jueves, 2 de octubre de 2014

ACTORES SÍ, CANTANTES NO: David Zepeda

Hay dos profesiones que están separadas entre sí por una línea muy delgada: actor y cantante. Muchas veces esa línea se rompe y hay cantantes que se meten a actores y actores que se meten a cantantes. A veces ello es para bien y el cantante triunfa como actor o el actor como cantante, pero hay veces (y suele ser lo más frecuente) el cantante fracasa como actor o el actor fracasa como cantante. De ello va esta nueva sección. Recordar que aquí yo solo doy mi opinión y que habrá gente que igual piense lo contrario. Respeto todas las opiniones y espero que se haga lo mismo con la mía.

Uno de esos actores que se decidió a probar suerte en el mundo musical fue David Zepeda. El protagonista de “Mentir para vivir” decidió probar suerte en el mundo musical en el año 2012, coincidiendo con su papel protagónico en “Abismo de pasión”.
Lo hizo entonces cantando una canción que sirvió para ambientar algunas de las escenas románticas de los protagonistas de la historia. La canción llevaba por título “Dulce talismán”. Me causó un profundo trauma la primera vez que la escuché. El ritmo, ¿bachatero o merenguero? que tiene, pasa, y la letra es hasta bonita, pero a David le faltaba mucho por pulir.
Coincidiendo con su siguiente protagónico, y apoyado por la producción de la telenovela, David lanzó al mercado su primer disco, titulado “Volverte a enamorar”, y que se compone, si no estoy equivocado, de diez canciones. Resumiendo mucho diré que las canciones siguen la misma estela que “Dulce talismán” y que solo se salva “Volverte a enamorar”, para mí la mejor dentro de lo poco pasable que hay en el álbum. El resto siguen ese estilo indefinible, algunas tirando a bachata, otras a merengue, con letras y ritmos que quizás funcionen en América Latina pero que no llaman la atención de los europeos, más acostumbrados al pop y similares. Además, aunque sí que se notó una leve mejoría, la voz de David sigue sin convencerme. Tiene una voz muy poco acorde con los ritmos que acompañan a las canciones y aún se sigue escuchando algún desafino.
No obstante, decir que admiro su empeño en mejorar y su dedicación, ya que ha declarado en multitud de ocasiones que ha tomado clases de canto, de dicción y de no sé qué más cosas para hacer un buen trabajo, musicalmente hablando. Como actor, lo dicho, bueno, especialmente para los papeles de malo, como en “Sortilegio”.

Dejo como muestra las dos canciones más populares de David:
 *”Dulce talismán”. Fue su primer ‘single’. Como se puede apreciar, la voz de David no pega para nada con los ritmos. Lo mejor del videoclip, quizás sea la chica que aparece ligera de ropa.

**”Volverte a enamorar”. Una canción más tirando a pop que a bachata-merengue, y, como he dicho, pasable si la comparamos con el resto de canciones de ese álbum, que se pueden escuchar (si alguien lo desease) en Youtube.

** BONUS. ”Frío”. Así me quedé yo cuando escuché esta canción, una de sus últimas novedades.

No hay comentarios: