lunes, 16 de enero de 2017

¿QUÉ FUE DE... María Rubio?

Si os hablo de Catalina Creel, os estoy hablando de María Rubio, la actriz que en 1986 interpretó a una de las villanas más emblemáticas del género. No era su primera telenovela (de hecho, había debutado en el género veinte años antes, en 1963), pero fue una de las que más caló en el público y que más fama y proyección le dio. A Catalina Creel la siguieron otras villanas en telenovelas como "Imperio de cristal" (1994), y personajes de peso en historias como "No tengo madre" (1997), "Amor gitano" (1999), "Salomé" (2001), "Las dos caras de Ana" (2006), "Querida enemiga" (2008) o "Una familia con suerte" (2011), todas producidas en Televisa. Precisamente "Una familia con suerte" fue su última telenovela y supuso, además, su última incursión en la actuación, tras una trayectoria de más de cuarenta años plagada de telenovelas, películas y obras de teatro.
¿Qué fue de María Rubio? Como os decía, tras "Una familia con suerte" no se le ha vuelto a ver el pelo. La causa la ha apuntado ella misma en varias entrevistas posteriores: prefirió retirarse con dignidad antes que trabajar hasta que la muerte o la salud lo impiden, como hacen muchos actores y actrices.
A sus 83años, María lleva una vida tranquila, en su casa del sur de la Ciudad de México alejada de la actuación. Su hijo declaraba que de vez en cuando echa de menos trabajar, pero que en los últimos años no le ofrecían ningún personaje interesante, "más allá de abuelitas con bastón o en silla de ruedas". Eso sí, fiel al género, su hijo aseguraba que "le siguen encantando las telenovelas, las destroza, las critica...". Mentalmente está genial, y físicamente, según comentaba su hijo, solo tiene un pequeño problema de salud en un pie.
Por cierto, a modo de curiosidad, su hijo es Claudio Reyes Rubio y está muy ligado al género que tanta fama le dio a su madre, como director de telenovelas como "Tres veces Ana" (2016), "Lo que la vida me robó" (2013) o "Abismo de pasión" (2012), entre otros muchos títulos.
Volviendo a María, deseo que viva tranquila este merecido retiro. No pierdo la esperanza, no obstante, de que cambie de opinión y vuelva al género con un personaje fuerte, hecho a la medida de una actriz de su calibre. 

No hay comentarios: