jueves, 8 de octubre de 2015

SUELE PASAR: Coches que explotan como palomitas

Son muchas las cosas que suelen pasar, a menudo, en las telenovelas. Gran parte de ellas no son más que giros derivados del guión, buscados a fin de cambiar el rumbo de las tramas. Otras veces, se trata de recursos estilísticos u ornamentales, tratando de conseguir una escena visualmente más agradable.
De estas cosas que, como indica el título del ‘post’, “suelen pasar”, me ocupo en este apartado, con un poquito de humor.

Los accidentes de coche son, desgraciadamente, algo frecuente en nuestro día a día. Yo creo que todos hemos sufrido alguno, de mayor o menor importancia. Abollones, rotura de faros, de intermitentes, de lunas… El resultado material suele ser distinto según el golpe, pero es rarísima la vez en la que el coche explota después de accidentarse. 
Lo contrario ocurre en las telenovelas, donde los coches explotan como si fueran palomitas, tanto en accidentes 'gordos' como en accidentes más sencillos.
Muestra de ello son estas cinco escenas…

“La usurpadora” (Televisa, 1998)
La malvada Paola (Gaby Spanic) secuestra a Elvira (Azela Robinson) después de que esta le revelara a la tierna abuela Piedad (Libertad Lamarque) que Paola nunca había estado paralítica, algo que llevaba varios capítulos haciéndoles creer.
Paola pisa el acelerador todo lo que le da la gana, por una carretera cargada de curvas. Elvira, con miedo (y con razón) trata de frenarla, agarrando el volante y haciendo que la señora Bracho pierda el control del coche, cayendo por un precipicio. El coche, tras varias vueltas de campana, explota y ambas mueren.
Por cierto… Que a nadie se le ocurra conducir como lo hace Paola en esta escena… Recordad que circular sin cinturón de seguridad implica perder varios puntos del carnet y unos cuántos euros de la cartera. 

“La viuda de Blanco” (Telemundo y RTI, 2006)
Si en la anterior escena el accidente y la explosión sirvieron para cargarse a la mala, en “La viuda de Blanco” un accidente de coche y la posterior explosión del vehículo sirven para que, en el capítulo 1, se conozcan Alicia (Itatí Cantoral) y Sebastián (Francisco Gattorno). Y es que Alicia tenía tanta prisa por volver al pueblo que obligó al taxista que la llevaba a correr, sufriendo un accidente con vuelco incluido.
Otra moraleja: si vais en taxi, no hagáis correr al taxista. Pensad en este pobre, que por culpa de Alicia y sus prisas se quedó sin su herramienta de trabajo. 


“Tormenta en el paraíso” (Televisa, 2008)
Aymar (Sara Maldonado) viaja con José Miguel (Julio Camejo) en un monovolumen cuyos frenos ha cortado previamente la malota de Maura (Mariana Seoane). Coge velocidad y cuando intenta bajarla, se percata de que los frenos no funcionan… ¡Y van por una carretera cuesta abajo, para más inri! José Miguel le insiste en que salten del coche para salvar sus vidas… Él lo hace, pero ella se queda dentro. El coche choca finalmente contra un montículo de tierra y… ¡Bum! Qué pasa después, no os lo cuento, que es mucho ‘spoiler’.
En cuanto al accidente… En serio, ¿alguien puede creerse que un coche puede explotar solo por haber chocado contra un montículo de tierra? 


“La Patrona” (Telemundo y Argos, 2013)
Nuevamente la villana está detrás del accidente, aunque, a diferencia del anterior, este es uno de esos accidentes que duelen al espectador… Max (Ennio Ricciardi) y Valentina (Bárbara Singer) se disponen a comenzar una nueva vida lejos de San Pedro del Oro. Van a ser felices de una vez por todas. Sin embargo, no cuentan con que Antonia Guerra (Christian Bach) ha ordenado a uno de sus secuaces que se interponga, literalmente, en el camino de los jóvenes. El resultado es que Max y Valentina caen por un desnivel y su coche explota. Ambos fallecen. 

“Las Bravo” (El Trece, 2014)
Con un accidente comienza “Las Bravo”. Y no es cualquier accidente, sino uno en el que se debieron de gastar buena parte del presupuesto de la telenovela. José (Eugenio Montessoro) huye a toda pastilla de unos delincuentes a los que debe dinero y cierta droga. En plena persecución, trata de adelantar a un camión, topándose en el otro carril con un tráiler. Intenta volver a su carril pero es demasiado tarde… Pierde el control del todoterreno y hace que el camión al que trataba de adelantar también se salga de la carretera, explotando ambos vehículos no una ni dos, sino tres veces. ¡Ahí es nada! 

BONUS: “Soy tu dueña” (Televisa, 2010)
A veces los coches estallan sin nadie en su interior, y como un simple recurso estético o visual. Ejemplo de ello, esta escena de “Soy tu dueña”, en la que Valentina (Lucero) tira por un barranco el coche que su novio y prometido, Alonso (David Zepeda), le había regalado pocos días antes de una boda en la que ella se quedó plantada.
También os digo una cosa… Si Valentina no quería ese precioso BMW Z4… ¡Podía habérmelo regalado a mí! Yo no le hubiera hecho ningún asco. 

Solo seis ejemplos de algo que se ve en un 80% de las telenovelas (y tengo miedo que el porcentaje sea aún mayor). A mí me encanta el mundo del motor y mientras escribía este artículo recordé un reportaje publicado en la revista “Autofácil” de hace ya una temporada, sobre la posibilidad de que exploten los coches tras un accidente. Os dejo el enlace, y os lo resumo: si el coche es de gasolina, es casi imposible. Puede arder, pero no explotar. Si es diesel, menos posibilidades todavía.   

1 comentario:

Lucía dijo...

Hola
Lo que nos cuentas es uno de los tantos tópicos de las telenovelas. Ahora mismo recuerdo el de Amor bravío cuando el coche de Alonso es empujado por su "madre" por un barranco y explota tras caer. Y otro reciente es en Lo imperdonable, donde la protagonista, Verónica, es secuestrada y al luchar con la delincuente sufren un accidente y el coche termina explotando y queda calcinado.
Como excepción ayer vi el accidente que ocurre en A que no me dejas y por una vez no pasó eso tan típico(¿Carlos Moreno se está especializando en poner accidentes de coches en sus últimas novelas? Creo que desde En nombre del amor hay al menos uno por novela.