domingo, 8 de septiembre de 2013

CRÍTICA: "Amores verdaderos" (Televisa, 2012-2013)

A bombo y platillo se anunció, hace ya un año, el estreno de “Amores verdaderos”, la entonces nueva telenovela del horario estelar de Televisa, enésima versión de “Amor en custodia”. A España llegó tan solo un mes después de su estreno en México de la mano de TVE, avalada del éxito que tuvo “Destilando amor”, otra producción de Nicandro Díaz con Eduardo Yáñez como protagonista.

SIPNOSIS y TRÁILER:
Victoria Balvanera (Erika Buenfil) es Directora Creativa de MetaImagen Internacional, la agencia de publicidad más importante del país.
El ser una mujer tan exitosa le ha traído como consecuencia ser blanco de atentados y es durante un suceso de estos que conoce a José Ángel Arriaga (Eduardo Yáñez), un hombre del campo, sencillo, quien acude a la hacienda de los Balvanera a solicitar el trabajo de capataz cuando un comando de criminales irrumpe en la propiedad con el fin de secuestrarla. Por sus conocimientos de aikido, Arriaga logra salvar a Victoria, dándose entre ellos un encuentro por demás emotivo por las en las circunstancias en las que ocurre.
Victoria está casada con Nelson Brizz (Guillermo Capetillo), gerente de comercialización de la agencia de publicidad. 
Nelson conoce a la bella top-model Kendra Ferreti (Marjorie de Sousa) e inicia un romance con ella.
Nikki (Eiza González), la hija de Victoria y Nelson, es una joven consentida, caprichosa y voluble, pero también padece un gran sufrimiento interno que manifiesta a través de la bulimia, pues a pesar de poseer materialmente todo, se siente abandonada por sus padres, quienes todo el tiempo están trabajando.
Victoria se preocupa también por la seguridad de su hija y contrata a Francisco Guzmán (Sebastián Rulli) como escolta de Nikki. Ella inicialmente, lo rechaza, pero conforme pasa el tiempo se va enamorando de él.
Liliana (Sherlyn), la hija de Arriaga, llega a trabajar a la mansión de los Balvanera y se enamora perdidamente de Guzmán, lo que provoca grandes enfrentamientos con Nikki por el amor del escolta.
Victoria y José Ángel luchan todo el tiempo por no demostrarse su amor, pues ambos son casados. Nikki y Liliana pelearán por el amor de Guzmán. Muchos otros personajes acompañan a nuestros protagonistas en esta fascinante historia, donde todos tratan de encontrar sus Amores Verdaderos”.

DATOS:
182 capítulos de 45 minutos. México (Televisa). 2012-2013. Productor: Nicandro Díaz.

PERSONAJES y ACTORES:
“Amores verdaderos” supuso para mí el descubrimiento de una actriz a la que solo recordaba por su trabajo en “Mar de amor”: Erika Buenfil.
Erika Buenfil se luce como Victoria Balvanera, un personaje de edad próxima a la de la actriz, con el que se le veía realmente a gusto. Erika ha disfrutado de Victoria Balvanera, su primer protagónico después de diez años haciendo papeles secundarios de poco peso, como el que desempeñó en “Triunfo del amor” o la antes mencionada “Mar de amor”. Se podría decir que Erika Buenfil ha ‘renacido’ como protagonista gracias a esta historia.
Su compañero, Eduardo Yáñez, se mete en la piel de Arriaga con acierto, aunque sí que se nota la diferencia de diez años de edad entre actor y personaje. Yáñez no daba el perfil exacto para el papel, pero no obstante cumple y se esfuerza en dar lo mejor de sí (es un actor que se entrega y vive las historias de sus personajes). La química con Erika es muy buena, especialmente en la última etapa de la historia.
Eiza y Sebastián son la pareja que más me ha gustado de esta historia. Han tenido de todo, desde la tensión sexual no resuelta de un principio, hasta la decepción posterior (SPOILER, cuando ella se casa con el tenista Roy Pavía), y la nueva vida en común que inician tiempo después. Eiza tarda un poco en entender a Nikki Brizz, una niña pija, malcriada, pero lo consigue al tiempo de sus primeros acercamientos con Francisco Guzmán (Rulli). También consigue, a través de su personaje, transmitir un buen mensaje acerca de la bulimia, que quizás sea lo más importante.
A Sebastián Rulli lo veo actuando de una manera muy natural, como hacía tiempo que no lo veía, y pese a que es algo mayor que el personaje el look y el entrenamiento al que tuvo que someterse para interpretar al escolta hacen que apenas se note esa diferencia de edad.  
*El elenco, casi al completo durante la presentación de la historia.
Guillermo Capetillo resulta un poco ‘pesado’ como Nelson Brizz. Yo creo que no es hasta el final de la historia cuando logra hacerse con el personaje y entender sus motivaciones, que más bien son pocas. Pensé y pienso que Arturo Peniche hubiera quedado mejor como Nelson Brizz que Guillermo Capetillo, que se le ve acartonado en muchas ocasiones (y con pinganillo en la oreja en otras muchas).
Marjorie de Sousa está bien en el papel de una villana clásica, de villana loca de las que hemos visto cientos de veces, que solo hace lo que hace por fastidiar (aunque haya ese pretexto de querer quedarse con la fortuna  y la empresa de los Balvanera no deja de ser una estupidez, ya que Nelson no es un Balvanera y únicamente tenía una participación en la empresa de los Balvanera). Kendra Ferreti, que es como se llama su personaje, es el reflejo del más que trillado personaje de villana loca, sin sentimientos, que se embaraza para retener al millonario a su lado, al que no ama y que lo hace únicamente por dinero.
Otro que no me ha convencido ha sido Francisco Gattorno… Su personaje era un tanto extraño, un escolta que es aliado y amante de la Ferreti pero que en sus ratos libres es un apasionado de la salsa (de ahí que le llamen ‘Salsero’) y que se redime de sus pecados al conocer a Beatriz (Susana González), hermana de Francisco Guzmán (Rulli). Gattorno se ve muy exagerado y le cuesta en ocasiones contener su acento cubano. Llevaba sin verlo desde “La viuda de Blanco”, donde había estado bastante bien, pero aquí no me ha gustado.
Tampoco me ha gustado especialmente Sherlyn interpretando a Liliana Arriaga. Su edad es mayor que la de su personaje y para mí ya no da el perfil de muchachita joven, virgen e ingenua. Quizás lo mejor de este personaje venga a partir de SPOILER la muerte de su madre.
*Natalia Esperón tiene un gran personaje en la historia.
Me ha encantado reencontrar en esta historia a Natalia Esperón, una de mis actrices favoritas que llevaba desde 2009, cuando grabó “En nombre del amor”, alejada del medio, con un personaje tan sufrido como Adriana Balvanera, a la que su propio padre le robó una hija al nacer y que se pasa toda la telenovela tratando de encontrarla. Natalia es una actriz enorme y ojalá no tarde otros cuatro años en volver al género y ojalá también que cuando lo haga lo haga por la puerta grande: con un protagónico.
Otras mujeres sufridas han sido Beatriz Guzmán (magistralmente interpretada por Susana González) y Candelaria Corona (interpretada por Ana Martín, que se mete en la piel de una mujer torturada por un terrible secreto que guarda en relación a la que es su nieta).
Otros actores que al menos para mí han dado con creces la talla son Lilia Aragón (interpretando a la vieja amargada de Odette Longoria), Enrique Rocha (con su papel del mafioso Aníbal Balvanera), Mónika Sánchez (interpretando a la celosa esposa de Arriaga) y Silvia Manríquez (en la piel de la sufrida Paula, que por cierto, me encantó el final de este personaje).
Los sirvientes de la casa Balvanera también merecen un par de líneas ya que todos ellos han cumplido con su principal papel: entretener y hacer reír al espectador. Raquel Morell ha logrado que los espectadores se interesasen por el horóscopo chino a través de Tomasina; Rubén Branco (Jean Marie) ha sido un personaje que nos ha hecho reír con sus divertidas ocurrencias y que nos ha hecho ver que los sueños se cumplen y Polita (interpretada por Michelle Rodríguez) ha hecho ver al espectador que la belleza interior es más importante que la exterior.

TRAMAS:
He aquí el punto donde, en mi opinión, falla la telenovela. Tanto en la original como en cualquiera de las versiones anteriores de “Amor en custodia” el ‘enamoramiento’ de los guardaespaldas con sus protegidas se da muchos capítulos antes que en “Amores verdaderos”. En “Amores verdaderos” Arriaga y Victoria no se dan el primer beso hasta el capítulo 106 o 107 (en una escena preciosa en una estación de autobuses) y no hacen el amor por primera vez hasta el capítulo 143. Todo lo anterior es, en su mayoría, relleno. Hasta el capítulo en el que se besan por primera vez, lo único que hay entre Arriaga y Victoria es un conjunto de situaciones de acción y algunas de humor que tienen por fondo una tensión sexual no resuelta, porque ambos están casados. El amor tarda muuuuuuuuuucho en surgir entre ellos dos y su historia llega a aburrir en ciertos momentos (claro, que SPOILER después de la primera vez que hacen el amor, todo es sexo y besitos hasta que ella descubre que está embarazada).
*Erika y Eduardo / Eiza y Sebastián.
La otra pareja, la de Nikki y Guzmán, vive una historia distinta en la que el amor surge antes que en la historia anterior, con cierta tensión sexual no resuelta que va dando lugar a besos y diversas situaciones románticas entre la pareja hasta que SPOILER ella se casa con Roy, un antiguo novio que solo la quiere por su dinero. Sin embargo el amor entre Nikki y Guzmán (que mantienen relaciones sexuales por primera vez al término de la boda de ella con Roy) va más allá y pese a que permanecen distanciados durante unos meses (ella se va con su marido, que es tenista, de gira por Estados Unidos y Canadá y él se va de México), es a la vuelta cuando comienza a funcionar la relación entre Francisco y Nicole.
El resto de tramas nos muestran a Kendra Ferreti armando maldades todo el rato, intentando sin éxito matar a Victoria en numerosas ocasiones y matando a otras personas (SPOILER entre ellas a Cristina, la mujer de Arriaga) con más acierto con el único propósito que guía su vida: amarrar a Nelson Brizz y quedarse con la fortuna de los Balvanera, que vuelvo a decir, es un propósito completamente estúpido.
Vuelvo a repetir que no me ha disgustado la trama de Adriana Balvanera (Natalia Esperón) y el tratar de encontrar a su hija, pese a que a veces podía resultar pesada. Igualmente me encantaron su relación con Liliana Arriaga (Sherlyn) y su reencuentro con Vicente Celorio (Marcelo Córdoba), padre de su hija y su amor de juventud. 
Sobre las tramas secundarias está realmente bien el mensaje que transmite Beatriz a las mujeres maltratadas, así como las conversaciones que mantiene con Paula, su madre.
Por otra parte, desde mi punto de vista sobraban numerosas tramas secundarias que no hacían sino que ‘rellenar’ la historia. Una de ellas es la de Joan Constantín (un afamado cineasta que fue  novio de juventud de Victoria, bien interpretado por Lisardo), que no cumple ninguna función en la historia: ni llega a rodar la película que iba a rodar cuando aparece en la historia; ni reconquista a Victoria (menos mal); ni se queda con Adriana. Únicamente sirve SPOILER para dejar embarazada a Adriana, y ahí  se queda el personaje.  
Por último el final me ha parecido muy concentrado. Pasan muchas cosas en muy poco tiempo (SPOILER): el intento de boda entre Aníbal y Candelaria, el descubrimiento de que Liliana es la hija de Adriana, el que Arriaga se queda ciego de la impresión (sí, aunque suene estúpido, es cierto) la muerte de Nelson en un espectacular accidente muy bien rodado, el nacimiento del primer hijo de Arriaga y Victoria… y una serie de hechos que en vez de haberse resuelto a lo largo de la historia se dejaron para el final (que en México equivalió a tres capítulos).
*Los protagonistas.
En las tramas hay mucho embrollo, propio de las historias de Marcela Citterio: se descubren unos cuantos que no son hijos de sus padres, sino de otros; hermanas que no se sabía que existían… y todo parece excesivamente casual (como que la mujer de Arriaga sea en realidad hermana de Victoria Balvanera, y haya criado, sin saberlo, a la hija de Adriana Balvanera, su otra hermana).
SPOILER También hay cosas irreales e increíbles como el ‘veneno del animalito marino’ que usa Kendra para matar a algunas de sus víctimas y que con solo tocarles la piel les ocasiona un infarto (jajajajajajaja) o el hecho de que Victoria y Arriaga decidan adoptar a la hija de Kendra, ya en el final, cuando sus padres mueren (sí, Kendra se carga al marido de Victoria y a la mujer de Arriaga, intenta matarlos no sé cuantas veces y ellos van, como tontos, y adoptan a su hija para evitar que vaya al hospicio). Ya sé que esto es una telenovela y que no hay que tomarse las cosas en serio pero es que esto ya es mucha fantasía…  

MÁS COSAS:
Como en toda producción de Televisa las locaciones son espectaculares, tanto en la hacienda de Morelos como en los distintos lugares que los protagonistas visitan a lo largo de la telenovela (Valle de Bravo, Monterrey, Nueva York…).
Los decorados, siendo la telenovela estelar (que tiene el mayor presupuesto), están muy logrados y da la impresión de que lo que nos muestran son casas y departamentos reales.
*Marjorie se ve espectacular en cada escena.
La musicalización, para ser una telenovela de horario estelar, me ha parecido poca. Tantos ‘amores’ de por medio y solo tres canciones ‘importantes’ para acompañar las historias, eso sí, muy bien elegidas. El tema de entrada corre a cargo de Alejandro Sanz; la canción de Victoria y Arriaga es interpretada por Malú y la de Nikki y Guzmán es cantada por Eiza González y Marconi. Aparte de estas tres canciones se escuchan muy ocasionalmente alguna otra, como la de Salsero y Beatriz.
Debo reconocer que me he reído muchísimas veces con las frases de Nikki Brizz del tipo de “cómprate un bosque y piérdete en él”; “abre una cuenta en el banco y ahórrate tus comentarios” o “haz click y minimízate”.
Me ha gustado también que tocasen abiertamente el tema de la homosexualidad y casaran a dos hombres (el cocinero de los Balvanera y el hijo de Odette Longoria), ya que ha sido una muestra de aperturismo y modernidad en las telenovelas de Televisa que pocas veces tocan esos temas.
Los looks me disgustaron al principio: a Erika y a Adriana las hacían vestir con ropas con las que se veían mayores de lo que son. Tanto con la una como con la otra recapacitaron a tiempo. El look de Marjorie es espectacular en cualquiera de los capítulos, con escotazos de impacto o pequeños bikinis que dejaban mucho a la imaginación. ¡Qué mujerón!
Por último comentar que he visto más pinganillos (auriculares dentro de la oreja) en esta telenovela que en cualquier otra que haya visto antes. Vale que los actores y actrices no se memoricen sus textos y se limiten a repetir en escena lo que alguien les ‘chiva’, pero, por favor, que no dejen que el espectador se entere, que queda muy feo.
Lo que también quedó horrible fue el hecho de que Erika se ausentó (por motivos que nadie sabe) de las grabaciones durante unos días. Apenas salía en la historia, y cuando lo hacía, lo hacía delante de un croma en el que se proyectaba una cascada, contando que se había ido allí a relajarse. ¿En serio una telenovela con tanto presupuesto, la más vista y querida de México en el momento de emisión, osa hacer eso? ¿No hubiera valido más mandar a Erika a un spa y rodar unas escenas? Ellos sabrán.

En resumen, una telenovela larga, de desarrollo más bien lento hasta el capítulo 110 (luego ya coge ‘carrerilla’) que no aporta mucho al género. Únicamente merece la pena verla por un motivo: las ‘réentres’ de Erika Buenfil (como protagonista después de muchos años en roles secundarios) y de Natalia Esperón (tras cuatro años alejada del género) . Espero y deseo que vengan muchos más proyectos como protagonistas para ambas.


-PUNTUACIÓN FINAL: 7-

6 comentarios:

Anónimo dijo...

me encantó la pareja nikki-guzmán (tengo especial debilidad por rulli jejeje), aunque debo reconocer que al principio la diferencia de edades entre los actores me hizo dudar un poco entre ver o no ver la telenovela.. pero las dudas se me quitaron al poco de empezarla a ver! por cierto, me gustaron muchísimo también marjorie (que me sorprendió muchísimo ya que sólo la había visto en gata salvaje) y enrique rocha, siempre tan elegante.
un saludo!!

Yolanda SH dijo...

!Hooola Gafemo¡ Esta es solo una version mas de "Amor en custodia".La original argentina la pasaron x telecinco hace años(2 o 3 caps como mucho)y la version colonbiana(la q yo he visto ademas de esta)x Nova.Hace meses q acabo y me gusto mas la de colombia.Los personajes se me hacen mas cercanos y reales y algunas cosas estan mejor resueltas q en esta.El marido de la prota lo hace mejor el de colonbia q el de esta.

Yolanda SH dijo...

Tambien hay version mejicana

Yolanda SH dijo...

tambien hay version mejicana

Yolanda SH dijo...

!Hooola Gafemo¡A Erika Buenfil la encuentro un pokillo sosa y desapegada en ocasiones, 8sobre todo con su marido.La prota colombiana era mas considerada con el.Al menos como padre d su hija.Eduardo yañez se entregara to lo q tu quieras,pero pa mi es un cuerpo estufa.No le va nada el papel(mejor d boxeador o lucha libre en decadencia).El colombiano lo bordaba y los trajes le sentaban feten. Erika y el juntos estan bien,pero les falta la vis comica d los colombianos q se rien ella a ratos patosa y el un tanto torpon de si mismos y sus diferencias nosolo fisicas q en vez d alejarlos les acercan.

CRISTINA OCHOA dijo...

La novela argentina Amor en custodia es la mejor esta novela mexicana es una copia barata....horrible