miércoles, 22 de enero de 2014

ME CHIRRÍA: Las telenovelas NO tienen la culpa de la violencia en Venezuela

Les pongo en situación… Estoy cenando mientras veo la televisión. Estoy viendo TVE, en concreto, el Telediario (noticiero para los que me leen desde el otro lado del charco).
La presentadora, Ana Blanco, da paso a una noticia en la que Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, achaca la alta tasa de violencia del país… ¡a las telenovelas!
Me quedé en shock. Veo el vídeo y me topo con esto (a partir del minuto 26:00):
Tras la violenta muerte de Mónica Spear, hace dos semanas, los ánimos están caldeados en Venezuela, el país con la mayor tasa de criminalidad de América Latina. Como hay que buscar un culpable de ello, al ilustrísimo presidente Maduro (que de maduro debe tener poco) se le ha ocurrido echar la culpa de tantas muertes violentas que ocurren en el país a las telenovelas.
*Norkys Batista es Andreína en "DTMR"
¿Sus argumentos? Que la mala de “De todas maneras Rosa” había matado hasta a su madre “y es la héroe”. Al mismo tiempo se pregunta cuántos millones de personas, niños y jóvenes ven ‘eso’.
A ver Maduro, amigo, me parece a mí que no has pillado lo que es una telenovela…
En Venezuela el 90% de las telenovelas que se producen son telenovelas ‘rosas’, las de toda la vida, con sus buenos y sus malos. Historias de amor que no buscan más que entretener.  
En las telenovelas venezolanas, como gran parte de las mexicanas (no así tanto de las estadounidenses) hay un señor y una señora, buenos, que se quieren y se aman, y un malo o mala malísimos que quieren destruir a los protagonistas y a quien se les ponga por el camino. Si este ve una telenovela del estilo de “El rostro de la venganza”, donde todo gira en torno a un psicópata, que se carga a decenas de personajes a lo largo de la telenovela le da algo.
De las últimas telenovelas venezolanas solo se me salva “La vida joven”, que era bastante apartada del prototipo de telenovela ‘rosa’ al uso.
Sigamos con las declaraciones de Nicolás Maduro… “Yo creo que hay que hacer un debate abierto, sincero, sobre el modelo de comunicación cultural antinatura, antihumano que tienen los medios de comunicación”.
Ojo a la expresión “modelo de comunicación cultural antinatura”. ¿Qué quiere decir con esto? ¿Qué pretende buscar Maduro, una televisión donde no se emitan escenas de muertes, asesinatos, zombies…?
Nicolás, me parece que estás por el mal camino. En mi opinión, y ojo, es solo una opinión, las telenovelas tienen tanto que ver con la violencia que vive Venezuela como los peces en el cambio climático y la destrucción de la capa de ozono, o lo que es lo mismo, nada.
El problema de la violencia ‘social’ en Venezuela debe radicarse, sí, pero debe hacerse partiendo de la base de toda persona, que es la educación en el caso de los niños y jóvenes respecto de los que aún se puede evitar que caigan en esa espiral de violencia. Y claro está, la justicia para los que ya han caído y han asesinado o cometido cualquier otro delito, ya que no hay que olvidarse que casi un 97% de los delitos que son cometidos en Venezuela quedan impunes (lo de que apresaran a los culpables del asesinato de Mónica no es más que una excepción, un caso en el que la policía actuó rápidamente dada la popularidad mundial de la actriz y la repercusión que tuvo su muerte).
Las telenovelas nada tienen que ver en todo este asunto. Además, como bien reconocen los guionistas, en las telenovelas los malos acaban recibiendo su castigo, algo que no ocurre, como comentaba, en la vida real.

No hay comentarios: