miércoles, 27 de julio de 2016

CRÍTICA: "Anónima" (RCN, Teleset y Sony, 2015)

La historia y sus buenas críticas fueron lo primero que me llamó la atención de “Anónima”. Su éxito en Colombia y lo bien que se vendió al extranjero, emitiéndose, por ejemplo, en México en horario de ‘prime time’ o siendo comprada por Telemundo para Estados Unidos, fueron otras razones que me llevaron a verla.
Me puse a ello a finales de mayo. Un mes después, la terminé. Voy con la correspondiente crítica de esta historia protagonizada por Verónica Orozco, Santiago Alarcón, Julián Arango y Juan Esteban Aponte.

SINOPSIS y PERSONAJES
Victoria Cuartas (Verónica Orozco) desconoce que el hombre con el que está a punto de casarse, Ramiro Rocha (Julián Arango) es uno de los criminales más buscados de Colombia.
El día de su boda, Victoria y él son arrestados por el teniente Maximiliano Velandia (Santiago Alarcón) y aunque Rocha queda libre al poco tiempo, no ocurre lo mismo con ella, a la que abandona. Después de pasar diez años en prisión, Victoria recupera su libertad con un firme propósito: comenzar una vida normal. Sin embargo, sus planes se tuercen, ya que al poco de salir su amiga Patricia (Valentina Gómez), le encarga que cuide de su hijo Eric (Juan Esteban Aponte).
*Logotipo de la telenovela.
Victoria acepta a regañadientes el encargo, sin sospechar que tanto Patricia como su marido, Carlos (Sebastián Martínez) serán asesinados por la gente de Ramiro Rocha, para el que Carlos trabajaba. 
Antes de eso, Carlos ha confiado a Eric una información valiosa sobre la organización criminal de Rocha, que previamente ha guardado en un lugar del que el niño tiene las coordenadas. Ramiro, al saberlo, ordena a sus hombres dar con Victoria y el niño y acabar con ellos con el fin de que la información no llegue a la policía y acabe con él.
Para colmo, Victoria también habrá de hacerse cargo de su madre, Beatriz (Patricia Tamayo). 
Pese al paso del tiempo, el ahora mayor Maximiliano Velandia sigue empeñado en encontrar pruebas que consigan meter a Ramiro en la cárcel. Velandia será el encargado de proteger a Victoria y a los suyos, incluyéndolos en un plan de protección de testigos, buscando que Victoria se vuelva anónima a ojos de la ley y la organización criminal de Ramiro. Lo que ni Victoria ni Max imaginan es que en el camino surgirá entre ellos un amor que les traerá más de un problema…

DATOS y TRAILER

73 capítulos. Colombia, 2015 (RCN, Teleset y Sony Productions). Productor: Leonardo Barón.

ACTUACIONES
*Juan E. Aponte (Eric), 'huyendo' junto a Verónica Orozco.
Verónica Orozco se luce como Victoria. Ha conseguido llevar al personaje de una manera muy natural y se la ve disfrutando en cada escena. Me encanta además la evolución del personaje y cómo ella la refleja, de la Victoria sin instinto maternal que no soporta al niño que le han encargado Patricia y Carlos, a la que acaba queriéndolo como un hijo, desviviéndose por él y siendo capaz de todo por él.
Verónica ha logrado, además, una buena química con su compañero, Santiago Alarcón. Santiago tiene el que quizás sea el personaje más complejo de la historia: un alto cargo de la policía, que padece problemas psicológicos derivados de un duro secuestro, que le han costado, entre otras cosas, perder a su familia. A Santiago se le ve, como a Verónica, disfrutando de cada escena, en particular en aquellas en las que hay algo de acción.
*Julián Arango es Ramiro Rocha.
Juan Esteban Aponte es Eric, el niño que al principio le supone una carga para Victoria y que después acaba queriendo como a un hijo. Pese a que lo habitual en este tipo de historias es que los niños vayan perdiendo peso, tanto en tramas como en escenas, según transcurre la historia, esto no ocurre con Eric, que se mantiene desde el primer capítulo como un protagonista más, junto a Victoria, Max o Ramiro. Da gusto ver a Juan Esteban, que se le ve algo tímido y cortado en los primeros capítulos, pero que acaba totalmente desinhibido, disfrutando de la experiencia.  Ha conseguido, además, una química genial con Verónica, personificando perfectamente esa relación maternofilial que surge entre Victoria y Eric conforme la historia avanza.
Junto a los protagonistas y con el mismo peso argumental se encuentra Ramiro Rocha, interpretado por Julián Arango. El personaje es una pasada de por sí, pero además, Arango lo maneja de una forma que deja un resultado sorprendente: un villano que tan pronto odias como quieres. Ramiro está loco, es un criminal de cuidado, pero sin embargo, muestra cierta ternura en algunas escenas (en particular, en una cargada de dramatismo con su amante) e incluso hace reír al espectador con sus ocurrencias para con sus secuaces o con sus clases de inglés virtuales a través de una ‘tablet’. Una actuación impecable la de Julián, al que hacía muchísimo tiempo que no veía en una telenovela.
*Manuel Sarmiento (Gonzalo) y Patricia Tamayo (Beatriz).
Cerca de Victoria está durante gran parte de la telenovela su madre, Beatriz. Patricia Tamayo interpreta a esta mujer de bandera, libre, protestona y amante de la vida desenfrenada, que se ve obligada a volver a vivir con su hija para evitar que Ramiro le haga daño. En una telenovela con tanta tensión se agradece un personaje así, que deja momentos muy graciosos a lo largo de la historia, además de varias moralejas. Patricia ha hecho un trabajo estupendo. También cerca de Victoria se encuentra durante toda la telenovela Gonzalo, interpretado por Manuel Sarmiento. Manuel ha hecho un buen trabajo, y ha sido capaz de sacar adelante un personaje que comienza un tanto desdibujado (realmente, yo no sabía de qué lado estaba, si del de Victoria o del de Ramiro, con el que mantiene varios negocios) y que se comienza a conocer conforme pasan los capítulos, llegando a cogérsele mucho cariño, tras demostrarle a Victoria en varias ocasiones que es el amigo fiel y leal que cualquiera quisiera tener.
*Juliana Galvis es Claudia.
Ramiro, por su parte, está casado con Claudia, interpretada por Juliana Galvis, uno de los  descubrimientos de la telenovela. Me ha encantado el personaje, que pasa por distintas etapas a lo largo de la historia, comenzando como la enamorada esposa de un poderoso empresario y acabando como una alcohólica decepcionada de su marido y totalmente arrepentida de haberse casado con él. Ojalá vuelva a ver a Juliana en otra historia, porque, lo dicho, todo un descubrimiento.
En torno a Max aparecen también diversos personajes, como Martha, su exmujer, interpretada por Michelle Manterola, o Felipe, el teniente con el que trabaja Max, interpretado por Jorge Armando Soto. Tanto Michelle como Jorge Armando han hecho un trabajo estupendo. Ella, como la exmujer que no olvida a su marido, como demuestra en varias ocasiones; él, como el compañero y amigo de Max. Dos personajes, los de Michelle y Jorge Armando que, además, comparten una trama amorosa que quizás pudo haberse aprovechado más. Ya os hablaré después de eso…
Durante toda la telenovela están presentes, además, otros personajes. Es el caso de Orlando, el secuaz de Ramiro, bordado por Carlos Serrato; o Betina, la amiga de Claudia, interpretada por Paula Barreto. Sobre Betina, comentar que si bien Paula ha hecho un trabajo correcto, el personaje podría haber dado mucho más de sí ya que, argumentalmente hablando, es sosísimo.
*Martín Karpan, en una escena con Verónica Orozco.
Al lado de los ‘fijos’, hay personajes que aparecen en distintas etapas de la historia. Son muchos, pero yo me quedo con cuatro. El primero, Fernando, el arquitecto que interpreta Martín Karpan. ¡Qué placer ha sido volver a verlo después de unos años sin saber nada de él! Martín es uno de los actores más versátiles del género, y vuelve a demostrarlo gracias a este personaje, un hombre enamorado de la protagonista pero con sus sombras, que le oculta a la pobre de Victoria.
El segundo de esos personajes es el de Viña Machado, que interpreta a Sofía, la amante de Ramiro. Un personaje que comienza pareciendo un relleno pero acaba teniendo su peso, con un final brutal e inmerecido, para mí.  
El tercero de esos cuatro personajes es Helena Rincón, la agente, infiltrada de Ramiro, que interpreta magistralmente Jordana Issa. Un personaje al que se le coge una tirria tremenda, lo que demuestra básicamente el buen trabajo hecho por Jordana.
El cuarto de esos personajes es el de Natasha Klauss, que interpreta a Adriana, la psiquiatra que trata a Max de sus problemas psicológicos y que acaba teniendo un noviazgo (o algo parecido) con él. Me gustaba mucho el personaje y lamenté que desapareciera sin explicación alguna, especialmente teniendo en cuenta el juego que pudo haber dado más tarde.

TRAMAS:
Que nadie se confunda. Ramiro es un criminal, pero no un narcotraficante. “Anónima” no es ni se asemeja en nada a una narconovela. “Anónima” es una telenovela ‘persecutoria’, si se me permite acuñar este subgénero.
*Santiago Alarcón y Verónica Orozco en una escena.
Y es que en esencia, se nos cuenta la persecución a la que queda sometida Victoria tras salir de la cárcel y tener que hacerse cargo de un niño que guarda una información comprometedora de Ramiro, quien, como es lógico, al enterarse, mueve cielo, mar y tierra, para encontrarlos. Una persecución trepidante desde el comienzo de la historia, y en el marco de la cual nacen diversas tramas amorosas. La principal, la historia de amor que surge entre Victoria y Max. Una historia que no se da hasta la mitad de la telenovela, más o menos, pero que es tierna y romántica a más no poder. Una historia que para mí muestra lo irónica que es la vida: Victoria, enamorada de Max, el policía que la detuvo diez años antes. Y él, lo mismo, enamoradísimo de ella.
Junto a esta historia de amor aparecen otras, como los amoríos de Beatriz; el amor que surge, entre Claudia y Sergio, su chofer; o la atracción que nace entre Martha y Rojas, y que ella rechaza por ser mayor que él. Una atracción que teniendo en cuenta los caracteres de los personajes, pudo haberse aprovechado más a nivel argumental.
*Ramiro Rocha pasa por la cárcel en dos ocasiones.
La persecución de Ramiro hacia Victoria y los suyos cuenta también con un buen trasfondo policiaco y jurídico. Hay operativos, grabaciones, escuchas y mil cosas más propias de la policía y su actividad, pero también hay juicios, detenciones, demandas…
La historia tiene un ritmo narrativo formidable. En cada capítulo pasan muchas cosas y siempre te quedas con ganas de ver más. De hecho, es de esas telenovelas que se te hacen cortas, gracias a la intensidad con la que la disfrutas. Los acontecimientos se van desarrollando hasta llegar a un final cerrado, y sin opción a una segunda temporada, con un ritmo trepidante y buenas dosis de romance, con boda incluida.
A nivel argumental, “Anónima” está muy bien construida, pero, sin embargo, se deja cosas por el camino en las que los guionistas no se detienen pese al juego que podrían dar. Un primer ejemplo es el pasado de Betina. Vale, sabemos que estuvo en la cárcel por culpa de un hombre, pero, ¿no podían haber hecho que Betina se vengase de alguna forma de ese hombre, ganando así algo de peso el personaje y haciéndolo menos insípido? O no sé, que hicieran algo con Betina y la enamorasen de alguien o la hicieran relacionarse más con
*Paula Barreto interpretó a Betina.
Victoria, a la que conocía de su paso por la cárcel. Siento que fue un personaje muy poco aprovechado. Lo mismo podría decirse de un tema apasionante, por lo delicado y la diversidad de posturas que hay en torno a él: la eutanasia activa, que alguien ayude a morir a una persona enferma que no desea seguir viviendo. Se pasa de puntillas por el tema, a través de un personaje, pero no se profundiza en él ni tan siquiera se nos llega a decir si el personaje enfermo acaba muriendo gracias a que alguien lo ayuda o víctima del tumor que padecía.
Tampoco se nos explica exactamente qué negocios han hecho de Ramiro el hombre rico y perseguido que es, si bien se deja caer que son asuntos vinculados al tráfico de armas, dentro de una organización criminal. Igualmente, no se nos dice con claridad de qué se acusó a Victoria como para que pasara diez años en la cárcel.  
Sin dejar de hablar de tramas, se agradece que hayan lanzado, a través de Beatriz, un mensaje sobre la cirugía estética que se hace por el placer de verse mejor: cuidado dónde se hace porque puede traer problemas serios de salud, como le ocurre a esta mujer. También es de aplaudir que hayan lanzado a los jóvenes la idea de que la delincuencia no es una salida profesional, a través de los personajes de Jessica y su novio, que acaban mal por creer que robar es un oficio de largo recorrido.
Termino este apartado con un fallo argumental, el único que he visto en esta historia… No tengo claro si Eric tenía en Miami a una tía o a una prima de su madre, ya que se habla de una y de otra indistintamente, pero no es lo mismo una tía que una prima de tu madre.

MÁS COSAS:
Visualmente, la telenovela es una pasada. Se nota que Sony participa en la producción, porque es una historia con una realización de cine, literalmente. Tiene unos efectos especiales geniales. Por poner un ejemplo, hay una escena de un tiroteo en el que muere un personaje que pone los pelos de punta, por cómo está hecha. Pese a que los efectos especiales son de sobresaliente, me sorprendió que en varias escenas ambientadas en Nueva York colasen una nieve que caía en copos grandes, pero que no mojaba ni manchaba los paraguas de los personajes que ‘estaban’ allí ni tampoco el suelo sobre el que pisaban. Se notaba mucho que había sido metido por ordenador… Una cosa muy rara, teniendo en cuenta lo mucho que cuidaron el resto de efectos especiales y temas de realización.
*La historia comienza con la boda de Ramiro y Victoria.
Respecto de las localizaciones, otro sobresaliente. Es una historia de ciudad en la que solo se ve el campo cuando nos muestran la casa de Ramiro, situada en la montaña. También se ve el mar, aunque solo en el primer capítulo. El resto, todo son calles y barrios de Bogotá, con localizaciones en edificios reales de distintos barrios de la ciudad y algún escenario sorprendente, como la piscina abandonada desde la que opera Ramiro. Tengo mucha curiosidad por saber qué es esa piscina y si realmente se encuentra abandonada o no, porque como localización es extraordinaria y la han aprovechado a tope. 
De decorados, realmente hay pocos, pero impecables y nada acartonados. Musicalmente hablando, la telenovela cuenta con un pequeño repertorio de canciones, muy bien elegidas. Me gustaron especialmente tres: “Ella se marcha sola”, tema de ‘entrada’ (aunque la telenovela no tiene entrada), cuyo cantante desconozco, y compuesta ‘ad hoc’; y “Qué pena” y “Eres todo para mí”, ambas cantadas y compuestas por CZielo. De los ‘soundtracks’, nada que objetar.
De “Anónima” me sorprendieron además dos cosas… Una, para mal, y es que prácticamente ninguno los personajes que viajan en coche en las escenas lleva puesto el cinturón de seguridad, lo cual no es un buen mensaje para los espectadores. Buscando en internet encontré que el uso de cinturones de seguridad es obligatorio en Colombia, para cualquier plaza del vehículo, desde 2004.
La otra cosa me sorprendió para bien, porque no sabía que existían y me llamaron mucho la atención: los minutos que se compran en puestos ambulantes. Sí, teléfonos móviles atados a cadenas desde los que puedes llamar, pagando lo que sea por el tiempo que los uses. No los había visto antes en ninguna telenovela colombiana.
*El elenco, en la presentación de la historia.
Acabo pidiendo a la gente de RCN un poco de seriedad a la hora de emitir telenovelas que encima han sido producidas por ellos mismos. Os he dicho que “Anónima” tiene 73 capítulos, pero ahí hay de todo. Los veinte primeros duran entre cuarenta y cinco y cincuenta y cinco minutos, según el capítulo. Del veinte al cuarenta y cuatro, se estabilizan en cuarenta y tres minutos, más o menos. Del cuarenta y cuatro al cincuenta y seis, pasan a durar veinte minutos. Luego, hasta el final, recuperan los cuarenta y tres. Por favor, uniformidad de criterio.
Lo mismo podría pedir para el tema de las palabras malsonantes. En algunos capítulos se escuchan “joder”, “cagada” y demás palabras, pero en otros se silencian. No lo entiendo… Y vuelvo a lo que ya me habéis oído decir muchas veces… Estas palabras son palabras malsonantes, sí, pero todos las usamos. Son parte del lenguaje y hay que aceptarlas como tal, por mal que suenen. No tiene sentido silenciarlas.

“Anónima” es, en definitiva, una historia que atrapa, cargada de acción y romance y con un ritmo que deberían tener muchas telenovelas. No solo la historia es un gran punto a favor; también el elenco y el excelente trabajo que hacen Verónica Orozco, Santiago Alarcón y Julián Arango. Totalmente recomendable.

-PUNTUACIÓN FINAL: 9,2-

6 comentarios:

tessa dijo...

Gafemo!
Muy buena critica! Me dan ganas de verla.
Has ganado tu concurso por lo bien hecha.
Presentate y ganas jaj
Buen verano!

Carolina D dijo...

Yo también la mire, y me pareció genial, creo que lo de los cambios de horarios y de tiempo fue por el rating, en un principio la emitieron a las 9 p.m donde caracol la destrozo literalmente, luego del estreno de LEB, por caracol, RCN estreno contra el tiempo, y Anónima paso a las 10 p.m donde crecio mucho y ganaba en su horario.
Lo de los celulares, THIS IS COLOMBIA, es muy común, encontrase en las esquinas esos negocios es algo normal sale barato para llamar y en cierto modo, ayudaba a la trama por que la persona que recibe la llamada, no sabe con quien habla pasando por desapercibido. Santiago Alarcon es muy bueno.
Hay varias personas que afirman que esta es la versión femenina de una novela de Caracol llamada Fugitivos, que es buena también. (recomendada)
Saludos desde Colombia.
pd. si necesitas algún dato desde acá. Con gusto.

Gafemo (Hablemos de telenovelas) dijo...

Buenas noches...

Tessa... Gracias por tu comentario. Yo te animo a verla, porque merece mucho la pena. Ojalá después del ruido que hizo en México y sabiendo que la han comprado para EEUU, Nova se anime a emitirla en abierto, que hace mucho que no apuesta por nada de Colombia.

Carolina... Desconocía lo del cambio de horario. Y menos mal que funcionó, porque sino, hubiera sido una gran injusticia para un producto tan bueno. "Contra el tiempo", ¿qué tal está? ¿Cómo le está yendo?
Lo de los celulares me encantó y, lo que tú comentas, ayuda muchísimo a la trama. Mira que he visto telenovelas colombianas (tanto de RTI como de Caracol y RCN), pero no recuerdo haberlo visto en ninguna antes.
Coincido contigo en lo de Santiago Alarcón. Un crack. Igual que Verónica y que Julián. La verdad es que, así, a nivel de casting, hicieron un trabajo estupendo. No desentona nadie.
No vi "Fugitivos", pero sí conozco algo de la historia, por reportajes y cosas que he leído. Sí que tienen sus puntos en común (la cárcel, el inocente, la fuga y un poco la persecución). Me hubiera gustado verla en 2014, pero no tuve tiempo.
La que sí que veré será "Revenge", que comienza pronto en RCN, ¿no?

Un saludo!

Carolina D dijo...

Hola:
1. Contra el tiempo: Este año RCN esta en una mala racha, lo único que medio le ha funcionado ha sido hasta que te conocí y eso que es extranjera. Y es a las 8 de la noche, contra el tiempo inicio a las 9, luego paso a las 10 y ahora la dan a las 11 de la noche, ya esta en sus último capítulos, y supera a sus enfrentados, la verdad no me la he visto con juicio, porque se enfrentaba con LEB, y obvio me mire esa. Algunas personas me dicen que es buena es sobre el trafico de órganos, pero no te lo podría asegurar.
2. Revenge: No se va a emitir por ahora, debido a que van a dar sala de urgencias 2, y el protagonista Emmanuel Esparza estaría en ambas producciones. Esperar a ver si esta mala racha se termina pronto, porque caracol va liderando todas las franjas, menos el late.
¿Como te fue con la esclava?

lolita dijo...

muy buena critica gafemo, yo empece a verla hace unos días y la verdad que me tiene muy enganchada...a ver como acabo!
saludos!!

alexhoy dijo...

No se porque en españa no compran novelas de rcn y caracol colombianas si son las mejores