lunes, 12 de septiembre de 2016

MIS DESVARÍOS: ¡Soraya Montenegro no podía resucitar!

Puf... Ese fue mi sentir después de ver el anunciadísimo promo de “Orange is the new black” en el que Itatí Cantoral volvía a convertirse en su mítica Soraya Montenegro, la villana que interpretó en “María la del barrio” (Televisa, 1994).
¡Mucho daño ha hecho al género la escena de Soraya Montenegro pegando e insultando sin control a Alicia (Yuliana Peniche), a Nandito (Osvaldo Benavides) y a la vieja criada de la primera! Es muy triste que en España mucha gente piense que las telenovelas son decorados de cartón, una paralítica y una mala chillona y desquiciada, solo porque han visto esa escena, sea en Youtube o en algún programa de ‘zapping’. Así nos va… Para quien viva me lea desde Saturno o haya pasado los últimos veinticinco años en coma, dejo el vídeo con esa obra maestra de la realización, de la actuación y de todo:

Volviendo al artículo, esa escena parece ser que es lo único que han visto de “María la del barrio” los de “Orange is the new black”, ya que de lo contrario sabrían dos cosas: 
I. Soraya muere quemada viva al arder la cabaña en la que tenía secuestrada a María. Véase este vídeo:

II. Es imposible que Soraya esté en prisión, pese a que algún muerto tenía a sus espaldas, en Estados Unidos y veintidós años después.

Yendo al promo en sí, veo que han cogido a Itatí y le han dicho algo del estilo de “di cuatro de las frases de Soraya y pon cara de ser muy mala, malísima”. Y eso es lo que ha hecho, aunque el resultado, al menos para mí, no deja de mostrarnos una parodia o caricatura de la Soraya Montenegro original, que de por sí era ya un poco caricatura en escenas como la del “Maldita lisiada”.

No deja de ser sorprendente también el hecho de que Soraya se comunique con las reclusas en español, estas le hablen en inglés y se entiendan entre sí. Las reclusas entienden español pero no lo hablan, y Soraya entiende inglés, pero tampoco lo habla.
Sinceramente, creo que esto no ha dejado de ser una maniobra publicitaria por parte de los responsables de la serie. Una maniobra excelentemente bien jugada, tanto antes de rodar el promo, con cientos de artículos en diarios, revistas y webs tanto de México y Latinoamérica como del otro lado del Atlántico, anunciando precisamente que Soraya volvía, y después de haberlo rodado, con otra oleada de artículos en prensa y webs de medio mundo hablando del resultado final. Una jugada publicitaria magnífica.
No solo la serie ha ganado en publicidad. También Itatí, que ha visto su nombre saltando nuevamente a la palestra mediática, que se ha traducido en un coqueteo con Netflix para futuros proyectos, según comentan varias webs. Sinceramente, me alegra, porque es una actriz que me gusta mucho, aunque mejor de buena que de mala.

Una actriz a la que le sienta bien el paso del tiempo... No me digáis que no está hasta más joven ahora que hace veintidós años, cuando interpretó a su mítica Soraya Montenegro. Creo que los vídeos hablan por sí solos.  

3 comentarios:

yo rajo de las telenovelas dijo...

Oye Gafemo, pero si es la escena mas iconica de las telenovelas. Ojala y todas fueran solo la cuarta parte de entretenidas que esta, y otro asunto seria el genero.

Saludos.

chicotelenovelero dijo...

Estoy flipando!está super gracioso. Yo no ví la novela pero ví las maldades de Soraya por Youtube, a parte de qie Itati me gusta mucho

Gafemo (Hablemos de telenovelas) dijo...

Hola a todos...

@Luis... Es una escena muy icónica, sí, pero aquí en España solo ha servido para fomentar los tópicos que ya existían en torno al género y para reírse a costa de él. Prometo hacer un 'post' con todas las veces que en programas de televisión y de radio se han reído del género gracias a esa escena.
Sobre "María la del barrio", es entretenida hasta los últimos 20 capítulos. Y el final lo enredan mucho con María perdiendo la memoria y la llegada de Ariel López Padilla.

@Chicotelenovelero... La verdad es que sí que tiene su punto. Si te gusta Itatí deberías ver la telenovela. Aunque María sea la protagonista, es ella quien se la lleva.

Saludos!