domingo, 16 de febrero de 2014

SUI GENERIS: Las telenovelas infantiles, un filón agotado

Estuvieron muy de moda en los años 90 en México, por influencia, como siempre, de otro país, en este caso, Argentina.
Y es que en Argentina nacieron las telenovelas infantiles en los años 90, con títulos como “Carrusel”“Chiquititas” (que duró seis años, desde 1995 hasta 2001) o “Cebollitas” (1997).
Bien es cierto que México había hecho alguna telenovela con y para niños, como es el caso de “Mundo de juguete” (1975), “Chispita” (1982) o “Sí, mi amor” (1984), pero no fue hasta finales de los 80, en concreto 1989, cuando Televisa se aventuró, como decía, viendo el éxito que cosechaban en Argentina, a producir telenovelas de esas características.
La primera fue “Carrusel” (1989), con numerosos niños (entre ellos Ludwika Paleta) y adultos como Gaby Rivero, Odiseo Bichir o Rebeca Manríquez.
*Luz Clarita.
“Carrusel” fue el inicio del boom de las telenovelas mexicanas de corte infantil. Durante los 90 y parte de la primera década del nuevo siglo se sucedieron, uno tras otro, numerosos títulos entre los que cabe destacar algunos como “El abuelo y yo” (también con Ludwika Paleta), “Ángeles sin paraíso” (con Anahí), “Carita de ángel” (con Lisette Morelos y Miguel de León), “María Belén” (con Danna Paola), “Pablo y Andrea” (también con Danna Paola), “Sueños y caramelos” (con Nashla Aguilar) o “¡Vivan los niños!” (con Daniela Aedo), entre muchas otras historias que hicieron las delicias de una generación de mexicanos  y que se vendieron bastante bien al extranjero.
¿Su secreto? Narrar historias de niños, a veces huérfanos, a veces en orfanatos y a veces viviendo con su madre/padre viudo/a, que se comportan como tal, con, eso sí, una historia romántica de fondo.
Las aventuras y desventuras de los pequeños servían para enganchar al televisor a los niños, mientras que la historia de amor de los mayores hacía lo propio con los padres de los niños, que disfrutaban así de telenovelas ‘blancas’, sin violaciones, drogas o asuntos turbios en el guión y cuyo único fin era hacer que las familias se sentasen un rato a ver la tele.
*Amy, la niña de la mochila azul.
Calculo que desde el 2006 llevamos sin ver una telenovela infantil mexicana, ya que, como era lógico, la fórmula fue poco a poco desgastándose y dejó de ser útil tras tantos años funcionando a las mil maravillas. Azteca intentó hacer alguna telenovela infantil hace años, pero se quedó en un simple proyecto.
No obstante en Argentina aún se ven algunas, quizás más juveniles que infantiles, como es el caso de “Violetta”, y que se basan también en gran medida en la música.
No veo probable que Televisa (o Telemundo, que no ha hecho más que alguna suelta, del tipo de “Amar de nuevo”, ya que Frijolito yo no la considero infantil por los temas que aborda, como ya les comenté) recuperen este subgénero. Hoy en día las cadenas programan otros productos que seducen más a los niños (dibujos animados, mayormente) y también es cierto que hay ciertas telenovelas (esas que llaman cómicas) que están pensadas para reunir a toda la familia ante el televisor, aunque haya situaciones que yo no veo como aptas para el público infantil.
Sea como fuere, el filón de las telenovelas infantiles se ha agotado (o al menos eso parece), en pro de otros filones que se están comenzando a explotar como por ejemplo las narconovelas, de las que les hablaré otro día. 

2 comentarios:

Telenoveleiros! dijo...

A pesar de que cadenas como Televisa ya no producen telenovelas de corte infantil, en Brasil todavía este género ha ganado fuerza en los últimos años, con la emisión de "Carrossel", de 2012, que hasta ha sido exportada a otros países. Actualmente, producen "Chiquititas", que desde 2013 alcanza altos índices de audiencia en Brasil.

Gafemo (Hablemos de telenovelas) dijo...

Buenas amigo:

Brasil está experimentando, en el campo de las telenovelas infantiles, el inicio del mismo 'boom' que vivió México en los años 90. Funcionan 'remakes' de telenovelas infantiles argentinas (como las que mencionas). También se está viendo en las telenovelas juveniles, como la versión brasileña de "Rebelde".
De todas formas, sois el país con más telenovelas originales producidas en los últimos años. La lástima es que a países como España difícilmente llegue una telenovela brasileña por temas de doblajes.

Saludos.