domingo, 18 de septiembre de 2016

TELENOVELAS ESPAÑOLAS: "Esencia de poder" (Telecinco, 2001)

El éxito de las telenovelas que a partir del 2000 comenzó a producir TVE en colaboración con Europroducciones no pasó desapercibido para la competencia. Así, Telecinco encargó a Zeppelin TV a comienzos del 2001 la producción de una historia similar a lo que Europroducciones se traía entre manos para TVE. Una historia con el amor como eje, en la que no faltasen la traición, la ambición y la lucha por el poder.

Una historia, en definitiva, diferente a lo que hasta entonces había venido haciendo Telecinco en lo que a telenovelas se refiere. Fue así como vio la luz, en junio de 2001, “Esencia de poder”.
La telenovela comenzaba con un punto de partida nada novedoso: una joven ejecutiva, Alicia (Marián Aguilera) se encontraba a punto de casarse con su novio, Diego (Jesús Olmedo). Daba la casualidad de que ambos se conocían desde niños. Ella era la hija de los Galván, dueños de un emporio de perfumes en horas bajas, económicamente hablando. Él era hijo de los Rivera, dueños de una firma de ropa, y cuya fortuna era la solución perfecta para los problemas económicos de la familia Galván.
La llegada de Javier (Roberto Enríquez) a la empresa de Alicia le desbarataba todos sus planes, ya que al conocerlo se daba cuenta de lo que era el amor verdadero. Un amor que deberá de luchar, de ahí en adelante, contra las intrigas de Diego y los obstáculos que Leonor (Inés Morales), la madre de Alicia.
La telenovela se diseñó inicialmente como un producto para el verano, con sesenta capítulos, más o menos. Pero funcionó y quisieron alargarla de muy mala manera. Tanto, que acabaron por matar a Alicia y Javier, para dar paso a unos nuevos protagonistas: el argentino Gabriel Corrado, que llegaba para interpretar a Gabriel, el hermano de Alicia, y Raquel Meroño, como Cris, que estaba desde el comienzo, como una especie de antagonista, pero que se convertía, así en la nueva heroína. Corrado tampoco llegó al final de la historia, entrando Alonso Caparrós para reemplazarle, como el amigo de un hermanastro fallecido de Alicia y Gabriel, para hacerse con la herencia que le correspondía a ese amigo. El personaje de Caparrós, Julián, comenzaba también una relación con Cris.
Con todo este desmadre argumental, no es de extrañar que la audiencia que al principio había acompañado a la telenovela acabara por darle la espalda. Comenzó con datos que rondaban el 15% de cuota de pantalla. Rápidamente ascendió a cuotas cercanas al 20%, con dos millones de espectadores de media. Unos datos notables, teniendo en cuenta cómo estaba la tarde de Telecinco, aunque por debajo de lo que venían cosechando las telenovelas que TVE emitía.
Como os decía, ese mejunje argumental le pasó factura, perdiendo espectadores hasta caer a un 11% de 'share' y poco más de un millón de espectadores. Ello propició que Telecinco ordenase parar las grabaciones y la retirara de su parrilla el 14 de diciembre de 2001, con 160 capítulos emitidos, y con un final apresurado en el que Julián renuncia al amor de Cris.
Una telenovela de la que yo tengo algún recuerdo, de verla así de pasada. La historia no estaba mal. No era algo del otro mundo, pero sí que tenía, como se demostró, potencial para enganchar a los espectadores. Además de eso, ofrecía una realización para mí superior a la que ofrecían las de Europroducciones para TVE.
Para mí, el gran fallo fue alargarla como la alargaron, matando a los protagonistas en un accidente de tráfico. Si querían que ese fuese el final de la historia, debieron haberlo retrasado, temporalmente hablando. Debían llevar, a lo sumo, cosa de setenta capítulos. Era pronto para ventilárselos, especialmente teniendo en cuenta que la telenovela acabó con ‘solo’ 160 capítulos, por los que pasaron tres galanes. Que metieran de golpe a Gabriel Corrado también fue un fallo. Yo creo que si te cargas a los protagonistas, lo lógico es ir introduciendo ya desde mucho antes a los que van a sustituirlos, o en su caso, elegir de entre el resto de personajes a quienes vayan a los futuros protagonistas, como hicieron aquí con Raquel Meroño y su Cris.
La telenovela fue repetida hace unos años en FDF. En Youtube se encuentran algunas escenas sueltas y la entrada, que acompaña a este artículo, con una canción muy chula de David Civera.  
Una pena lo que fue esta telenovela para lo que pudo haber sido.

3 comentarios:

tessa dijo...

Hola Gafemo!
Como siempre digo en estas epocas ni me enteraba, pero ahora ( con mi madurez jaja) he visto la cabecera y si...como tu dices muy chula, podria haber funcionado. Pero tienen este defecto aqui, que no cierran la produccion y la alargan....y venga a matar y a cambiar personajes.
Mira te pondre el ejem.estoy con " Velvet" muy enganchada, y solo es semanal y por temporadas y Alberto que es el protagonista principal ( y que esta de guapo...buf jaja) ya nos lo quitaron la temporada pasada, con accidente de aviacíon, y no lo mataron....sino se cargan la serie!!
Estoy impaciente de ver esta 5a temporada y ultima ( dicen) que han grabado un final cerrado,eso espero y que sea un final feliz ( con perdon por la expresion final feliz jaj)
Un saludo de domingo!!

rofphoebe (Rosario) dijo...

Yo la primera parte la vi y una vez que mataron a los protagonistas segui viendola, pero cuando llego Alonso Caparrós ya fue cuando la deje de ver porque no tenia sentido ninguno.

Lucía dijo...

Hola

En aquel entonces yo también la seguí hasta la muerte de Alicia y Javier. Aquí descubrí a Roberto Enríquez, un actor que me suele gustar bastante y que hace tiempo que no veo en la televisión. Luego la historia se perdió sin remedio y dejé de verla, no me interesaba nada de lo que planteaban los guionistas.
También descubrí a Jordi Dauder, todo un actor que por desgracia ya murió.

Un saludo