domingo, 15 de septiembre de 2013

CRÍTICA: "Rosa diamante" (Telemundo, 2012)

De vez en cuando me gusta ver una telenovela típica, una telenovela tradicional o una telenovela rosa, que llaman algunos. Necesitaba ver una telenovela ‘de las de toda la vida’ pero adaptada coherentemente a nuestros días. Buscando una me encontré con “Rosa Diamante”, versión de la argentina “Perla” (versionada por Azteca 13 en 1998 como “Perla Negra”) y qué les digo, me enganchó desde el primer capítulo…

SINOPSIS y PERSONAJES
Rosa (Carla Hernández) nació para triunfar. La vida hizo de ella una mujer invencible al superar el abandono por parte de su madre, quien al nacer la envía a un internado de la mano de una misteriosa mujer que la entrega junto a 18 diamantes en pago por cada año de su vida en el internado, y uno rosa, que sólo recibirá cuando cumpla la mayoría de edad.
Rosa conoce en el internado a su única amiga, Eva Sotomayor (Thali García), a quien pronto amará como a una hermana.
Sin embargo, estas dos inseparables amigas no están totalmente solas. Eva recibe el cariño de su abuelo, Eduardo Sotomayor (Patricio Castillo), quien es un poderoso empresario de una importante firma de lencería y se convierte en una figura paternal para ambas chicas ya que las visita regularmente.
El amor llega a la vida de Eva, a través de José Ignacio Altamirano (Mauricio Ochmann), un joven mujeriego lleno de codicia que lidera Acua, la empresa rival de los Sotomayor y que tras el fallido intento de seducir a Rosa, le llega al corazón de su inocente y noble amiga. Eva cae enamorada en los brazos de José Ignacio, quedando embarazada, y de paso abandonada tras la burla del que consideraba el amor de su vida.
*Logotipo de la producción.
Eva asume su embarazo y junto con Rosa, se comprometen a ser las madres de su hijo. Al nacer el hijo de Eva, Rosa le promete a ambos que si alguna vez encuentra a José Ignacio, le hará pagar por haberlos abandonado.
Poco tiempo después Eduardo muere y Eva es nombrada heredera de su fortuna. Rosa y ella son llamadas por la familia Sotomayor para que acudan a recibir la herencia. En el viaje sufren un terrible accidente en el que Eva muere.
Es entonces cuando Rosa decide tomar la identidad de su amiga, instalándose en la mansión de los Sotomayor, donde se enfrentará a diario con su supuesta nueva familia compuesta por su abuela Rosaura, su prima Bárbara (Begoña Narváez), su tío Rodolfo (Constantino Costas) y su tía abuela Leticia (Patricia Conde), quienes sólo viven para disfrutar sin ningún esfuerzo de los lujos y las comodidades de la mansión.
Durante su lucha, Rosa acabará siendo víctima del destino pues se enamorará de José Ignacio, el hombre al que considera su peor enemigo.

DATOS y TRÁILER



127 capítulos (10 de veinte minutos y el resto, de cuarenta y cinco). México (Telemundo y Argos). Productora: Martha Godoy.

PERSONAJES y ACTUACIONES:
*Carla Hernández es Rosa
Esta telenovela me ha servido para descubrir a una actriz a la que se le nota que nació, actoralmente hablando, de Azteca 13. Hablo de Carla Hernández (Rosa). Ella sabe manejar un personaje de una muchacha alocada que madura a raíz de la pérdida de su única amiga en un accidente de coche. Rosa es una mujer fuerte, decidida, con un par de huevos, que diríamos en España y Carla sabe ser ese personaje, creando empatía con el espectador. Eso sí, de todo lo que le pasa me quedo con sus peleas y riñas con Rosaura Sotomayor, Bárbara Montenegro y con José Ignacio Altamirano.
Mauricio Ochmann (José Ignacio) está como siempre. Es un actor que siempre me ha gustado, es muy natural y sabe sacar provecho del guión. La química con Carla es muy buena y en pantalla ambos se ven muy naturales, nada sobreactuados (quizás sea también porque Ochmann es ‘nacido’ en Azteca 13).
La mala, Begoña Narváez, o lo que es lo mismo, la Barby, ha sido la parte cómica de esta telenovela. Begoña sobreactúa, pero es porque el personaje lo requiere. Bárbara Montenegro es una ‘trágica’ o ‘exagerada’, que decimos en España, que no duda en hacer todo lo que se le pasa por la mente para atrapar a José Ignacio. Es un personaje de muchos contrastes, aparentemente inocente e infantil, pero con una maldad exquisita que la lleva a enloquecer. Le queda muy bien el personaje y me ha hecho reírme en muchas ocasiones, como con una pelea que mantiene con Rosa en los baños de un restaurante donde coinciden ella, Rosa, Junior y José Ignacio.
*Begoña Narváez es Bárbara.
Otra que también le queda bien el personaje (que es muy parecido al de Begoña Narváez) es a Luciana Sylveira (Margaret Bridges). Es como Bárbara, una mala de las que hacen gracia, aunque al final, como le pasa también a Barby, le sale su lado más oscuro. Si Bárbara está obsesionada con José Ignacio, esta está obsesionada con el dinero y la riqueza de los Sotomayor y únicamente actúa movida por ello.
De Lupita Ferrer debo decir que la veo un poco floja en esta telenovela. No está mal, pero ha tenido villanas mejores.
Los otros villanos (Rodolfo Sotomayor y Gerardo Altamirano), están bastante bien, aunque me gusta más el personaje de Gerardo (interpretado por Luis Xavier) ya que tiene una evolución impresionante a lo largo de la historia, nada que ver con Rodolfo (Constantino Costas), que es un personaje plano a la par de tonto. Otro villano es Sergio Escobar (Heriberto Méndez), el mejor amigo de José Ignacio que no duda en vender información confidencial de la empresa a la competencia ni en tratar de abusar de la hermana de José Ignacio. Me ha gustado este personaje, en especial los momentazos que tiene con José Ignacio, donde se puede ver una gran complicidad entre los actores.
Comentar que esta historia me ha permitido descubrir a otros actores como Marco Treviño (inmejorable en el papel del sufrido Antonio), Claudia Ramírez (de diez en su intepretación de Raquel), Patricia Conde (con el tierno personaje de Leticia Sotomayor, la abuela que todos quisiéramos tener), Sofía Lama (en el papel de Andrea), el actor español Marco de Paula (como Junior, el hermano de José Ignacio) y Ofelia Guiza (como la simpática Chole, la criada de los Sotomayor, que tan buenos momentos nos hace pasar a lo largo de la trama).
Sobran algunos personajes, como Valeria, que se me ha hecho un personaje insoportable, mal llevado por la actriz que la interpreta, María Corina, que no sirve para nada, o Graciela, que también me parece un relleno.

TRAMAS:
*Lupita Ferrer, de nuevo como villana.
La trama principal se basa en dos elementos: de un lado, la suplantación de identidad que hace Rosa al morir su amiga Eva y su inmersión en la familia y los negocios de los Sotomayor y de otro, su relación amor-odio con José Ignacio.
Esta trama está muy bien llevada, sin ningún tipo de alargue, pese a que versiones anteriores de esta historia tenían un menor número de capítulos. Es una trama ágil, entretenida.
Sin embargo no todas son como la trama anterior. Mientras que hay algunas tramas que están perfectas, como la de la ceguera fingida de Rosaura Sotomayor y cómo poco a poco la gente va descubriéndola; los abusos y malos tratos del machista de Gerardo Altamirano hacia su esposa Raquel; la historia de amor entre Martín y Lucía… hay otras que se hacen pesadas, aburridas y lentas como la del espionaje entre empresas que llevan a cabo Rodolfo y Sergio; la estancia de Rosa en la cárcel, que dura nada más y nada menos que 30 capítulos; la trama del tráfico de prostitutas y alguna que otra, especialmente de los últimos veinte capítulos, donde se veía agotada la trama principal y se optaron por tramas secundarias de relleno.
*Ochmann y Hernández, los protagonistas.
Pese a lo anterior, en general el ritmo de la historia es bueno y el final es como tiene que ser, nada apresurado y bien llevado.
No obstante sí que se dejan una cosa sin aclarar: ¿qué ocurre con Jorge, el acosador de Andrea? En uno de los últimos capítulos se le ve espiando a Andrea desde un coche, ¿debemos entender que sigue espiándola? Eso no me gustó. Cuando una telenovela acaba, antes de llegar a mostrarse en pantalla la palabra ‘fin’ deben quedar cerradas todas las tramas.
Durante la historia desaparecen algunas cosas que se muestran en la misma, como el agujerito que Rosaura Sotomayor tenía hecho en la pared del cuarto de Rosa, oculto tras un cuadro, para vigilarla. ¡Con las ganas que tenía yo de que la pillaran mirando!

MÁS COSAS:
Cuando Telemundo produce con Argos hay una cosa que queda garantizada: la calidad del producto. “Rosa Diamante” cuenta con unos decorados muy bien logrados y unos exteriores preciosos rodados en la ciudad de San Miguel de Allende y en el DF.
Es la primera historia que veo con Miguel Varoni detrás de las cámaras y no delante y debo decir que la dirección y la realización de la telenovela están geniales.
Del vestuario destacaré los vestidos con escotazos que no dejaban nada a la imaginación que le ponían a Carla, una belleza de mujer que sabe lucirlos como ninguna otra. No me meteré con el corte de pelo de Ochmann en esta telenovela, simplemente diré que no entiendo por qué se armó tanto revuelo.
*Parte del elenco en la escena final de la historia.
Sobre la musicalización, los ‘sound-tracks’ se ajustan bastante a la historia, que solo cuenta con una canción (eso sí, muy pegadiza), cantada por Eli Flores y que se llama igual que la telenovela.
Me ha gustado también que se haya visto que Telemundo tiene dinero, y que en una trama en la que Rosa y José Ignacio tienen que volar a Los Ángeles para operar a su hijo, Telemundo hubiera decidido llevar hasta esa ciudad a los actores y rodar allí unas cuantas escenas y no usar un decorado (o un croma) cualquiera.
Aciertan con la joya que da nombre a la historia. Estética y visualmente queda mejor un diamante rosa que una perla negra con forma de dátil que era el que daba nombre a la telenovela “Perla negra”, que contaba la misma historia.
Se nota también que esta historia está basada en un ‘remake’ de una original de un gran escritor, Enrique Torres.

En resumen, si quieren ver una telenovela rosa, ‘de las de toda la vida’, con tintes de humor, relativamente corta y bastante ágil, esta telenovela es la que deben ver. Comentar también que pese a que es una telenovela rosa no todo se le da masticado al espectador, sino que hay cosas (en concreto un secreto y un asesinato) que se tardan en descubrir y que permiten al espectador sacar sus propias conclusiones para luego ver si estaba o no en lo cierto.

PUNTUACIÓN FINAL: 8

No hay comentarios: