domingo, 5 de octubre de 2014

DEBO CONFESAR y CONFIESO: Así veo telenovelas (II)

En un ‘post’ de hace algunos meses daba algunas pinceladas sobre cómo me gusta ver telenovelas. Releyendo la entrada en cuestión creo que es necesario un segundo ‘post’ dedicado a ese asunto.
Sea el medio a través del cual vea la telenovela (aunque suelo verlas por internet), sigo siempre unas pautas básicas:
-De una en una, preferentemente: no soy de esa gente que ve una lista interminable de telenovelas. Respeto a quienes lo hacen pero no comparto esa forma de ver las telenovelas. Yo soy partidario de ver las telenovelas de una en una. Todo lo más puedo llevar a la vez dos telenovelas, como ocurre excepcionalmente ahora, que ando con “El color de la pasión” y la segunda temporada de “El Señor de los Cielos”. Creo que si viese tres, cuatro o cinco a la vez, además de perder mucho tiempo, me perdería con los nombres de los personajes, las tramas… En resumen, que no podría dedicar la atención que se merece al producto.
-Sin parones de tiempo: tampoco me gusta empezar una telenovela, dejarla en un capítulo y retomarla un mes o dos después. Una vez que se empieza a ver una telenovela para mí solo hay dos opciones: seguirla y acabarla (si me gusta) o dejarla (si no me gusta).
-20 a 25 capítulos para decidir si me gusta: son el número de capítulos que me sirven para decidir qué camino elijo (si sigo y la acabo, o si la mando a paseo). Creo que son más que suficientes para ver si la historia tiene potencial y consigue atraparme o, si por el contrario, me aburre soberanamente. Ojo, algunas las dejé cuando iban más avanzadas, como ocurrió con “Los herederos del Monte”, que la abandoné en el capítulo 68.
-Pocos capítulos al día: no suelo ver más de tres capítulos al día de la telenovela que esté viendo. Si veo más, me ‘asfixio’. Por eso no comparto la idea de esas personas que tranquilamente se ven diez o quince capítulos de la misma telenovela en un fin de semana. Vale más ir poco a poco, enterándose y fijándose en todo, que ir a lo loco y quedarse solo con lo básico.
-Con el menor ‘spoiler’ posible: esto es lo más complicado, hoy en día, gracias a Twitter y Facebook. Para mí, que veo las telenovelas cuando se han acabado o están por acabarse en su país de origen, resulta casi misión imposible no enterarme de ciertas cosas gracias a las redes sociales o a internet en su conjunto. En todos los lados hay ‘spoilers’ y nadie avisa de ello: desde la cuenta oficial de la historia, por parte de blogs y páginas especializadas… Por ello a veces lamento ser incapaz de seguir a ritmo de su emisión original una telenovela. 
*Las imágenes que acompaña el texto son escenas pertenecientes a "El color de la pasión".

No hay comentarios: