domingo, 24 de septiembre de 2017

REUTILIZANDO: "Enamorándome de Ramón" y sus 'reutilizandos' decorativos

Las telenovelas fomentan como ningún otro género eso de dar una segunda vida a los objetos (en algunos casos, hasta una tercera y alguna más). Recojo en esta entrada algunos ejemplos de cómo absolutamente todo puede reutilizarse. Todos ellos cortesía de Lucía Dasilva, que tiene mucho ojo y mucha memoria. A mí me sería imposible acordarme de tantos detalles…

Primer supuesto. Los protagonistas, dos jarrones multicolor, pintados en malva, blanco y azul verdoso. En “A que no me dejas” (Televisa, 2015), eran parte de la decoración del apartamento de Ileana (Martha Julia) y Carolina (Jade Fraser).
 

En otro apartamento de otra telenovela han vuelto a hacer acto de presencia. En concreto, en el que alquila Sofía (Fabiola Guajardo) en el DF en la telenovela “Enamorándome de Ramón” (Televisa, 2017).  

También para “Enamorándome de Ramón” Lucero Suárez recuperó un cuadro que había sido parte de uno de los decorados de “El color de la pasión” (Televisa, 2014).
 

El cuadro en cuestión, con los nombres de varias calles de Nueva York, se encontraba en “El color de la pasión” dentro de la decoración de la habitación de Rodrigo (Mariano Palacios). En “Enamorándome de Ramón” es parte del decorado de la habitación de Francisco (Gonzalo Peña).

Y hablando de cuadros, Lucía  y yo seguimos en la búsqueda de la identidad del personaje que se esconde tras un cuadro que Lucero Suárez ha usado en sus últimas telenovelas. Ya os había comentado que aparecía en "La vecina" (Televisa, 2015) y en "Enamorándome de Ramón", pero es que también ha sido visto en “De que te quiero te quiero” (Televisa, 2013). En concreto, en la casa de la madre de Eleazar (Marcelo Córdoba) en Tuxtan (Veracruz) y también en el piso al que se muda, capítulos más tarde, en el Distrito Federal:

Esperamos respuesta. Tenemos mucha curiosidad por saber quién es ese hombre.

sábado, 23 de septiembre de 2017

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 18 al 22 de septiembre


*Datos de audiencia, según la media semanal en espectadores y cuota de pantalla (‘share’) de las telenovelas latinoamericanas emitidas en abierto en España en horarios de sobremesa, tarde y ‘prime time’, salvo "La ley del corazón", que se emite por las mañanas.

**Precisamente, al hilo de "La ley del corazón", me gustaría hacer un pequeño análisis de su primera semana emitiéndose a las 11.00 h. Como veis en la tabla, ha obtenido 51.500 espectadores de media, con un 1,81% de cuota de pantalla. Ha bajado en espectadores, lo que era lógico, pero ha subido en cuota, al emitirse en un horario con el consumo mucho más bajo que el que tenía.
Se emite justo después de la repetición de "Bajo el mismo cielo", que esta semana ha promediado 47.500 espectadores y un 1,84% de 'share' y antes del enésimo pase de "En nombre del amor", que esta semana ha tenido una media de 60.000 espectadores, con un 1,73% de cuota de pantalla. Lo habitual en las cadenas de televisión es que la audiencia suba conforme va pasando la mañana y en esa tónica, "La ley del corazón" ha encajado bastante bien. Sube un poco la audiencia de "Bajo el mismo cielo" y deja un buen colchón a "En nombre del amor", contando además con mejor cuota que esta. 

viernes, 22 de septiembre de 2017

ENIGMA: ¿Qué telenovela es?

Es el otro gran juego del blog, junto a los ‘gazapos’. Aunque apenas lleva unos meses de rodaje, os ha gustado mucho y de cara a esta temporada viene con novedades.

La primera, que se combinarán dos tipos de ‘enigmas’. Sí. Cada mes se publicarán dos ‘enigmas’: uno será acústico y el otro, de carátulas, como los que habéis visto hasta ahora.

El enigma acústico se rige por estas reglas:
I. Cada ‘enigma’ tiene tres pistas, referidas siempre a una telenovela emitida en abierto en España:
-La primera, un ‘soundtrack’.
-La segunda, un pequeño diálogo entre personajes.
-La tercera, un trocito de la canción de entrada, aunque transformada (instrumental, tarareada, al revés…).
La primera se publicará el viernes, la segunda, el sábado y la tercera, el domingo. Las dos primeras se centrarán siempre en los protagonistas y/o villanos. Cada pista tendrá una duración máxima de cincuenta segundos. 
II. La ‘recompensa’ es graduable. Si se acierta con la primera pista, tres puntos. Si se necesita de la segunda, dos. Si se acierta con las tres, uno.  
III. Los participantes deben comentar con seudónimo, firma o cuenta de Google, manteniendo siempre el mismo seudónimo, firma o cuenta. Podéis dar varias respuestas, pero solo se tendrá en cuenta la última.
IV. Cualquiera, en cualquier momento, puede comenzar a jugar y no es obligatorio participar en todos los ‘enigmas’ que se publiquen.
V. Los comentarios no se publicarán hasta que resuelva el ‘enigma’, que será siempre el martes inmediatamente posterior al día en el que se haya colgado en la página.

Cualquier aclaración que consideréis oportuna, aquí estoy para proporcionárosla. 

Voy con el primero y su primera pista:
video

Segunda pista, el diálogo:
video
Última pista:
video

jueves, 21 de septiembre de 2017

MI VIDA Y LAS TELENOVELAS: Mi curioso "encuentro" con una lectora

Lo que hoy os voy a contar es real. Lamento no haber publicado con anterioridad esta entrada, pero todo ocurrió a mediados de julio, con el concurso de críticas en su fase final y las últimas entradas de la temporada ya programadas y que versaban sobre cuestiones de actualidad en aquel momento (como la salida de Altair Jarabo de la telenovela que estaba protagonizando o los Premios Tu Mundo).

Como os decía, mediados de julio. Jueves 14, a eso de las ocho de la tarde. Voy como ocupante de un autobús interurbano que se detiene en un semáforo de la calle Hermanos Menéndez Pidal, una de las arterias de Oviedo, con seis carriles, tres en cada sentido. 
Soy muy de fijarme en qué van haciendo los de los otros coches cuando viajo en autobús y especialmente, cuando el autobús se detiene en un semáforo. Aquel día no fue la excepción y me dio por mirar qué hacían los ocupantes del que estaba parado en el carril de al lado. 
Así que giré la cabeza y me llevé una grandísima sorpresa, ya que la copiloto estaba leyendo en su teléfono, de considerable tamaño, una entrada de este blog. Por las muchas imágenes que contenía lo que estaba leyendo, quizás, una crítica de las publicadas aquellos días en el concurso. No os imagináis lo contento que me puse al reconocer la cabecera de la página y el diseño de la versión para móviles, que es más simple que el que hay para ordenadores. Si llego a ir en coche, conociéndome, bajo la ventanilla y le doy las gracias, aun a riesgo de parecer un loco. Pero el autobús es el autobús y no solo no tiene ventanillas, sino que además, era un interurbano, que son más altos que los urbanos. Por eso únicamente pude verle las manos con las que sujetaba el teléfono y las piernas, ya que llevaba pantalones cortos. No sé más de la mujer. No sé si era rubia, morena, pelirroja, joven, mayor…  Nada.
Tampoco sé si se trataba de una lectora habitual o de una lectora de esos muchos que buscan algo en Google sobre el género o una telenovela en concreto y acaban llegando aquí.

En cualquier caso, no quería dejar pasar la ocasión, por si leyese esta entrada, para dar las gracias a aquella mujer que el 14 de julio viajaba como copiloto a bordo de un Megane blanco, con matrícula –HVV, que al ponerse en verde el semáforo salió en dirección a la Avenida Padre Vinjoy, mientras que mi autobús siguió hacia la calle Muñiz Toca.  
En los años que llevo blogueando, casi nueve en el otro blog que coordino y cuatro en este, nunca me había pasado algo igual. Con lo contento que me puse, ojalá me vuelva a pasar alguna vez más. 

miércoles, 20 de septiembre de 2017

CRÍTICA: "La candidata" (Televisa, 2016-2017)

Me pareció una historia diferente, ambientada en un mundo, el de la política, que pese a afectarnos a todos pocas veces se aborda en el género. No fue lo único que me atrajo de esta telenovela, también que fuese una historia original, producida por Giselle González y con la gran Silvia Navarro como protagonista fueron otros motivos que me llevaron a verla.
La comencé a principios de junio y la terminé a finales de julio. Esta es mi crítica de “La candidata” (Televisa, 2016-2017).

[¡OJO! Si estás viendo esta telenovela o tienes pensado hacerlo, quizás no deberías leer esta crítica. Puede contener ‘spoilers’ que hacen aconsejable su lectura después de haber visto la historia].

SINOPSIS
*Logotipo de la telenovela.
Regina Bárcenas (Silvia Navarro) y Alonso San Román (Rafael Sánchez-Navarro) llevan más de dos décadas casados. Ella es senadora y él, gobernador de la ciudad más importante de México. Mientras que ella es una mujer empecinada en hacer política para el pueblo, y en particular para aquellos que más necesidades tienen, él es un político corrupto, obsesionado únicamente con ser presidente de México. Militantes del mismo partido, la personalidad y capacidad de liderazgo de Regina comienza a generar una marcada rivalidad con su marido cuando los líderes del partido la tientan para convertirse en candidata a la presidencia.
Los problemas en el matrimonio crecen cuando al Senado llega Gerardo Martínez (Víctor González), que se convierte en el líder de la oposición en la cámara y con quien Regina mantuvo una relación en su época universitaria.
La personalidad y las ideas de Gerardo, muy afines a las de Regina, hacen que ambos reanuden su relación, justo en el momento en el que Regina anuncia su intención de concurrir a las elecciones a la presidencia de México, con nuevo partido, MAS (Mujeres en Acción Solidaria) que funda tras abandonar el PRN, la formación de su marido, tras descubrir la corrupción y las malas mañas que reinan en ella.
Contará en su aventura hacia la presidencia con el apoyo de Gerardo, también candidato, por el partido opositor, pero no con el de Alonso, su principal rival en los comicios.
Regina deberá sacar adelante su candidatura en un mundo, el de la política, en el que las mujeres han permanecido relegadas en un segundo plano y en el que abundan negocios turbios y personas dañinas, algunas muy cerca de ella. 

DATOS y TRÁILER
61 capítulos. México. Televisa, 2016-2017. Productora: Giselle González.

PERSONAJES y ACTUACIONES
*Víctor González y Silvia Navarro, Gerardo y Regina.
Silvia Navarro encabeza un elenco potente, una de las principales bazas de la historia. Silvia ha sacado sin problemas, con mucha naturalidad, a Regina y se la ve muy implicada con el personaje y con todo por lo que la pobre senadora pasa a lo largo de la historia. Es un personaje distinto a lo que había hecho en el género, pensado para transmitir al público la imagen de que las mujeres son tan o más válidas que los hombres en la política y pensado para destacar la independencia de la mujer moderna.
Junto a ella está Víctor González, como Gerardo, la versión masculina de Regina, aunque divorciado. Gerardo y Regina son almas gemelas. Víctor ha hecho un muy buen trabajo, también con mucha naturalidad. Se nota que conocía a Silvia y que hay buena relación entre ellos, ya que tienen escenas en las que muestran una gran complicidad.
Rafael Sánchez-Navarro es Alonso, el marido de Regina. No es solo eso, es su antítesis, en el plano político y en el personal. No es un villano al uso, de hecho, para mí no es ni un villano. Es un tipo normal y corriente, con el poder subido a la cabeza y la libido disparada, lo que le lleva a constantes conflictos con Regina, con su hijo y con medio mundo. Sánchez-Navarro es un actorazo y lo vuelve a demostrar en esta ocasión.
Nailea Norvind, como Teresa, cierra el cuarteto principal. Teresa es la desequilibrada y ludópata exmujer de Gerardo. No había visto a Nailea nunca en ninguna telenovela y ha sido una gratísima sorpresa. Ha bordado el papel, pese a los altibajos emocionales y psicológicos que tiene Teresa a lo largo de la historia y que hacen que sea un personaje duro a la hora de interpretarlo. Teresa demuestra también que Gerardo es un santo… ¡Menuda paciencia tiene con ella pese a los problemas que no deja de causarle!
Ambas parejas tienen hijos. Regina y Alonso, a Emiliano (Federico Ayos), un joven veinteañero que es un poco alocado, todo lo contrario a Ximena (Karla Farfán), la hija de Gerardo y Teresa, de la misma edad. A él no lo conocía y desconocía también que era hijo de Diego Olivera y Mónica Ayos. En general me ha gustado cómo ha llevado el personaje, especialmente al final, cuando parece asentar cabeza tras llevar unos cuantos de esos bofetones que da la vida. A ella la recordaba de “Mi corazón es tuyo” y aquí la verdad es que me ha gustado mucho más, ya que la he visto más suelta. Ambos han conseguido una gran química con sus padres en la ficción, él con Silvia y ella con Víctor.
En la historia tienen también su peso las familias San Román y Bárcenas.
*Patricio Castillo interpreta a Omar.
En la primera se encuentran Patricio Castillo, como Omar, y Helena Rojo, como Natalia, los padres de Alonso. Sinceramente, Omar y Natalia son mis personajes favoritos, gracias a su historia y al magistral trabajo que han hecho tanto Patricio como Helena. Por algo son dos de los grandes primeros actores con los que cuenta el género. Patricio brilla como Omar, un hombre déspota y celoso, vieja gloria política que aún tiene su peso en el partido y que es un villano en toda regla para Natalia, su esposa, una dulce mujer cansada del maltrato al que su esposo la somete y que busca cariño en hombres más jóvenes.
Junto a Omar y a Natalia aparecen dos mujeres y un hombre. Las mujeres, Marcia (Michelle González) y Magda (Verónica Langer). Marcia es una prostituta que llega a la vida de Omar gracias a un plan muy bien trazado por su consuegro, que acaba dando mucho juego en la historia, con el magnífico trabajo hecho por la actriz. Magda es la antigua amante de Omar y secretaria de su hijo. Es un personaje al que no le he encontrado ningún interés.
El hombre es José (Fabián Ríos), uno de los guardaespaldas de Omar, que no duda en desobedecer a su patrón para salvar a Natalia de las palizas que aquel le propina, enamorándose de ella pese a la diferencia de edad que existe entre ambos. Un personajazo con el que Fabián brilla.
El matrimonio de Omar y Natalia tiene su reflejo en el matrimonio Bárcenas, formado por Mario (Juan Carlos Barreto) y Noemí (Luz María Jerez). Otros dos grandísimos actores. Juan Carlos se luce como Mario y demuestra que es uno de los actores más versátiles con los que cuenta Televisa, capaz de pasar del dulce Guadalupe de “El hotel de los secretos” a este tipo, mafioso, infiel y sediento de poder. Maltrata a Noemí, que se refugia en el alcohol para soportar los golpes y la desidia con la que la trata su esposo. Insisto, tanto Juan Carlos como Luz María están para aplaudirlos, aunque pienso que pudieron haber dado algo más de peso en las tramas al personaje de Luz María.
*Susana González es Cecilia.
Al lado de Mario se encuentran dos mujeres. Una es Cecilia (Susana González), una hija que tuvo fuera del matrimonio y que regenta un club de alterne hasta que su padre la coloca como jefa de prensa de Alonso, permitiendo así que la mujer dé comienzo a su particular venganza contra su hermanastra Regina. Un personaje duro, trastocado psicológicamente, con el que Susana ha hecho un excelente trabajo, gracias también a sus potentísimas tramas. La otra mujer es Isela (Pilar Ixquic), la madre de Cecilia y examante de Mario. Me pareció que se pudo haber aprovechado más como personaje y que quizás la actriz no fue la mejor elegida para darle vida. La vi un poco simple.
En el plano puramente político aparecen otros personajes, como Daniela e Ignacio, los responsables de prensa de Regina y Gerardo, interpretados, respectivamente, por Fernanda Borches y Ari Telch. Son un poco los ‘Pepito Grillo’ de sus jefes, pero sí que Daniela es más leal con Regina de lo que Ignacio lo es con Gerardo. Fernanda, que es una actriz muy natural, me ha sorprendido mucho con este personaje, que nada tiene que ver con la bandida disfrazada de hombre a la que dio vida en “El hotel de los secretos”. Ari, por su parte, lo vi mejor conforme avanza la historia, ya que al principio parece un poco sobreactuado. A Ignacio le dieron mucho más peso que a Daniela, cuando quizás lo correcto hubiera sido equilibrar un poco ambos personajes en lo que a tramas se refiere.
También, sin dejar la política, en el elenco aparecen nombres de la talla de Adalberto Parra, como Mauro, el segundo de a bordo de Alonso, un hombre parecido al gobernador que parece imitarlo por una razón muy íntima. Muy buen trabajo el de Adalberto, otro actor muy versátil. También por ahí andan, en pequeños papeles, otros grandes como Juan Carlos Colombo, José Carlos Ruiz, Irineo Álvarez o Martha Julia, como una sufrida mujer, muy distinta a lo que había visto de ella. Gran personaje también Fernando Escalante, interpretado por Arturo Ríos, que para mí debió estar presente desde el comienzo de la historia.
*Juan Martín Jáuregui es Hernán.
Termino con una mención positiva para dos actores, una mujer y un hombre. Él, Juan Martín Jáuregui, con un gran personaje, Hernán, el 'Jordi Évole' de la historia, un periodista incisivo e incorruptible que da mucho juego, en lo profesional y en lo personal, a través de su relación con Cecilia. Se le nota que se lo pasa en grande con Hernán, al que lleva con mucha naturalidad.
Ella, Laisha Wilkins, que interpreta a Lorena, un personaje que quiere parecerse a Cecilia en ciertos rasgos. Me encanta Laisha, lo confieso. Es una enorme actriz que nunca entenderé por qué no llegó a protagonizar o a convertirse en una gran villana y sigue a día de hoy con secundarios como este. No es solo el físico, tiene un gran talento  muy poco aprovechado por la empresa.
Lamento, en cambio, el poco juego que le han dado al personaje de Andrés, interpretado por Jorge Gallegos, que pudo haberse aprovechado muchísimo más y cuya presencia en la historia es meramente testimonial.
                                                                         [PERSONAJES y ACTUACIONES: 1,5/2] 


TRAMAS
La telenovela lleva por subtítulo “El juego del poder”. Un subtítulo que resume muy bien, a grandes rasgos, lo que es la historia, con el poder como un elemento presente, de una u otra forma, en todas las tramas.
*Las familias Bárcenas y San Román.
Televisa buscaba un producto diferente, que tocase temas que habitualmente no se abordan en el género, y en ese sentido, “La candidata” cumple. Es una telenovela en la que se habla abiertamente de política y de las malas prácticas tan habituales en política (sobornos, colocaciones y adjudicaciones a dedo, financiaciones ilegales...). Sus tramas se ven salpicadas de grandes dosis de realismo, con temas, dolorosos, pero presentes en nuestro día a día, como el consumo de drogas, las redes de prostitución y trata de blancas, la violencia de género o el narcotráfico y su doble cara. Se habla de sexo sin reparos y se incluyen varios personajes homosexuales. Precisamente, sin dejar el sexo, hay escenas y tramas muy explícitas que me han sorprendido en algo producido bajo el manto conservador de Televisa, que parece que poco a poco va deshaciéndose.
Esta telenovela es un avance muy interesante en ese nuevo camino que se está queriendo abrir desde hace unos años, con propuestas diferentes en cuanto a contenido, temas y formas.
Eso en cuanto a los temas. Yendo ya a las tramas propiamente dichas,  tras haber visto la telenovela, la impresión que me llevo es que quienes se encargaron de escribirla tuvieron muy claro el punto de partida y el de destino, pero no lo que va entre ellos. O eso, o todo estaba muy planificado y tuvieron que hacer cambios sobre la marcha, por temas de empresa, de audiencia o de lo que fuese. Es así. Los diez primeros capítulos y los cinco últimos se ven preparados a conciencia. Lo que va entre ellos, parece escrito o reescrito un poco sobre la marcha. 
*Regina y Gerardo, en un apasionado beso.
De Regina, Gerardo y Alonso dependen, directa o indirectamente, todas las tramas. El romance de Regina y Gerardo va dándose poco a poco, y pese a toparse con varios obstáculos, la pareja no duda en afrontarlos y en no dejar que les venzan. Sin embargo, pienso que como pareja, y más teniendo la química que tienen Víctor y Silvia, su historia pudo haberse explotado más. Entre esos obstáculos destaca algo que veo muy trillado como para que esté en una telenovela arriesgada como es esta: el embarazo de la exmujer de Gerardo, que utiliza para tratar de separarlo de Regina aún cuando la criatura pueda no ser de él. Aunque Regina y Gerardo deciden seguir juntos, creo que hubiese sido interesante buscar otra opción antes de tirar a por el típico embarazo inoportuno que la villana de turno le achaca al galán.
No se entiende que, siendo tal para cual, y con lo buenazo que es Gerardo, rompiesen en la universidad por una infidelidad de él, según recoge la sinopsis oficial de la telenovela y me parece que también se cuenta en ella. Supongo que Gerardo era algo más inmaduro con veinte años menos.  
*Cecilia acaricia a Alonso en una escena.
Tampoco se entiende que Regina y Alonso no tomen la decisión de divorciarse hasta bien avanzada la historia, cuando su matrimonio lleva muchísimo tiempo muerto, a juzgar por cómo empieza Alonso, junto a una prostituta con la que lleva tiempo saliendo. Echo en falta también más discusiones y tiras y aflojas entre ellos. Es cierto que alguno hay, pero me ha sabido a poco.
De Alonso, sacándolo de la política, lo más interesante puede que sea su tóxica relación con Cecilia, llena de vaivenes. Precisamente Cecilia es uno de los personajes más ricos a nivel de tramas. Títere de su padre, su venganza particular contra Regina la lleva a derroteros insospechados para una telenovela con el sello Televisa, llegando incluso al incesto. La pobre se valora tan poco a sí misma que piensa que el sexo es su único recurso y con él pretende resolver sus problemas. Su baja autoestima la lleva a no reparar en Hernán, uno de los hombres con los que se acuesta y el único que realmente la quiere. Es un personajazo y a nivel argumental, es de los mejor explotados.
*Natalia y José se besan.
Os hablaba en el apartado anterior de Natalia y Omar, mis personajes favoritos, quizás porque tienen las mejores tramas de la historia. Son el reflejo de un matrimonio donde posiblemente nunca hubo amor, un matrimonio agotado del que Natalia quiere salir sin que Omar se lo permita. Los malos tratos se vuelven una constante en la vida de Natalia después de que su marido la descubra siéndole infiel, desatando una locura que va a más, con un final que muestra cómo la vida tiene su propia justicia. Que Natalia no se amedrente, lo abandone y, tiempo después, comience una relación con José, muestra una vez más ese mensaje de que la mujer debe ser independiente y controlar su propio destino. Me agrada también que se aborde la diferencia de edad entre los personajes como lo que es, un tópico absurdo. ¿Qué importa la edad habiendo amor? 
*Federico Ayos, Emiliano, en una escena.
Sobran, para mi gusto, muchas de las tramas de los jóvenes, que solo sirven para restar ritmo a las principales. En especial, me sobra Nayeli, la hija de Ignacio, y sus historias con la droga. No entiendo tampoco tantas vueltas al principio con Hugo, el amigo de Emiliano, para que luego desaparezca, argumentalmente hablando, sin que se vuelva a saber nada de él y sin que Emiliano pague de alguna forma por el acoso al que lo tenía sometido.
Lo mismo me pasa con las tramas personales de Magda, la secretaria de Alonso, que poco o nada aportan a la historia. También las tramas de la red de prostitución se hacen pesadas en muchas ocasiones.
En el plano puramente político, hay varias cosas que fallan. La telenovela se llama “La candidata”, pero Regina se proclama como tal bastante avanzada la historia y apenas se dedican los últimos capítulos a mostrar actos y declaraciones en campaña que podían haber dado mucho más juego si se hubiesen usado con anterioridad. Yo hubiera comenzado la historia con Alonso y Regina en vías de divorcio y la campaña electoral a punto de ponerse en marcha.
Al hilo de la campaña electoral, a unos veinte capítulos del final llega a la historia un personaje, Fernando Escalante, que es muy interesante. Es un narcotraficante con piel de empresario, que da mucho juego, que adquiere gran peso al poco de llegar, y que podía haber sido un personaje redondo si hubiésemos sabido de él, de sus negocios y de su peso en la política del país desde el comienzo.
*Regina, hablando de la ley en el Senado.
La telenovela muestra, con acierto, por lo que he leído al respecto, cómo es el día a día del Senado de México, que tiene muchas más funciones que el cementerio de elefantes que es el Senado español. Sin embargo, no entiendo cómo un gobernador de una ciudad puede apropiarse de un proyecto legislativo, la Ley de Asignación Universal, surgido en el Senado. Es cuestión de competencias: el gobernador tendrá competencias sobre su ciudad; el Senado, sobre el país entero. Trayendo la situación a España, es como si Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, se apropiase de una ley propuesta por Podemos en el Congreso. No tendría mucho sentido.
La historia no tiene un mal ritmo, aunque insisto en lo de la planificación: los primeros capítulos se ven muy estudiados, al igual que los últimos, pero el grueso de la telenovela parece sacado un poco sobre la marcha. El devenir de los acontecimientos lleva a un final casi apocalíptico, que cierra gran parte de las tramas pero deja abiertas otras, con una última escena inquietante.
Quizás su final estuviese pensado para una continuación que se negoció por sus responsables, aunque Televisa no dio luz verde. ¿Hubiera sido posible una segunda temporada?  Tal y como acaba la primera, sí. Si no una segunda temporada como tal, sí un ‘spin off’ o algo por el estilo. No soy partidario de alargues ni de continuaciones, pero sí que hubiese sido interesante ver a Regina ejerciendo el poder y comprobar si, quién sabe, la lucha que decide emprender contra la corrupción, para devolver la política al pueblo acaba teniendo o no sus frutos. Quizás en una segunda temporada Alonso acabase pagando por las irregularidades cometidas durante su gobierno. También podría haberse visto a una nueva Noemí, que diese más juego, dado el cambio que al final sufre su matrimonio con Mario, o hacia dónde va la relación entre Emiliano y Ximena, por ejemplo. Sin embargo, nos quedaremos sin saberlo.
[TRAMAS: 3,4/5]


MÁS COSAS
Giselle González trabaja siempre con un equipo de profesionales muy curtido, a los que les gusta apostar por realizaciones cuidadas, probando, en la medida en la que el presupuesto lo permite, nuevas formas y nuevas técnicas de realización. “La candidata” va en esa línea, con una realización de sobresaliente, apostando en determinadas escenas por el uso de drones, valiéndose también de sistemas multicámara… Visualmente es una telenovela muy agradable.
Dentro de la realización me encantan las escenas sexuales, que tiran a lo explícito, pero muy planeadas, cuidando hasta el más mínimo detalle y resultando casi artísticas. Tienen impregnado un erotismo tremendo y les han quedado muy bien.
En lo que a efectos especiales se refiere, hay escenas en las que pudo haberse hecho algo más, pero en general, bien.  
*Interior de la Asamblea Legislativa del DF.
La historia es muy urbana y moderna, y por ello se apuesta por variadas localizaciones en el DF, que van desde el Senado de la telenovela, que en realidad es la Asamblea Legislativa del DF, a las casas de los protagonistas, como la mansión de los San Román-Bárcenas, cuyo interior real se ha aprovechado para la telenovela, igual que las casas de otros personajes como la de Mario y Noemí o la mansión de Omar y Natalia, que es, para mí, la más bonita.
Pese a utilizar el interior de algunas casas, en otras ocasiones se apuesta por decorados. Es lo que ocurre con el apartamento de Gerardo, con un decorado que quizás en colores más claros hubiese quedado mejor, o las oficinas del Senado, que tienen unos decorados que se ven muy trabajados.
Sobre la musicalización, bien los ‘soundtracks’. El tema de entrada, un instrumental compuesto por Jordi Bachbush me parece que encaja muy bien con lo que es la historia. No hay, como en otras telenovelas, ningún tema con letra, aunque por ejemplo, la historia de Emiliano con Ximena o la de Natalia y José si se prestan a haber tenido un tema propio, alguna canción que pudiera quedarles bien, aunque solo fuese para escenas románticas.
En una telenovela con la política como trasfondo, el vestuario tiene que tener nivel, y lo tiene. Aciertan con todos los personajes dedicados a la política. Da gusto ver la elegancia que derrocha Silvia con sus vestidos, que luce como nadie, o a todos los hombres debidamente entrajetados y corbateados. No solo Silvia derrocha elegancia, también Susana González, Luz María Jerez y Helena Rojo. Han acertado también con el vestuario de otros personajes, como Hernán o Emiliano, con ropa muy informal, acorde un poco con el espíritu de los personajes.
*Silvia y Luz María, en una escena.
La caracterización de Silvia, hace que pese a tener 39 años, realmente pueda pasar como madre de un veinteañero. Lo mismo me pasa con Luz María Jerez y Juan Carlos Barreto, que pese a llevar poco más de veinte años a Silvia, pasan como padres de ella. Lo que no acabé de ver fue a Helena Rojo como madre de Rafael Sánchez-Navarro. Ella tiene 73, él 59. Ha de ser por lo bien que se conserva ella que no acabo de verlo. Curioso también que Cecilia sea menor que Regina cuando Susana tiene cuatro más que Silvia, aunque con la caracterización traten de disimularlo.
Sabéis que estoy a favor de las palabrotas en las telenovelas, porque todos en nuestro día a día las decimos y no pasa nada. Por eso me alegra que aquí se escuchen “joder”, “mierda”, “carajo” y similares. Palabras cotidianas, que sin embargo otras cadenas habrían censurado.
Termino comentando una cosa curiosa: “La candidata” tiene dos entradas. La primera, hecha a base de los ‘promos’ de la historia y con una tipografía que no le queda muy allá:

La segunda, hecha a base de efectos visuales, con los rostros de los personajes sobre un fondo que representa la noche de la Ciudad de México, y una tipografía elegante y acorde con la historia. Es, sencillamente, fabulosa:

Esta segunda, pese a darle mil vueltas a la primera, solo se usa una vez, en torno al capítulo veinte, más o menos. Todos los capítulos, salvo ese, tienen la entrada más cutre, la primera. Que alguien me explique a quién se le ocurre hacer una entrada magnífica para usarla solo en un capítulo. No lo entiendo.
[MÁS COSAS: 2/3]


*El elenco, en la presentación a los medios.
Como experimento, en un género que busca nuevos caminos, “La candidata” es una telenovela interesante en lo que a temas se refiere. Un elenco sólido y una apuesta valiente por hacer algo distinto, que se traduce en una historia bien planeada al inicio y al final, pero que da la impresión de haber sido escrita sobre la marcha en lo que al desarrollo se refiere. Pese a ello, no tiene mal ritmo, aunque haya tramas que son relleno y otras mal planteadas. 
El final, de infarto, hace que la historia termine muy en alto. Sin embargo, como podréis observar por la crítica, las altas expectativas que yo tenía en esta historia no se han cumplido.

~PUNTUACIÓN FINAL: 6,9~



lunes, 18 de septiembre de 2017

TELENOVELAS ESPAÑOLAS: "Mi gemela es hija única" (Telecinco, 2008-2009)

A mediados del 2008, Telecinco daba el visto bueno a un nuevo proyecto de Grundy. Se trataba de un ‘remake’ de la telenovela chilena “Amores de mercado” (TVN, 2001), una historia que ya había tenido dos ‘remakes’: uno, en Estados Unidos, “Amor desarado” (Telemundo, 2004); el otro, en Grecia “Mia stigmi, duo zoes” (Mega Channel, 2007). Los dos, como la original, arrasando en audiencia.

Teniendo en cuenta que Grundy producía entonces "Yo soy Bea" y que esta que comenzaba a mostrar síntomas de declive tras la marcha de los protagonistas, pienso que aceptaron la idea de la productora pensando en otro éxito. A su favor parecían estar dos cosas. La primera, que ni la original ni su versión estadounidense se habían emitido en España y además, para hacerla algo más original, le dieron una vuelta de tuerca: en vez de dos gemelos, dos gemelas. Para ahorrar tiempo de rodaje, decidieron contratar a dos actrices muy parecidas físicamente: Alejandra Lorente y Sabrina Praga.
El 9 de diciembre de 2008 se estrenaba, a eso de las 17.15 h, como telonera de “Yo soy Bea” y tras “Mujeres, hombres y viceversa”, que en aquel entonces se emitía a las 16.00 h., reuniendo a dos millones y pico de espectadores (ahora, por la mañana, tiene más o menos una cuarta parte de aquella audiencia, en algo hemos mejorado). Fue un gran estreno: 1,9 millones de espectadores y casi un 20% de 'share'.
Algo tuvo ese primer capítulo que hizo que la gente pasase de verla y en el segundo perdió medio millón de espectadores y más de cuatro puntos de cuota de pantalla.
En torno al 14% de 'share' y 1,4 millones de espectadores se movió durante sus diez primeras emisiones. Sin embargo, a partir de ahí la audiencia comenzó a bajar nuevamente, cayendo a un 10,6% de ‘share’, con poco más de un millón de espectadores con apenas treinta capítulos emitidos.  
Saltaron las alarmas y saltó Telecinco: a mes y medio de comenzar a emitirla se paraban las grabaciones y se dejaba la historia donde quedase, sin cerrar tramas. Y ya que tenían otros quince o dieciséis capítulos grabados, decidieron quitárselos de encima programándolos en la mañana de los fines de semana, a eso de las 9.30 h.
Así terminó su periplo, el 1 de marzo de 2009, “Mi gemela es hija única”, con 47 capítulos emitidos. El último, con poco más de 300.000 espectadores y un 6% de ‘share’.

Poco os puedo contar de esta telenovela, porque recuerdo haber visto uno o dos capítulos cuando ya estaba iniciada. Estéticamente, sí que se parecía mucho a “Yo soy Bea”. Argumentalmente era más comedia, centrada en el intercambio de dos gemelas muy diferentes entre sí. Del elenco, las protagonistas eran entonces unas desconocidas. Tanto Alejandra como Sabrina han seguido trabajando en televisión. La primera terminaba hace unos meses su participación en “Seis hermanas”. La segunda, se ha enfocado más en el cine, aunque ha participado en series como “Bajo sospecha”.
Quizás el único que tenía cierta fama en aquel entonces era Carlos García, el protagonista, que había encabezado junto a Sara Casasnovas el elenco de la tercera temporada de "Amar en tiempos revueltos" y que ha seguido trabajando sin parar durante todos estos años en distintas series y telenovelas españolas.
Resulta curioso que, años después, en 2015, Telemundo lo intentase a su manera, con un nuevo ‘remake’ de la misma telenovela chilena, que llevó por título “¿Quién es quién?”, con Eugenio Siller interpretando a gemelos, y que corrió con una suerte parecida en Estados Unidos: se estrenó en un buen horario y por su baja audiencia acabó emitiéndose por la mañana, aunque completa (ya estaba grabada, claro).

Volviendo a “Mi gemela es hija única”, en Youtube poco se puede encontrar. Por no estar no está ni la cabecera, que sabéis que siempre os pongo en estos artículos y que he sustituido por una ‘promo’. Solo hay, junto a esa ‘promo’, un par de avances con un audio bastante pobre y cuatro o cinco vídeos del elenco saludando a sus fans.

¡Qué poca huella virtual dejó!

domingo, 17 de septiembre de 2017

II CONCURSO DE CRÍTICAS DE TELENOVELAS HdT: El capricho de la ganadora

Nos quedaba un fleco pendiente relacionado con el II Concurso de Críticas de Telenovelas HdT, que se celebró, como recordaréis, hace un par de meses.
Ya en las bases lo comenté: el premio, esos 40 euros en cheque regalo de Amazon, e había conseguido gracias a una especie de ‘crowdfunding’ en el que muchos participasteis, y por ello pedía que el ganador me enviase una foto en la que nos mostrase qué 'capricho' se había dado.

Isa, la ganadora, cumpliendo con las bases, me escribió a mediados de agosto para enviarme la foto de su 'capricho'. Reproduzco parte del correo que me envió, en el que me dio una clase magistral de literatura contemporánea inglesa:
“[…] Me gusta mucho la novela negra y de terror inglesas. Por eso decidí gastarme el cheque -y un poco más de mi bolsillo- en novelas que no se encuentran en librerías ya que tienen sus años. ‘Sígueme’ es una de las primeras novelas de Julie Hearn, que escribe muy bien y a la que conocí hace unos diez años, con ‘La hija del ministro’. La sigo desde entonces, me gusta mucho, aunque escribe con mucho giro argumental, pero esa novela no la había podido conseguir.
Algo más tarde descubrí a Kate Mosse, con ‘Los fantasmas del invierno’. Digamos que juega con lo que el lector debe o no saber para que cada uno haga sus cábalas. Me cogí ‘Sepulcro’, que es del 2008, y que completa a ‘Laberinto’, que leí hace tiempo gracias a encontrarlo en la biblioteca de mi ciudad.
David Wellington tampoco me disgusta, aunque es más de historias de zombies y mundos sumidos en el apocalipsis. Es más ciencia ficción, por así decirlo. Esta de ‘Vampiro cero’ estaba bien de precio y me animé”.

Disfruta la lectura, Isa.

Aprovecho esta entrada para, como hice con los participantes de esta última edición en privado, pediros a vosotros, los lectores, que no os cortéis y me planteéis cualquier sugerencia o aspecto del concurso que se deba mejorar o que se pueda cambiar para hacerlo más atractivo. Prometo estudiarlo de cara a la edición del año que viene.  

sábado, 16 de septiembre de 2017

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 11 al 15 de septiembre

*Datos de audiencia, según la media semanal en espectadores y cuota de pantalla (‘share’) de las telenovelas latinoamericanas emitidas en abierto en España en horarios de sobremesa, tarde y ‘prime time’.

**Desde el lunes 18, “La ley del corazón” pasa a emitirse a las 11:00 h. La audiencia no ha acompañado a esta historia y Nova ha decidido cambiarla de horario. Lo anunciaba ayer, durante su emisión. Paradójicamente, el jueves había marcado su segundo mejor dato: 300.060 espectadores. En su estreno, el 10 de julio, había marcado 309.420. Fueron las dos únicas ocasiones en las que rebasó los 300.000 espectadores.

Han sido muchas las causas por las que no consiguió una buena audiencia, que van desde estrenarla un 10 de julio sin casi promoción, al tipo de historia, un poco diferente a aquello con lo que se encuentran quienes ven habitualmente el canal, pasando por los bajos datos de “Eva la trailera”, que se ha emitido siempre antes.
Habrá que ver cómo le va a las 11:00 h., aunque en esta ocasión no soy optimista. Ojalá me equivoque, pero me parece un paso previo o a la cancelación definitiva o, en el mejor de los casos, a desterrarla a las seis o las siete de la madrugada. Con la audiencia que tuvo estos dos meses por la noche, nada me hace pensar que vaya a destacar a las once de la mañana.

Los últimos capítulos de “Eva la trailera” cubrirán su hueco, con “Amarte así Frijolito” alargada desde las 20.00 h. hasta las 21.50 h. 

jueves, 14 de septiembre de 2017

ME CHIRRÍA: Agendas vacías

Se ha puesto de moda, o, mejor dicho, las nuevas tecnologías han puesto de moda los ‘smartphones’ en las telenovelas. Fruto de ello, en los últimos años hemos visto cosas impensables con los antiguos teléfonos móviles, como el Whatsapp visible o planos de cámara en los que se muestran las enormes pantallas de los teléfonos actuales, ya sea para que el espectador sepa quién llama a un determinado personaje, lea un mensaje importante para la historia o vea cómo un personaje llama a otro, tirando de agenda de contactos.
Precisamente de esto último quiero hablaros hoy. Esta es una captura de la agenda de mi teléfono, el teléfono de un tipo normal y corriente como yo. Es una captura de parte de las letras L y M. Se ven unos diez contactos en los que hay de todo, desde amigos a compañeros y excompañeros de trabajo, pasando por algún vecino y algún familiar:

En mi agenda tengo setenta y seis contactos. Repito, soy un tipo normal, que tiene los números de compañeros, vecinos, amigos, familiares… Como cualquiera de vosotros.
Algo tan habitual en la vida real no ocurre, sin embargo, en las telenovelas. Como os estaba diciendo, es muy frecuente que hoy en día nos muestren las agendas de contactos de los personajes. Sin embargo, porque son teléfonos que se usan solo para grabar (no son los teléfonos personales de los actores, ni mucho menos), se suelen ver agendas con ocho, nueve o diez números, a lo sumo. Ved este ejemplo:

Es una captura de un plano sobre el teléfono de Altagracia Sandoval, ‘La Doña’, en la telenovela homónima de Telemundo y Argos. Una mujer que dirige un emporio de la construcción, que tiene no sé cuántos guardaespaldas, hace negocios con todo tipo de políticos, jueces y mil corruptos más y, sin embargo, tiene una agenda en la que de la F a la P, que es lo que se muestra, solo aparecen siete contactos. Cuatro, de personajes de la historia, como Gabino, Isabela, Felipe o Leticia. Otros que no sé quiénes son, como Juan, María Bernal u Octavio.
Sí. Tengo más contactos en dos letras que Altagracia en diez.
Entiendo que estos detalles se pasan por alto, porque se graba a toda pastilla y no hay tiempo tampoco para ponerse a meter algunos contactos más, para dar un poco de credibilidad a ese teléfono. No harían falta muchos. En esta escena iba a llamar a Gabino. Hubiese dado la impresión de que tenía más contactos si al enfocar la pantalla el espectador hubiese leído Gabino, Gabriel, Gaspar, Genaro, Gerardo, Germán, Gil y Guillermo, por ejemplo. De esta forma se hubiese llenado la pantalla del aparato con nombres que empiezan por G y habría quedado mucho mejor.   
Hay telenovelas que para evitar esto mismo muestran directamente la pantalla de “llamando…” que aparece justo después de buscar y seleccionar el contacto al que se llama en la agenda. Es otra opción y no queda tan mal.

Lo que sí que no deben hacer es mostrar estas agendas tan vacías. Parece que no, pero resta credibilidad a la escena, a la acción y, por supuesto, al personaje 'propietario' del teléfono.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

PRIMER VISTAZO: "En tierras salvajes" (Televisa, 2017)

Su estreno me pilló casi de vacaciones y no pude hacerle el ‘primer vistazo’ de rigor. De ahí que hoy os hable de “En tierras salvajes”, una telenovela que se estrenó en México el 31 de julio. Idea original de los guionistas españoles Ramón Campos y Gema R. Neira. Salvador Mejía es el encargado de producirla para Televisa.


¿De qué va la historia? Básicamente, todo gira en torno a una intrincada familia, los Otero, formada por un matrimonio y sus tres hijos. César Évora y Daniela Romo, a los que siempre da gusto ver, interpretan al matrimonio. Diego Olivera, Cristián De La Fuente  y Horacio Pancheri encarnan a los hijos, con personalidades muy distintas, que van desde el hombre de negocios y urbanita que es Aníbal (Olivera), al médico sensato y estudioso que es Sergio (Pancheri), pasando por el mujeriego, trabajador y un pelín insensato Daniel (De la Fuente), estos dos últimos, viven enamorados de San Luis del Valle, donde residen con sus padres. 

Todo comienza con la apresurada boda, tras pocos días de conocerse, de Aníbal e Isabel (Claudia Álvarez), una empresaria aquejada de problemas respiratorios que hacen que su marido se la lleve a vivir a la finca familiar de San Luis del Valle. ¿Realmente lo hace preocupado por la salud de su mujer? Parece que no… En la ciudad deja a Olga (Ximena Córdoba), su amante, a la que no duda en ir a visitar ya en el primer capítulo. En ese contexto, no es de extrañar que sus hermanos, como cuenta la sinopsis oficial de la telenovela, se enamoren de Isabel, desatando un gran conflicto pasional y familiar.

El primer capítulo va a toda pastilla, narrativamente hablando, lo que no impide que el espectador vaya conociendo a los personajes, desde los protagonistas hasta villanos como Carlos, un malévolo hombre de la zona, que me recuerda mucho a Agustín Dunant, no solo por estar interpretado por Lisardo. También, en esa línea, se presentan otros personajes, como Alejandra, la prima de los Otero. Nerea Camacho llega a México con esta joven, parecida en cuanto a ímpetu a su personaje en “La esclava blanca”, pero mucho más inmadura y caprichosa que Victoria Quintero.

Por ahí aparecen personajes del pueblo, como el matrimonio Escamilla, dueños de la clínica donde trabaja Sergio, interpretados por un rejuvenecido Luis Xavier y una siempre agradable de ver Martha Julia.
En general, el elenco está bien escogido. A nivel de interpretaciones, pienso que a Claudia le hace falta algo más de fuerza, que espero tenga una vez que su personaje comience a vivir ese cuadrado amoroso que han planteado para ella. Bien los tres galanes, aunque, por escenas sueltas que vi de “Un camino hacia el destino”, Sergio es muy como Carlos, no solo porque Pancheri vuelva a interpretar a un médico, sino también por el carácter, gestos… El personaje de De la Fuente sí que es algo diferente a los últimos que ha hecho en el género, aunque podrían haberle puesto otro nombre y no Daniel, como su personaje en "Amor bravío".

Siempre es un placer ver a Daniela Romo y a César Évora, igual que a Luis Xavier o a Martha Julia. A Nerea Camacho la he visto bien, aunque se me hace raro escucharla con seseo y hablando el español de México. Promete su pareja con Emmanuel Palomares, aún cuando sea la típica historia de chica pija enamorada de joven rudo y de pueblo. No me creo a Jonathan Kuri como el chavalín por el que pretenden hacerlo pasar, después de haberlo visto en varios papeles de adulto.
Me he quedado con ganas de ver algo más de Ximena Córdoba. Aunque ha hecho sus pinitos en el género, yo, como muchos españoles, la conozco como la chica del “Llueva, se caiga el cielo y truene… Lo único que tú quieres es que yo te traiga el ‘weather’”, que la convirtió en una de las musas del programa “Zapeando” de LaSexta.  

En lo que a realización se refiere, me hallo muy sorprendido tanto con los exteriores como con los decorados, en particular, con el de la casa de los Otero. Está muy bien iluminado, lo que no suele ocurrir con los decorados de Televisa, y es también grande. Casi casi, como la casa real. Repito, no suele ser habitual.

Es una telenovela de Salvador Mejía y abundan zooms con la cámara, transiciones un poco raras y accidentes un tanto cutres, como el que sufren Isabel y Daniel y del que salen bien parados pese a viajar en un coche sin airbags, sin puertas y casi sin asientos. También en algunas escenas, como los planos de la avioneta en la que viajan Isabel y Aníbal a San Luis del Valle, se nota que hay ‘chroma’, ordenador y la tecnología más chapucera.
Bien la entrada, pese a esas transiciones raras que hay entre escenas. Me gusta mucho la tipografía y la canción de Marco Antonio Solís, que es preciosa:

Es una historia original y de dos grandes como son Ramón Campos y Gema R. Neira. Solo por eso merecería la pena verla. El problema es que produce Salvador Mejía. Pese a producir grandes historias en los años 90 y la primera década del nuevo siglo, su equipo parece haberse quedado anclado en la forma de hacer telenovelas que había hace unas décadas, ignorando que el género ha evolucionado, al menos en cuestiones de técnica.

Ahora mismo, por falta de tiempo, no creo que la vea. Sin embargo, si llegase a España y me cuadrasen las fechas y los horarios, igual sí. Sobre su número de capítulos, serán 72, con lo que no va a ser muy larga.