo décadas? No creo. ¿Afán por equipararse así a contenidos como los que ofrece Netflix, por ejemplo? Quizás. Pero es un error grave y que, por el camino que llevan, va a ser irreversible.

No. No se puede dejar de llamar a una cosa por su nombre, de incluirla en la categoría a la que pertenece, aunque se use otro nombre parecido o se pretenda incluir en una categoría que, en teoría, parece más prestigiosa. En la fotografía del comienzo tenéis un Código Civil, una novela de espías, una novela histórica, una comedia clásica y un recetario. ¿Os imagináis, por ejemplo, que alguien le preguntase a Aristófanes por su libro? Con el carácter que se gastaba, lo más seguro es que le soltase un “es una comedia, gilipollas”.
Lo mismo, quizás con menos descaro, respondería Le Carré a quien le dijese algo del tipo de “me ha gustado mucho tu libro”. “¿Qué libro? Yo solo escribo novelas”, podría contestarle, teniendo en cuenta que es un tipo muy sutil y educado.
“Menudo libro más tocho que os currastéis, pavos”, podría decirle un joven de hoy en día al grupito de legisladores que en 1889 promulgó el Código Civil español y a los que después se encargaron de reformarlo en cientos de ocasiones. “No se trata de un libro, sino de un Código, un compendio jurídico”, le espetaría cualquiera de ellos.
Tres ejemplos que me sirven para incidir en que a las cosas tienen el nombre que tienen, aunque algunos traten de ocultarlo o cambiarlo por otro. No. No son series, son telenovelas, un género con unos cuantos subgéneros: telenovelas de misterio, policíacas, narconovelas, bionovelas… Pero telenovelas, a fin de cuentas. Un género con identidad propia que solo tiene en común con las series un componente de ficción y la parte de la técnica con la que unas y otras se llevan a cabo.

Siempre quedaremos los que, como yo, no aceptemos el cambio de término y sigamos hablando de telenovelas, aún a contracorriente de la tendencia que parece ser que sigue la mayoría, o al menos, los que mandan en el género. 

7 comentarios:

tessa dijo...

Gafemo, no ves que quieren modernizarse, se ponen que son series y quitan lo del " culebrón " ( lo siento)
A que te tienes que cambiar tu logotipo....jaja " Hablemos de series"... ( no pega mucho)
PD No ves que van a renovar la Constitución también???? Vaya lío que llevamos con la política!!!
Saluditos

jucovi dijo...

Yo las españolas no las considero telenovelas. Para mí, una de las características de las telenovelas es que deben tener un principio y un final. En España se hicieron telenovelas como El secreto o La verdad de Laura, pero lo que se hace ahora para mí sí son seriales o "soap operas" porque están pensadas para ir renovando constantemente elenco y tramas y que sean "interminables".

En cuanto al resto, completamente de acuerdo. No entiendo que en Latinoamérica, la cuna de las telenovelas, se avergüencen así del género. Podría entender que Telemundo llamara "superseries" a sus telenovelas por temporadas (¿aunque por qué no "supernovelas"?), pero ya que a las telenovelas de temporada única las llamen series... Y ya con Televisa sí que me pierdo, cuando distinguen en sus premios entre telenovelas y series, no sé con qué criterio. Yo veo ahora mismo Caer en tentación y es una telenovela, muy novedosa y arriesgada, pero telenovela. Si cada vez que se hace una buena telenovela que se salga de los tópicos del género la llamamos serie, vamos a terminar considerando solo telenovelas a los bodrios de Nathalie Lartilleux.

Lo último ha sido ver cómo Nova anuncia Fatmagul. "Nova te trae la serie que conmocionó a todo un país y se convirtió en un fenómeno mundial. Una historia que ha revolucionado el mundo de las series". Por favor, ¡que es un canal de telenovelas! Entre que está doblada y la anuncian así, el público del canal, que lo que quiere es ver telenovelas, va a pensar que es una serie y no la va a ver.

tessa dijo...

Asi se nos ha ido " la ley del corazón"
Hay seguidores en NOVA que no pasan de gavilanes y frijolito!!
( siento los fans) pero de innovar ni mu....mira la lista del sabado, con esto ya está todo dicho....

Rocio dijo...

Yo tampoco entiendo ese cambio de denominacion
Como si las telenovelas fuesen menos que las series,y no,no lo son
Las telenovelas hace mucho que existen,y cuando aqui en España se hicieron famosas fueron un boom,aunque muchos lo nieguen
Y las relegen a un genero de categoria menor,que segun esa gente,solo ven,parados y amas de casa
Y yo creo que aunque ahora no esten en su mejor momento en la pequeña pantalla en nuestro pais
Si hay otros muchos medios en donde arrasan
Coincido con Jucovi,yo las producidas tampoco las considero telenovelas
Excepto cuando en su dia se producian algunas con tintes telenoveleros como bien dice Jucovi:La verdad de Laura o El secreto por ejemplo
Saludos

Amaya dijo...

Fatmagul es una serie, porque es su país de origen Turquía se emitía un capítulo cada semana, lo mismo que las series que emite España a la noche....otra cosa distinta es cómo las emite Latinoamérica que son en formato telenovela....y evidentemente aquí también será así porque la emitirán diariamente. En Turquía aparte de estas series también emiten telenovelas pero en este caso no es así. Un saludo

Altair dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Tessa, Nova innova poco desde hace un poco tiempo. Y ahora con el inicio de temporada, están repitiendo más que nunca. No sé cómo terminará todo esto, si encauzan el canal con estrenos o seguirán repetición tras repetición. Además, las audiencias de esta semana son bastante bajitas.

GAFEMO dijo...

Buenas tardes:

@Tessa... Antes me retiro que cambiar el nombre del blog a "Hablemos de series". Por ahí no paso. Entiendo que hay que renovarse y todo lo que tú quieras, pero no pienso renunciar a la palabra "telenovela", por mucho que la industria me lleve la contraria.

@Jucovi... Completamente de acuerdo contigo en lo de las españolas. Son "soap operas", no lo podías haber dicho mejor. Copian el modelo que funcionó hace unas décadas en los EEUU y van tirando. Yo las considero telenovelas una vez que terminan definitivamente, teniendo así ese elemento tan típico del género que es un final.
No entiendo y me preocupa esa moda de que los propios productores hablen de "series", como ocurre en Telemundo o que distingan, cuando no hay nada que las diferencie, entre "series" y "telenovelas", como ocurre en el resto de casas productoras. Televisa ha vendido "La doble vida de Estela Carrillo" como una serie y "El vuelo de la victoria" como una telenovela. ¿Qué las diferencia? Únicamente que una es más corta que la otra y puede que tenga un poco más de presupuesto, pero eso lo ha habido siempre: telenovelas más cortas y más largas, con más y con menos presupuesto.
Y luego está lo que tú comentas. Ni ellos mismos se aclaran a veces, porque con "La candidata" hablaron de serie y al final a efectos de los TvyNovelas entró como telenovela. Lo mismo le pasó hace poco a "La ley del corazón" en Colombia.

@Rocío... Hoy en día hay telenovelas con más presupuesto que muchas de las series que se producen. Y en cuestión de técnica tampoco tienen nada que envidiar. Ahora mismo una telenovela de 90 capítulos puede competir al tú por tú con una serie de 13, por ejemplo, en presupuesto y en realización, algo que antes no pasaba.
No entiendo que justo ahora, con ese buen momento que están pasando (las audiencias ya son otra cosa), les dé por lo de llamarlas "series".

@Amaya... Y con dos temporadas, según tengo entendido, ¿no?

@Altair... La temporada no pinta bien con tanta repetición. Da la impresión de que están un poco perdidos, aunque anden anunciando algún estreno. A ver qué pasa...

Saludos!