domingo, 8 de marzo de 2015

CRÍTICA: "Mi corazón es tuyo" (Televisa, 2014-2015)

Una telenovela basada en “Ana y los siete” no me llamaba la atención. Vi en su día “Ana y los siete” y si bien sí era entretenida, no tenía ganas de ver nuevamente la misma historia.
Sin embargo, hubo algo que cambió radicalmente mi parecer: que eligieran a Silvia Navarro como la protagonista de esa telenovela.
Había que hacer un esfuerzo y verla. Me puse a ello a finales de noviembre, acabándola justo a la vez de su final en México.

SINOPSIS:
“Mi corazón es tuyo” cuenta la vida de Ana Leal (Silvia Navarro), una mujer alegre, optimista, soñadora y trabajadora. Acaban de entregarle su nueva casa, una propiedad pequeña que, con su mejor amiga Jennifer (Fabiola Camponaes), ha logrado obtener con mucho trabajo y esfuerzo. Sin embargo, un incendio destroza la casa y las ilusiones de Ana.
*Logotipo de la telenovela.
Ana y Jennifer, desesperadas por la terrible situación que están viviendo, decidirán pedirle ayuda económica a Doroteo (Raúl Buenfil), dueño del ‘Chicago’, un club nocturno en el que ambas trabajan. Para su sorpresa, decide ayudar a Ana con la condición de que siga bailando por las noches en el bar.
Las penurias y el pagar el préstamo a Doroteo llevarán a Ana a buscar otro trabajo. Su falta de experiencia y su educación le complicarán el proceso de encontrar un trabajo estable. No obstante, el destino le tiene algo preparado. Por un enredo en una agencia de empleos, Ana terminará acudiendo a la mansión Lascurain sin saber que ahí encontrará todo lo que ha soñado.
Es allí donde conocerá a Fernando Lascurain (Jorge Salinas), un prestigioso y serio empresario que recuerda con tristeza el primer aniversario de la muerte de su esposa. Fernando es padre de siete hijos: Fanny (Paulina Gotto) de 19 años, una joven guapa y rebelde; Nando (Polo Morín), un ‘freak’ muy estudioso, de 17 años; Alicia (Isidora Vives), una adolescente de 14 años insegura; Sebastián (Emilio Osorio), de 11 años, pero con una gran personalidad artística; los gemelos Álex y Guille (José Pablo y José Manuel Alanís), con 8 años, traviesos e inquietos; y Luz (Isabella Tena), una pequeña de 5 años con cara angelical que, después de la muerte de su madre, pierde el habla.
El amor que surge entre ella y Fernando deberá vencer todos los obstáculos que en el camino les interpone Isabela Vázquez de Castro (Mayrín Villanueva), una ejecutiva de la empresa de Fernando obsesionada con él y su dinero.

DATOS y TRÁILER:
176 capítulos de 45 minutos. México, 2014-2015 (Televisa). Productor: Juan Osorio.

PERSONAJES y ACTUACIONES:
La protagonista indiscutible de la historia es Silvia Navarro, y es la que se lleva gran parte del éxito que la telenovela tuvo en México. Tras dos años de ausencia, Silvia ha vuelto al género con un personaje distinto a lo que había venido haciendo en televisión: una nana pobre, algo vulgar, que por las noches se transforma en una bailarina de ‘poll dance’.
*Jorge y Silvia en una imagen promocional.
Esta salida de su zona de confort le ha venido muy bien a Silvia para demostrar que es capaz de conseguir la misma empatía con el espectador en una telenovela al uso que en una telenovela cómica, como es “Mi corazón es tuyo”. La he visto aún más natural, espontánea y divertida que de costumbre (que ya es decir), con un grado de entrega y profesionalidad que pocos actores y actrices consiguen.
La química que Silvia ha tenido con Jorge Salinas, su galán, ha sido bestial. Ha tardado en mostrarse en pantalla, por los designios del guión, pero en cuanto lo ha hecho los espectadores hemos disfrutado de muchísimas escenas preciosas, y de unos besos que hubieran derretido a cualquier ‘don hielo’.
De Jorge, poco que decir. Es un galanazo, de esos de los que deberían aprender las nuevas generaciones. Al igual que Silvia, se implica al máximo en cada escena y consigue transmitir las emociones de su personaje, en cada una de las distintas etapas por las que pasa en la telenovela.
*Mayrín Villanueva es Isabela Vázquez de Castro.
La gran sorpresa de la telenovela, para mí, ha sido Mayrín Villanueva. No me convenció en “Mentir para vivir”, pero aquí, como la villana tan peculiar que interpreta, me ha fascinado. Creo que es otra de esas actrices que funcionarían mucho mejor de villanas que de protagonistas, aunque los productores se empecinen en lo contrario.
Me he reído muchísimo con Isabela Vázquez de Castro y sus ocurrencias, y me ha encantado la ‘novedad’ de que la villana interactúe directamente con los espectadores de la telenovela, compartiendo sus secretos y planes con ellos y, a veces, provocándolos o, incluso, riéndose de ellos. Es una villana atípica, a la que todo le sale mal, pero que cae bien (al menos, a mí).
Sigo con los jóvenes… Me alegró mucho que Juan Osorio y su equipo apostasen por caras nuevas para cubrir gran parte del elenco juvenil. A Paulina Goto no la conocía, y si bien al principio me recordaba mucho a Eiza González en “Amores verdaderos”, poco a poco ha conseguido llevar su personaje, adaptándolo a los cambios que sufre en la telenovela, y darnos una Fanny divertida, solidaria, capaz de implicarse con cualquiera de sus hermanos en cualquier cosa.
A Juan Pablo Gil tampoco lo conocía y me ha sorprendido para bien. Nos regala un personaje que quizás sea el menos estereotipado de la telenovela. Transmite de una forma muy natural, y tiene porte de galán. Tiene todas las papeletas de convertirse en protagonista si Televisa así lo quiere. Su química con Paulina ha sido muy buena.
*La 'tropa' Lascurain.
Sigo con Polo Morín, otro descubrimiento. Quizás al principio lo he visto algo sobreactuado, pero pronto ha sabido coger el tono al personaje y ofrecernos un Nando un tanto especial, ‘freak’ a la par de tierno. Lo mismo me pasó con Emilio Osorio (Sebastián), que ha hecho un buen papel pese a ser su primera intervención ‘de peso’ en una telenovela. Isidora Vives (Alicia) junto a Isabella Tena (Luz) tienen el honor de interpretar a los personajes más tiernos de toda la telenovela. Para ser jóvenes, han demostrado un talento extraordinario, especialmente Isabella.
Los gemelos también me han gustado, aunque ha habido unas cuantas veces en las que los he visto algo perdidos en las escenas, cosa entendible, porque no se le puede exigir lo mismo a un niño que a un actor con sus años de experiencia.
Continúo con los Lascurain, dedicando unas palabras a Rafael Inclán (Don Nicolás), que nos ha dado un buen personaje, mal llevado para mí por los guionistas (aunque de eso hablaré más tarde). Lo mismo debo decir de Pablo Montero (Diego). Ha hecho un personaje con el que se le veía disfrutando, pero que también ha sido mal llevado por parte de los escritores de la telenovela.
*Carmen Salinas interpreta a Yolanda.
Eso mismo pasó con Johnny (Adrián Uribe), un personaje totalmente cómico y muy logrado por parte de Adrián, al que, sin embargo, no supieron muy bien dónde meter los propios guionistas (en la versión original moría en la segunda temporada) y Jennifer (Fabiola Campomanes), otro personaje adorable pero cuyas historias no fueron del todo acertadas.
Halagos para Carmen Salinas (Yolanda), que ha demostrado una vez más que es una actriz como la copa de un pino, capaz de hacer cualquier personaje que se le ponga por delante y capaz de involucrarse en cualquier situación si lo exige el personaje (léase el baile en el tubo que realiza en un capítulo de la telenovela). Me ha gustado mucho. Aplausos para René Casados y Beatriz Morayra (Bruno y Manuela) por regalarnos unos personajes tan exageradamente divertidos y peculiares, con una historia de amor tan curiosa.
Mención también para Norma Herrera (Soledad), que a mí personalmente me ha emocionado en unas cuantas escenas, algo que no es de extrañar, pues Norma es una maestra de la actuación, capaz de transmitir al espectador cualquier sentimiento. Y si encima la unimos a Silvia, salen escenas tan bonitas como una que se ve en torno al capítulo ciento dos.  
*Jorge Aravena, junto a Silvia y Juan Osorio.
Vinculados a Norma aparecen en la trama dos personajes: Ángel (Jorge Aravena) y Magda (Luz Elena González). Debo decir que ha sido un gusto volver a ver a Jorge tras muchos años (desde la época en la que estaba en Venevisión). Es un tío que no envejece y que sigue siendo el actorazo que era. Lástima que le den papeles de poco peso. A Luz Elena la he visto muy sosa, en un personaje totalmente prescindible.
Quien tampoco me ha gustado, pese a que los villanos son su especialidad, ha sido Lisardo. Lo he visto muy sobreactuado en la primera etapa de su personaje, y algo mejor en la segunda. Poco ayuda el hecho de que los guionistas, como con los que mencionaba antes, tampoco supieran por dónde llevar a su personaje. Eso sí, menos mal que decidieron quitarle el tinte de pelo… No le favorecía nada.
Acabo con una mención positiva en pro de unas cuantas caras jóvenes que he conocido en la telenovela: Omar Yubeili (como el divertidísimo y peculiar Pablo), Daniela Cordero (como la peculiar Ximena) y Bea Ranero (como la estrambótica Edith).

TRAMAS:
*Silvia y Jorge en una escena.
La trama principal, milagrosamente y a base de bastante relleno proporcionado por otras tramas, llega hasta el capítulo 152, en el que Fernando descubre el secreto de Ana. Antes de esto hay mucho que contar…
El romance entre Ana y Fernando parece, ‘a priori’ que va a darse pronto, y de hecho, a los diez o quince capítulos de comenzar la telenovela se dan el primer beso. Hasta ahí, normal. Las tretas de la villana los separan, sobre el capítulo veintialgo y, pese a algún que otro beso y coqueteo, no vuelven a estar juntos, ya de manera más formal, hasta el capítulo ciento cinco, más o menos.
Entre medias se nos cuenta, como digo, con relleno aportado por otras historias, cómo Ana empieza una relación con Diego y cómo Fernando se arrepiente una y otra vez de haber dejado a Ana ir, para casarse con Isabela, que se dedica a planear todo tipo de maldades en contra de los hijos de Fernando y la pobre nana.
*Juan Pablo Gil y Paulina Goto, León y Fanny.
Tras haberse divorciado de Isabela, Fernando se reconcilia con Ana (que ha roto con Diego, que reacciona de una manera completamente infantil ante esa ruptura) y, a partir de ese momento, empezamos a disfrutar, en sentido estricto, de la relación de amor de Ana y Fernando, con ese bache que supone que Fernando la descubra bailando en el Chicago.
Las tramas que hacen que esta principal se mantenga durante toda la telenovela son esencialmente tres… La primera, la relación entre Fanny y León, para mi gusto, mal llevada, con muchas idas y venidas y con personajes entremetidos por ahí, que poco le aportan, pero eso sí, con escenas preciosas y un final esperado y esperable. La segunda, la relación entre Jennifer y Nicolás, que acaba en boda, demostrando que el amor no tiene edad, para luego ser desfigurada completamente por los guionistas, haciendo que, sin causa alguna, Nicolás mande a paseo a Jennifer y juntando, a la fuerza (como quien dice) a Jennifer con Johnny, un personaje que a partir del capítulo treinta anda ‘pululando’ por la telenovela sin tener argumento fijo.  
*Fabiola Campomanes y Rafael Inclán, en 'su' boda.
La tercera trama de apoyo ha sido también un poco extraña. Hablo de Nando y sus novias. No logro entender, por muy bipolar que fuera al principio, que Ximena golpease a Nando en un capítulo y que al siguiente le dijera que lo amaba. Tras varios problemas, se separan y Nando vive un amor de verdad con Edith. Hasta ahí, todo perfecto. Pero luego recuperan a Ximena, curada de su trastorno, y la vuelven a juntar con Nando, mandando a volar a Edith. El final de esta trama tampoco tiene coherencia alguna, para mi gusto.
En las tramas de los niños también hay de todo. Yo en particular me quedo con la curiosa relación de amor de Pablo y Alicia, que, esta sí, está bien contada.
La telenovela en sí tiene un ritmo bastante bueno, y todos los flecos se resuelven antes del final, distinto en forma pero no en fondo de lo que suele ser habitual. Digo lo de distinto en forma, porque parte del mismo se desarrolla en un estadio de fútbol, rodeados los personajes de miles de fans de la telenovela.
*Los Reyes Magos de "Mi corazón es tuyo".
Al margen de todo lo anterior, me ha gustado especialmente que se dedicaran algunas tramas o subtramas a hablar de los niños con cáncer, de las niñas que son violadas o que se embarazan siendo adolescentes, del cáncer de útero, de las dificultades para adoptar… Temas, en definitiva, sociales y que están a la orden del día.
Se agradece que hayamos visto la navidad en una telenovela (lo siento, soy muy navideño) y que se hagan constantemente referencias al tiempo en el que se desarrollan las tramas.
También debe aplaudirse que hayan incluido a un perro, Siete, en unas cuantas tramas de la telenovela como si de un personaje más se tratara. Y hablando de personajes, acabo criticando que desaparecieran a dos (Edna y el hada madrina de Ana) sin dar una mínima explicación al espectador.

MÁS COSAS:
“Mi corazón es tuyo” es sinónimo de música. La telenovela cuenta con una lista interminable de canciones y prácticamente todos los personajes tienen la suya propia. Ya lo propuse en Twitter hace unos meses y lo repito aquí: la producción debería sacar un CD con todos los temas de esta telenovela, muchos de los cuales han sido además compuestos ‘ad hoc’.
*Daniela Romo, durante su participación en la historia.
Yo me quedo con la canción principal, de Axel y Kaay, que transmite un buen rollo y un optimismo tremendo, así como el “Llévame despacio” de Paulina Goto y las canciones “Te tengo y no” y “Esos ojos”, de Pablo Montero.
En la telenovela vemos también actuar a diversos cantantes, tanto aquellos que participan de la banda sonora como otros que no aportan ningún tema (Lisardo, Pandora...). Ver a los niños y a los propios protagonistas cantando en muchas ocasiones es algo también que se agradece.
Se agradece, además, y hablando de música, que sea la propia Silvia la que haga los bailes con los que Ana deleita a su público en el Chicago (lo que demuestra una profesionalidad tremenda por parte de la actriz).
Respecto de los decorados, en general están bastante bien hechos, especialmente la mansión de los Lascurain. Nada que objetar sobre el vestuario.
*Parte del elenco, en la presentación de la telenovela.
Las locaciones son espectaculares y, afortunadamente (no me gustan las telenovelas con pocas) son abundantes y se ven ya desde la entrada (con el peculiar laberinto inglés).
Abundantes son también los logotipos de la telenovela, que se ven en ordenadores, botellas de agua, tablets… ¿Es necesario? Es algo que no me ha gustado, no sé, me saca un poco de la escena ver tanto logo de la telenovela…
Tampoco me ha gustado que en una escena en la que Isabela va al ginecólogo se censurara un pecho (que salía de lado, sin verse nada más que un poco) de un cartel en el que una madre amamantaba a su hijo. Una cosa tan natural y bonita no había por qué censurarla.
He visto también muchos pinganillos… ¡Con lo que los odio! Y me ha molestado que se reutilizaran actores para interpretar distintos personajes (hay dos o tres casos por ahí).
Me han agradado las muchas referencias a España que contiene la telenovela (desde el difunto marido de Yolanda hasta el Quijote hasta el Sancho Panza del escritorio de Fernando, pasando por los cuadros con el escudo heráldico de España que cuelgan en el despacho y la sala de la mansión).

Resumiendo, una telenovela larga pero bien contada, cargada de humor, con una pareja principal estupenda y una villana genial. Recomendable a cualquiera que quiera pasar buenos ratos, echarse unas risas y olvidarse un poco de los problemas del día a día, como ha sido mi caso en los tres meses y medio que me ha llevado verla.

-PUNTUACIÓN FINAL: 8,3-

6 comentarios:

QUIKE dijo...

Yo estoy muy de acuerdo contigo en tu critica de MCET exceptuando algunas cosilas.

Pero creo que a Ana no se le quema la casa, la casa se le inunda porque Jennifer se deja una ventana abierta

Mi nota es de 8.7

Daniel dijo...

Yo al principio no veia esta telenovela, pero en mi familia comenzaron a verla; me parecio entretenida y como te lo describi en mi post de telenovelas x el mundo; poco a poco me parecio divertida principalmente por Silvia que es un sol; la trama es muy simple pero cada personaje trae algo de mensaje que le deja al espectador incluso las villanas como bien lo mencionas atipicas que son Isabella (Mayrin) que aqui me parecio graciosa y el final del personaje ni se diga :D, Carmen Salinas en cualquier papel saca risas al espectador, los niños y los 2 adolescentes fueron vitales para acaprar audiencia en la tv, y coinsido contigo la historia de Nando y las 2 chicas no las cerraron como debian yo lo hubiera dejado con Edith, aunque el final me recordo a el de las telenovelas infantiles de los 2000 en un estadio en general Osorio sabia que era un producto infantil/juvenil.Y como tu dices amigo Enhorabuena :D se llebo el premio de la noche contra todos los pronosticos

sirena40 dijo...

Ana y los siete mee parecio rollo.
Ademas Ana Obregon la protagonista de la historia original es bastante mala como actriz aunque ella haya dicho varias veces que le dieron un premio a la mejor actriz en no se que pais. Ignoro que les pasaria pir lacabeza para darle semejante premio.
Evidentemente Silvia la da1.000 vueltas como actriz a Ana.

Anónimo dijo...

"es una novela hermosa" "hagan segunda parte" ya me tiene chocada enserio por eso los mexicanos somos criticados por actuaciones vagas y sin chiste, por esta clase de programas que no enseñan nada y además son sobrestimados...solo les gusto por la comedia por que el final fue como el de los videos de bart baker o creo que sus videos son mejores

Anónimo dijo...

La casa se le quemo porque por la lluvia se estropeó donde los cableados de ma luz y se quemo el edificio.

Mar dijo...

"Ana y los siete" fue una de las telenovelas de mi infancia, pero, honestamente, no me parece una buena producción. "Mi corazón es tuyo" le da mil vueltas, y en este caso el alumno supera al maestro con creces. Esta telenovela significó mi regreso al género después de mucho tiempo, consiguió que me enganchara completamente, que viera con mejores ojos a una maravillosa Silvia Navarro y que me enamorara de la historia entre Fernando y Ana, que tienen una química preciosa. Prescindibles el final entre don Nicolás y Jennifer, las repetidas apariciones de Johny, los devaneos amorosos de Nando y la extrema complicación en la relación de Fanny... A pesar de todo, es una buena historia, alegre, amena y entretenida. Me gustó.