lunes, 2 de septiembre de 2013

CRÍTICA: "El rostro de la venganza" (Telemundo, 2012)



En la primavera del 2012 Telemundo anunciaba a bombo y platillo su nueva gran apuesta para el horario estelar: “El rostro de la venganza”. La historia, original del gran Sebastián Arrau, fue presentada por este a varios canales chilenos que la rechazaron dados los polémicos temas que tocaba. Finalmente el proyecto llegó a Telemundo y la cadena se decidió a convertir el guión de Arrau en una telenovela que se estrenó en el verano de 2012.

SINOPSIS y PERSONAJES:
Tras pasar veinte años de su vida en la cárcel pagando un crimen que no recuerda haber cometido, pese a que todo el mundo le acusa a él de haber matado siete niños en un colegio cuando él también era un niño, Diego Carrasco (David Chocarro) sale de prisión y adopta una nueva identidad para comenzar una nueva vida y protegerse de su pasado. Con la ayuda de su psiquiatra, Antonia Villaroel (Maritza Rodríguez) y del banquero Ezequiel Alvarado (Saúl Lisazo), recibe una nueva identidad, la de Martín Méndez.
Antonia y Martín inician una relación sentimental, siendo ella su primer amor. Tratando de averiguar lo que realmente ocurrió en “la matanza del San Gabriel”, como así apoda la prensa al asesinato de siete niños en el colegio San Gabriel de Miami en el año 1992, que presuntamente realizó Diego, Antonia comenzará a descubrir cosas que los padres de los niños supervivientes de la masacre tratan de esconder, pagando muy caro por sus averiguaciones...

TRAILER:

DATOS: 113 capítulos (aprox) de 45 minutos. EEUU (Telemundo).  Productor: Aurelio Valcárcel Carroll.

PERSONAJES y ACTORES:
Empezando por Diego o Martín, debo decir que para ser el primer papel protagónico de David Chocarro, este me ha sorprendido para bien. Entiende el personaje, metiéndose en la piel de un niño con aspecto de adulto, al que la tragedia en el colegio le privó de vivir muchas cosas y le hizo pasar veinte años en la cárcel.
Antonia Villaroel es un personaje que recuerdo con mucho cariño. Maritza Rodríguez está espléndida en la piel de la psiquiatra y tiene mucha química con David.
*Saúl Lisazo es Ezequiel Alvarado.
El personaje de Saúl Lisazo es un mafioso de cuidado, y Saúl intenta cogerle el punto, 
sobreactuando en algunas ocasiones, pero en general está muy bien, con un toque irónico a la par que satírico que él da al personaje (y que ya vi en otros personajes de este actor, como el que interpretaba en "El Clon"). La que sí me parece muy ‘acartonada’, sobre todo en los primeros veinte capítulos, es Elizabeth Gutiérrez (Mariana en la historia), que tarda en coger el punto a su personaje, para muchos la protagonista de esta historia.
Los otros villanos (Roberto Mateos y Felicia Mercado) están bien, sin más, aunque Felicia personalmente me gustó más en la última etapa de la historia que al principio.
De los secundarios me quedo con Alex Maldonado, un adulto tímido, tartamudo y acomplejado, magistralmente interpretado por José Guillermo Cortinés (al que no conocía). También hay que destacar los personajes de Natalia (Paloma Márquez), la esposa de Alex Maldonado, Víctor Leyton (un psicópata al que Martín conoce en la cárcel), Verónica Baeza (una afamada periodista cuyo hermano murió en la tragedia del colegio, interpretada por Wanda d’Isidoro), Marcos (hijo mediano de Ezequiel, interpretado por Rafael León) y el comisario-detective Tomás Buenaventura (Paulo Quevedo). Todos estos actores merecen un gran aplauso por su trabajo, sin duda alguna.
Tanto Jonathan Islas como Cynthia Olavarría estaban muy ‘artificiales’ en sus respectivos papeles. La muchacha que interpretaba Kimberley Dos Ramos me resultaba pesada, al igual que el personaje de Felipe Ríos que era inaguantable.
*Marlene Favela es Alicia (Eva). 
Sin embargo, quien se merece una ovación por su trabajo en la historia es Marlene Favela,
 que se incorpora hacia la mitad de la historia dando vida a Alicia Ferrer, un enigmático personaje que resulta clave a la hora de descifrar todo lo relacionado con la matanza del colegio y los posteriores asesinatos que se producen en la historia. Alicia Ferrer (o Eva Sanmaniego) tiene una doble vis. Al principio es una enfermera adorable, que cuidó a Martín en la cárcel, donde se enamoró de él. Sin embargo, SPOILER, conforme avanza la trama, acaba convirtiéndose en una peligrosa psicópata dispuesta a matar a todo aquel que descubra un gran secreto que guarda o que, simplemente, se interponga entre Martín y ella.
Como iba diciendo, Marlene Favela me sorprendió (para bien) en este personaje. Es más, me atrevería a decir que como villana gana más que como la típica niña buena que le había tocado encarnar en anteriores historias. Está soberbia y desde aquí animo a que Telemundo le ofrezca la posibilidad de hacer más villanas, porque, pese al cambio de registro, le salen genial.

TRAMAS:
La trama principal da mucho juego desde un principio. El niño que mató a tiros a siete compañeros de clase porque se reían de él y dejó en coma a un profesor, es un tema novedoso en las telenovelas, pero más novedoso es lo que pasa a raíz de esa base argumental…
No voy a contar mucho, porque es una telenovela de misterio y no quiero desvelar más de la cuenta, pero esta novela rompe muchos ‘moldes’. Aquí nos hablan de ‘electroshocks’ (una técnica bestial mediante la cual, con descargas eléctricas, se borran los recuerdos de la mente de una persona). Aquí se habla del “bullying” que muchos niños sufren en el colegio. Aquí mueren personas de formas inimaginables (asesinadas con un taladro, decapitadas…). Aquí violan a un hombre.
Entre tanta novedad y sin olvidarnos que esto es una ‘telenovela’, están las tramas amorosas. Me quedo con la de Martín y Antonia, un amor que, como se demuestra en el final de la historia, va más allá de la muerte. Antonia fue el gran amor de Martín y él no consigue olvidarla, pese a que SPOILER muere tiroteada al poco de comenzar la telenovela. Luego mantiene un apasionado romance con Mariana y luego se enamora de Alicia, pero no llega a querer a ninguna tanto como a quiso a Antonia, su primer y gran amor. La historia de Alicia (o Eva) está muy bien integrada en la historia, pese a que surgió en parte dado el abandono de Elisabeth Gutiérrez (Mariana) de la telenovela por causas aún desconocidas.
Junto a Martín y sus chicas tenemos otras historias amorosas, como la de Miguel Ángel y Katherina, que surge a partir de un embarazo no deseado; o la de Marcos y Verónica, otra de mis preferidas.
*Mariza R. (Antonia), David C. (Martín) y Ely G. (Mariana)
Manejar una telenovela de misterio implica estar atento a todos los detalles y dar pistas, poco a poco, a los espectadores y Sebastián Arrau y sus compañeros logran todo ello a través del desarrollo de la historia. Únicamente, y siendo casi una anécdota, se les escapa que Eva Sanmaniego, en 1992, hable de Martín con su madre (cuando Martín es la identidad que adopta Diego al salir de la cárcel, en 2012). Lo demás perfecto, ya que logran que la intriga y la curiosidad del espectador, se mantengan hasta el final de la historia, cuando todo se descubre.
Si hay algo que me gusta de este tipo de historias es que no toman al espectador por tonto y le dan en bandeja todos los detalles de la telenovela para que él únicamente tenga que verla, sin pensar en nada. En estas telenovelas los guionistas hacen que los espectadores piensen, aten cabos, traten de averiguar quién es el asesino (y lo logran, yo sospeché de varios antes de que se descubriera quién era).

MÁS COSAS:
Tenía todos los ingredientes para triunfar: buen elenco, una buena y polémica trama… pero no triunfó. Telemundo se la cargó decidiendo emitirla en EEUU en capítulos de apenas veinte minutos de duración, compartiendo horario con la exitosa “Pablo Escobar”, que hacían que una historia ágil se volviera lenta y que costase trabajo seguirla. Cuando “Pablo Escobar” terminó, los capítulos pasaron a durar cuarenta minutos y pasó lo que debió pasar: la audiencia mejoró y las tramas se agilizaron. Fue un grave error que espero no vuelvan a cometer nunca más.
Otro error fue ambientarla en Nueva York. De hecho allí se rodaron escenas de los primeros capítulos, pero el resto se rodó en los decorados acartonados de los estudios de Telemundo Miami. La telenovela abusaba de los interiores (de los decorados) y eso falló en su contra. Debieron ambientarla en Miami desde un principio, ya que así se hubieran podido aprovechar mejor los exteriores que ofrece esta ciudad, mostrándose playas, edificios miamenses… De todas formas este no es un error único de esta historia, sino que también está presente en otras como “Aurora” o “Una maid en Manhattan”. El decorado de la cárcel era también penoso.
No me gustó tampoco un buen número de escenas en las que se ve el micrófono colgando, grabando la voz de los protagonistas… Ya podían evitar eso, con lo mal que queda en pantalla.
Sí que acertaron bastante con los looks y vestuario de los distintos personajes y con la banda sonora, compuesta de tres canciones (“Volver a nacer”, “Golpe a golpe” y “El rostro de la venganza”), de distintos estilos –pop, balada y rap, respectivamente-, y que recogían de qué iba la historia y se adecuaban a la perfección al personaje de Martín Méndez, así como a sus sentimientos y vivencias fuera de la cárcel. Sí que hay que decir también que en la primera parte de la historia se escucha más música de fondo (tanto canciones como incidentales), que en la segunda.

En resumen, una telenovela entretenida que rompe todos los moldes: asesinatos por doquier, un psicópata que el espectador debe descubrir conforme avanza la historia, violaciones, cárceles, tríos, tráfico de drogas, prostitución y un largo etcétera de temas 'poco habituales' en las telenovelas se dan cita en "El rostro de la venganza", una de las varias telenovelas de Telemundo que yo llamo 'telenovelas policiacas' o 'telenovelas de misterio'. 

-PUNTUACIÓN FINAL: 8-

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Es la peor telenovela que e visto.. Un supuesto niño mostró más idiota que e visto se enamora de todas...y que decir de la familia. Una madre que no defendió a su hijo un padrastro que era mejor no tenerlo..Un policía talmente estupido hasta un novato se da cuenta..quien es la asesina..tiene las evidencia en frente y es un ciego...ahí todos hacen papeles de idiotas......
Es una telenovela basura sin ningún tipo criterio ..qui la escribió es un demente..no quisiera leer otras cosas..por que serán igual o peor ..

Anónimo dijo...

que barbaridad esa novela no sirve deja muy mal parado a los cuerpos de seguridad,que mediocre policia,que estupido el papel de martin,no sirve peor novela

Anónimo dijo...

A los comentarios anteriores, primero aprendan a escribir para después opinar. Es una excelente novela, un gran elenco y la verdad; una temática que envuelve. Es una novela, no es la vida real.

alexyaoi dijo...

a mi me gustó bastante, lo único malo que le encuentro es que no cuidaron más los detalles de la muerte de mariana, ni enseñaron la muerte de la del parque y que no le dieron más asesinatos a eva samaniego por el final, cosa que hubiese sido mejor, pus es un placer ver como se deleita matando, además de que habría durado 2 capítulos más y el final es un poco mierda en los últimos minutos.

en resumen: si hubiesen cuidado más los detalles de algunos asesinatos par que sean como los de alguien te mira, le hubiesen hecho matar a 2 más por que si en plena huida y hubiera terminado con eva recien escapada de prisión, hubiese sido genial