lunes, 1 de mayo de 2017

ME CHIRRÍA: Obsesionados con los lápices

Permitidme que os muestre algo antes de entrar en materia:

Eso que veis en la imagen es el bote de bolígrafos que tengo en casa, encima de mi escritorio. Como veis, un bote normal y corriente, quizás un poco lleno, con bolígrafos que son casi todos de publicidad de hoteles, bancos, empresas con las que contratas algo…
No tengo fotografía del que tengo en el trabajo, pero os aseguro que en cuanto a contenido es exactamente igual, quizás con algún que otro boli BIC, que yo no uso en mi día a día porque soy de Pilot. De ahí también que tenga bolígrafos en ese bote que me han dado hace la tira de años y que no he usado.
¿Cuántos lápices veis en la imagen? Os lo digo yo. Hay uno, un Noris, que no se ve, porque está bastante gastado el pobre.
En el del trabajo, lo mismo: un solo lápiz.

Seguramente pensaréis que a qué viene esta chorrada. En efecto, puede parecer una chorrada, pero tenía que comentarlo. ¿Alguna vez os habéis fijado en que en las telenovelas ocurre lo contrario: mayoría aplastante de lápices y uno o dos bolígrafos? Es algo que sucede, en particular, en las telenovelas mexicanas. Voy con varias muestras:

Primera: “Vuelve temprano”. Sobre estas líneas tenéis una captura del escritorio del personaje de Mario Cimarro, un agente de la Policía. Prestemos atención al bote: ocho lápices, dos bolígrafos rojos y algo que parece que sean unas tijeras, por la forma, de color negro.

Segundo ejemplo: “Mujeres de negro”. Algo así como un mostrador en la entrada a una cárcel. En el bote, seis lápices: cuatro de color amarillo, uno verde y otro azul, de esos que llevan goma de borrar al final. Solo hay un bolígrafo, que es el que tiene en la mano la funcionaria que atiende el mostrador.

Tercer y último ejemplo: “El Chema”. El que veis es un abogado en su oficina. Ante él, un bote lleno de lápices: doce cuento yo. Casi todos con goma en la parte superior. Entre ellos se aprecia un bolígrafo rojo y lo que podría ser uno negro.

Tres telenovelas, de distinto tono y diferentes productoras y ahí tenéis lápices para dar y tomar. Entiendo que será más barato para la productora comprar lápices que bolígrafos, pero no resulta creíble. Si yo voy al despacho de un abogado y veo un bote lleno de lápices no me tomo en serio nada de lo que me diga, lo siento. Y lo mismo si voy a una comisaría. 
Quiero pensar que sea por ahorrar costes... Dejo la pelota en el tejado de los que leéis este blog desde el otro lado del charco. A ver qué me contáis... 

5 comentarios:

Rocio dijo...

ola!pues no me habia fijado que tenian mas lapices que boligrafos,yo es que soy mucho de boligrafo y poco de lapiz
Como que me parece mas practico el boli,el lapiz con eso de que se borra facil no es tan util
Saludos

tessa dijo...

Yo sí me habia fijado, por decoración veo que lo utilizan a veces, ves la pared verdecita o naranja y el lapiz del mismo color! Los bolis diferentes no pegan tanto, sino son todos o rojos o negros!

Gafemo (Hablemos de telenovelas) dijo...

Buenas noches...

@Rocío... ¡A muerte con el bolígrafo! Yo soy incapaz de escribir con lápiz. Quizás por eso me llama tanto la atención esto que pasa en las telenovelas.

@Tessa... Cierto es lo de las combinaciones de los lápices con las paredes. Igual por eso no usan bolígrafos...

A ver si alguien del otro lado del charco nos comenta un poco los usos de escritura por allí, si se usan más lápices o bolígrafos...

Un saludo!

Daniel dijo...

Gafemo yo trabaje en una Notaría acá en México y si se usan poco los lapices solo para tomar medidas,del predio pero en actas Y documentos todo es con bolígrafo.

Lucia Dasilva dijo...

En la PGM en La fiscal de hierro pasa lo mismo, por cada bolígrafo tienen tres lápices; por precio no creo que sea, porque en cualquier papelería vale lo mismo un boli bic que un lápiz.
Yo soy de varios cubiletes, pero en el de bolígrafos solo tengo dos o tres lápices, el resto son bolígrafos, pero variados. Los que no suelo usar son los de publicidad, pero los Milan o algún pilot sí 😂😂
Saludos.