domingo, 7 de junio de 2015

MIS DESVARÍOS: Un homenaje a aquellos que hacen posible que veamos telenovelas 'on line'

Hacía mucho tiempo que quería escribir una entrada como esta, pero por una u otra cosa, lo fui dejando… Hasta hoy.
Este ‘desvarío’, más que un ‘desvarío’ es un agradecimiento y un homenaje. Un homenaje, en primer lugar, a todos aquellos que os dedicáis a subir, desde México, EEUU, Colombia, Venezuela, Argentina, Brasil, Chile o cualquier otro país del mundo, los capítulos de las telenovelas según se emiten en su país de origen, a distintas webs de visionado ‘on line’ (Urraca, NovelasdeTv, Darkiller, Veonovelas y un largo etcétera). Sin vosotros yo no habría podido ver, así a ojo, la mitad de las telenovelas que vi en estos últimos cinco o seis años.
Quiero agradecer también a todos los que os dejáis un preciado tiempo de vuestra vida para grabar, subir y colgar en las distintas webs de descargas los enlaces de los distintos capítulos de las telenovelas en ese tipo de webs (no voy a dar nombres, no vaya a ser que me acusen de apología del delito y acabe saliendo mal parado).
Sin unos y sin los otros somos muchos, especialmente en este lado del charco, los que estaríamos perdidos. Sin toda esta gente yo no podría ver “Yo no creo en los hombres”, hasta que llegase a España, es decir, dentro de seis meses, un año, dos… O, igual, nunca. Y tampoco habría podido disfrutar de “Vivir a destiempo” o “El rostro de la venganza”, por citar dos que vi a través de internet y que no han llegado a España, aún cuando tienen ya un par de años encima.
Junto a este primer grupo, me gustaría dar las gracias a todos aquellos que os dedicáis a subir promos, entradas, entrevistas con los actores… En fin, todo tipo de vídeos relacionados con las telenovelas y que a mucha gente, como yo, nos son muy útiles e interesantes.
Muchas de estas personas son anónimos, no tienen tan siquiera un seudónimo con el que firmar, pero hacen un trabajo a mi juicio impagable y de bastante más valor, para mí, que lo que hacemos muchos blogueros, twitteros y demás ‘eros’ activos en este mundo cibernético.


No hay comentarios: